En directo
    La Bestia lleva cientos de personas cruzando México

    El fantasma de la xenofobia se cierne también sobre México

    © Sputnik / Eliana Gilet
    Sociedad
    URL corto
    Eliana Gilet
    212

    Un joven oriundo de El Salvador que llevaba un año viviendo en el Estado de México fue golpeado y baleado por hombres armados, se le negó la atención médica y su caso no fue investigado por la Policía, denunció a Sputnik el cónsul de ese país, José Antonio Domínguez.

    Su oficina se enteró de lo sucedido por medio de una publicación en redes sociales que alertaba sobre un joven herido. Lo encontraron gracias a quienes les habían dado trabajo en México, que avisaron a su familia en El Salvador.

    En la noche del 11 de marzo de 2019,, Juan Silverio fue atacado cerca de su casa, en la localidad mexiquense de Coacalco, por hombres armados que lo culpaban de "venir a robar el aire a México".

    El cónsul de El Salvador dijo a Sputnik que están alerta por este brote xenófobo entre la población mexicana —particularmente de un grupo armado o paramilitar— al que relaciona con la "mala prensa" que han tenido los migrantes que cruzan México camino a EEUU, desde que comenzaron a hacerlo en forma de caravanas.

    El diplomático indicó en diálogo con Sputnik que la mayoría de los casos de discriminación que ha conocido están concentrados en el Estado de México, la zona metropolitana que rodea la capital. Y que, por otra parte, es urgente considerar una salida migratoria para sus connacionales que han decidido quedarse a vivir en México, cifra que estima en unas 100.000 personas.

    En contexto: Países del Triángulo Norte y México definen plan contra migración irregular

    El ataque

    Juan Silverio salió de su casa hacia la tienda. Era la noche del lunes 11 de marzo y al día siguiente tenía que trabajar. Llevaba un año viviendo en México y, gracias al favor de una familia, consiguió trabajo y un lugar donde vivir. A los 31 años, salía adelante por sus medios en su país de acogida.

    Salió camino a la tienda en Coacalco, cuando una camioneta del transporte público le cerró el paso. De ella bajaron dos hombres armados que lo obligaron a subir, golpeándolo.

    "Se entiende que la razón por la que lo tomaron es porque era migrante, se lo dijeron. Lo insultaron porque venía de otro país. Lo trataron de escoria, una basura que venía a invadirlos, a quitarles el trabajo. Que venía a robarles el aire, así me lo dijo él", contó a Sputnik el cónsul salvadoreño acreditado en México.

    Más datos: EEUU pone fin a estatus de protección temporal para inmigrantes salvadoreños en 18 meses

    "Entre muchas otras cosas, le dijeron que se tenía que ir, de lo contrario lo iban a matar", agregó. Luego lo bajaron del vehículo y le dispararon", agregó.

    Juan Silveiro, que hasta entonces se había instalado gracias al favor de unos vecinos, recibió siete disparos por el simple hecho de haber nacido en otra parte.

    Ninguno fue mortal, pero perdió parte de los dedos, fue herido en un hombro y otra bala pasó cerca de su pulmón. Logró pararse y caminar, hasta que encontró a unos niños que jugaban, y tocaron un botón de pánico.

    El cónsul relató que al lugar llegó una patrulla de la Policía Municipal y que esperaron cerca de una hora a que llegara la ambulancia de la Cruz Roja para atender al herido.

    "Lo trasladaron a un hospital del Seguro Social en Coacalco, donde no lo quisieron recibir, no tenemos argumentos de por qué, pero entendemos que es porque no tenía documentos", relató el diplomático a Sputnik.

    José Antonio Domínguez, Cónsul de El Salvador en México
    © Sputnik / Eliana Gilet
    José Antonio Domínguez, cónsul de El Salvador en México

    Esto constituye una falta al deber de asistencia médica, pero no podían detenerse ahí, porque el muchacho estaba herido de gravedad. Lo llevaron a Huehuetoca, 40 kilómetros al norte, buscando un médico. Tampoco lo lograron allí, hasta que hicieron otros 40 kilómetros hasta Ecatepec, donde finalmente sí lo atendieron.

    "Esto fue aproximadamente a las tres de la mañana, cuando el hecho ocurrió a las diez de la noche", apuntó el cónsul en diálogo con Sputnik.

