En directo
    Sociedad
    URL corto
    La OMS declara la pandemia del COVID-19 (170)
    4783
    Síguenos en

    Los períodos de cuarentena ya aplicados en muchos países como consecuencia del coronavirus obligan a la población a elaborar estrategias para acopiar alimentos de forma responsable. Antes de salir despavorido al supermercado, algunos consejos útiles para hacerlo de forma nutritiva y evitando el aburrimiento.

    El brote del coronavirus 2019-nCoV hizo que las restricciones para la circulación y las recomendaciones para evitar contagios se esparcieran alrededor de todo el planeta. Tras el impacto inicial de la cuarentena en la ciudad china de Wuhan, la multiplicación de casos en Italia y otros países extendió la preocupación de muchas personas sobre cómo prepararse para un posible aislamiento.

    Pensar en tener que pasar varios días sin salir de casa presenta un primer problema fundamental: acopiar todos los alimentos necesarios para afrontar todas las comidas sin quedarse sin recursos. Con eso en mente, ciudadanos de los países más afectados han salido despavoridos en busca de artículos, muchos de los cuales ya se comercializan de forma racionada.

    Pero hacerse de un stock suficiente y diverso de alimentos no es tan sencillo como tomar productos de las góndolas de forma compulsiva. Especialistas recomiendan tomarse unos minutos para planificar el surtido, de forma de asegurar que los días de cuarentena vayan acompañados de una dieta nutritiva y que no se torne irritantemente aburrida. 

    ¿Cómo hacer un stock de alimentos?

    En un reciente artículo, la columnista de gastronomía del New York Times Melissa Clark dio algunos consejos para este proceso.

    • Alimentos no perecederos
    Fideos secos. Pasta seca. Imagen referencial
    © Foto : Pixabay/ EliasSch
    Fideos secos. Pasta seca. Imagen referencial

    Comencemos por lo básico: el arroz. Es recomendable guardar varios tipos de arroz, como blanco, integral, de grano largo y grano corto. Si bien pueden parecer similares, esta variedad será fundamental para poder cocinar varios tipos de comidas.

    La pasta también es fundamental. En este caso, Clark recomienda guardar dos tipos básicos de pasta: fideos largos, como spaghetti, y otro tipo de fideos secos. Esto también permitirá, sin tener que acopiar demasiados tipos de pasta, lograr una buena variedad de recetas posibles.

    Los huevos son otra solución que no puede faltar —salvo que seas vegano— en tu heladera. Sirven como un aditivo para gran variedad de platos pero también pueden resolver una comida por sí mismos.

    Un buen acopio de alimentos tiene que incluir otros ingredientes básicos de cualquier preparación como la harina, el azúcar o la levadura, además de aceite de cocina o manteca.

    También pueden incluirse nueces y frutos secos, indispensables en algunas recetas y siempre útiles como snacks.

    Anchoas, sardinas, atún y salmón son algunos de los tipos de pescado enlatado que es recomendable tener siempre en la alacena.

    No olvides los tubérculos: papas, boniatos, zanahorias, remolachas, apios, nabos o rábanos son excelentes alternativas para ensaladas o acompañamientos. Durante por semanas y, si se ablandan, pueden ser recuperados poniéndolos en agua helada, aconseja la columnista.

    • Alimentos frescos
    Queso (imagen referencial)
    © CC0 / Pixabay
    Queso (imagen referencial)

    El freezer es útil para poder guardar frutas y verduras congeladas. Clark aconseja apelar a las verduras a la hora de servir sopas, revueltos o estofados. Las frutas pueden ser utilizadas, por ejemplo, en licuados.

    En un surtido para varios días no pueden faltar las carnes curadas como el jamón ahumado, el salame o la panceta. Le dan un gusto extra a estofados.

    En materia de quesos, la especialista aconseja optar por el parmesano y otros quesos duros. Comprar una horma entera  es una buena estrategia para mantenerlo por más tiempo. En caso comprar parmesano ya rallado, se lo puede almacenar por más tiempo en el freezer. La crema de queso también puede ser un buen aliado para diversificar las preparaciones.

    Si bien no aparece en la lista de Clark, congelar la leche también puede ser una solución útil para asegurar que dure en el tiempo. Especialistas recomiendan congelar la leche de vaca en pequeños recipientes que tengan espacio para expandirse. En el freezer, el líquido puede llegar a durar entre 1 y 3 meses. Al descongelarla, se recomienda dejar que repose uno o dos días en el refrigerador antes de servirse.

    Tema:
    La OMS declara la pandemia del COVID-19 (170)
    Etiquetas:
    alimentos, salud, cuarentena, coronavirus de Wuhan
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook