05:59 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Procesador

    Ya no son prototipos: los procesadores rusos avanzan hacia la comercialización

    CC0 / Pixabay
    Tecnología
    URL corto
    3351

    El microprocesador de diseño y fabricación ruso, Elbrús, se acerca cada vez más a la salida masiva al mercado nacional. Mientras en los meses anteriores se hablaba más bien de equipos especializados y prototipos de ordenadores rusos, el verano de 2017 marcará el inicio de su marcha por Rusia.

    Lo peculiar es que la industria rusa no se limita a las versiones más avanzadas del procesador para satisfacer el mercado ya que las generaciones anteriores del Elbrús también tienen sus usos en el camino hacia la sustitución del monopolio estadounidense en los ordenadores usados en estructuras estatales.

    Así, el consorcio Roselectrónica, especializado en productos electrónicos, y parte de la corporación estatal Rostec lanzó la producción del primer lote de ordenadores compactos Elbrús-101 destinados a los consumidores estatales y privados.

    El ordenador, si bien basado en la modificación anterior del procesador —Elbrús-1C, de 40 nanómetros—, es capaz de sustituir a las soluciones importadas como una computadora de oficina básica, un centro de control de equipos industriales o un 'almacén' de datos ubicado en la red corporativa, entre otras tareas.

    El Elbrús-1C goza de sistema de visualización integrada, así que no requiere tarjeta gráfica.

    Por su parte, la versión más moderna del microprocesador, el Elbrús-8C, de 28 nanómetros, se ve integrada en otros dos lotes iniciales: los ordenadores de trabajo de alto rendimiento y los servidores multipropósito. Ambos lotes estarán finalizados este año e irán destinados a los consumidores iniciales.

    Los Elbrús contra las sanciones

    Los procesadores Elbrús, de diseño y fabricación rusa, recibieron impulso en su desarrollo en 2014 tras la introducción de las sanciones contra varios sectores de la economía rusa por las naciones occidentales. Al enfrentarse con el riesgo de no poder renovar los equipos extranjeros en las empresas sancionadas, la industria rusa optó por desarrollar sus propios análogos.

    Objetivamente, los equipos rusos todavía se ven adelantados por las mayores empresas transnacionales como Intel y AMD que llevan décadas en el mercado.

    No obstante, no es necesaria una potencia máxima para las tareas cotidianas, así que los Elbrús-8C, ya comparables con los Intel de los años 2011-2012, son capaces de satisfacer la demanda interna, y los futuros Elbrús-16C, de 16 nanómetros, casi eliminarán la 'grieta' en el rendimiento.

    Otra cuestión importante es el precio. Precisamente esto busca superar el avance de los ordenadores rusos en el mercado nacional: cuanta más demanda y producción, menor precio se podrá ofrecer.

    Lea también: El procesador Baikal-T, listo para responder a la demanda

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Industria rusa ignora las sanciones y crea su propio complejo informático vital
    Presentan 'el blindaje antihacker' ruso para el sector energético
    Etiquetas:
    ordenadores, Elbrús, Rusia