    En Ecatepec, fue atendido en el Hospital de las Américas, en la madrugada del 12 de marzo. Para el lunes 18 —seis días después— ya le habían dado el alta, a pesar de la gravedad de sus heridas.

    "Si bien es cierto que le dieron atención médica, recibió un trato discriminatorio de algunos enfermeros allí, que le decían que seguramente lo habían herido porque él era un ratero, un migrante que había venido a robar a México", dijo Domínguez.

    En el hospital tampoco avisaron a la Policía, como corresponde cuando ingresa un herido de bala, para que se investigue el caso.

    "Por el temor de tenerlo en su casa, el señor que lo había ayudado le compró un boleto y le dijo 'andate, podés generar un problema aquí'. Y el muchacho ya está en El Salvador", resaltó el funcionario salvdoreño.

    Discriminación y odio

    Domínguez relata el periplo que el joven vivió y se muestra alerta. Ya habían recibido en el Consulado otras denuncias de discriminación pero ninguna con esa gravedad. Contó que todos, el muchacho y las personas en México que le extendieron la mano, sentían mucho temor de lo que había pasado y lo que podía pasar.

    "Pedimos a la unidad de delitos contra migrantes de la Fiscalía General de la República que le tomara su declaración. En un primer momento nos dijeron que era un hecho del fuero común, pero al final accedieron", contó el Cónsul salvadoreño.

    También abrieron una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos por las dificultades que tuvo para conseguir atención médica y la criminalización a la que lo sometieron algunos de los trabajadores de la salud en Ecatepec.

    Más: Senadores de EEUU proponen estatus de protección temporal a inmigrantes venezolanos

    "Consideramos que es un caso grave y que esto se enmarca en la mala prensa que de repente tiene la migración y que genera reacciones en la gente", sostuvo Domínguez.

    "Sabemos que hay muchos actos de discriminación, pero este tipo de ataques revelan la gravedad que pueden llegar a tener", agregó.

    Salvadoreños en México

    Las cifras oficiales de las que dispone el Instituto Nacional de Migración estiman que hay entre 15.000 y 18.000 personas originarias de El Salvador viviendo en el país. Sin embargo, según el cónsul, su oficina calcula que eso representa un 20% de la gente que vive efectivamente en el país. Es decir que en total la cifra de salvadoreños en México sería cercana a los 100.000, según las estimaciones consulares.

    "En el Estado de México hay mucha gente de El Salvador que vive invisibilizada, que le cuesta conseguir un trabajo, una inscripción en el Registro Civil de un menor de edad, les cuesta que sus hijos vayan a la escuela, conseguir atención médica", indicó la fuente.

    "Incluso las personas que tienen su permiso y pueden buscar trabajo legalmente, tienen dificultades cuando saben que son salvadoreños, hondureños o guatemaltecos. Son excluidos", explicó.

    Para Domínguez es urgente que el Estado mexicano atienda la situación de los salvadoreños que viven en el país. Es una población que lleva tres décadas viviendo en la clandestinidad, dificultando su inclusión en la sociedad mexicana.

    "Hay que atender a la gente que ha decidido quedarse aquí y que no necesariamente ha entrado en caravanas a México, sino que ha entrado por sus propios medios. Eso es lo que nosotros pediríamos, que se trabaje con la gente que ya está aquí", dijo en diálogo con Sputnik.

    Puedes leer: Autoridades de Guatemala, México, EEUU y El Salvador se reúnen por migración

    Apuntó que hay incluso diferencias entre cada uno de estos tres países que se engloban bajo el concepto "Centroamérica", con sus particularidades sociales y migratorias. Que los salvadoreños tienen algunas redes de apoyo y que sobre todo, son el contingente menor frente a los provenientes de Guatemala y Honduras.

    "No queremos generalizar, pero en el Estado de México hay un clima social que ve mal al migrante", expresó el diplomático.

    Este es uno de los estados más violentos de la República, que concentra la mayor densidad de población del país, así como niveles récords de violencia contra las mujeres, en los que registra el doble de la media nacional.

    El cónsul mencionó que recientemente tuvieron una reunión con el presidente municipal de Ecatepec para "abrir canales de trabajo y atención y ha habido una respuesta favorable de parte de él".

    "Creo que en esta nueva dinámica, muchas autoridades se están reacomodando y es también nuestra tarea buscar esos acercamientos, canales de comunicación y trabajo", concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    xenofobia, violencia, discriminación, migrantes, El Salvador, México