14:01 GMT +319 Febrero 2019
En directo
    Dos turistas japonesas en Roma

    FairBnB: la plataforma de alquileres turísticos contra la especulación y la gentrificación

    CC BY-SA 3.0 / Jorge Royan / Two Japanese tourists visiting in Piazza Spagna Rome
    Sociedad
    URL corto
    0 70

    Los apartamentos para turistas se transformaron en un dolor de cabeza en muchas ciudades: los habitantes se ven expulsados por la fuerte alza en los alquileres y la especulación de propietarios y gestores. FairBnB es la nueva plataforma creada por un grupo de europeos para contrarrestar esta situación, en base a la justicia y la sustentabilidad.

    Alquilar un apartamento o una habitación en una ciudad turística tiene sus ventajas: el viajero tiene más flexibilidad e independencia para conocer el destino en el que se encuentra de una manera más auténtica. Incluso la elección puede ser más económica que un hotel tradicional.

    Para quien pone a disposición su vivienda, la posibilidad de subarrendarla por unos días puede ayudar a alivianar costos de alquiler y servicios. Y por qué no, de conocer otras personas y ayudarlas a tener una mejor experiencia.

    Estos conceptos atractivos están detrás de la proliferación de alquileres vacacionales, un fenómeno que ha crecido indiscriminadamente en los últimos años, particularmente a través de las plataformas Airbnb o HomeAway.

    Más información: La guerra de la industria hotelera contra Airbnb

    Pero al aumentar la demanda por este tipo de alojamientos, los precios han subido. Para muchos propietarios, ofrecer su piso a turistas deja más ganancias que firmar un contrato con un inquilino a largo plazo. Así, muchas personas que antes vivían en los centros de ciudades con gran flujo de visitantes se ven expulsadas de su lugar de residencia.

    El espíritu colaborativo inicial entre huésped y visitante se fue desvirtuando. Sobran casos de ciudades donde las empresas han aprovechado de este sistema para hacer su negocio: según una investigación de eldiario.es, en España un 5% de los perfiles tienen cinco o más anuncios en Airbnb. Algunas empresas llegan a tener cientos de publicaciones en el sitio.

    En total, manejan un 34% de la oferta en el país. En Madrid y Barcelona, los precios de alquileres para los residentes llegan a máximos históricos, y los ayuntamientos intentan controlar la situación. Al mismo problema se enfrentan otras urbes en Europa y EEUU. Sin contar los perjuicios que esto trae en la convivencia ciudadana y en la recaudación impositiva.

    Escucha también: Viajar barato: ¿qué hay que tener en cuenta para conseguir el mejor precio?

    ¿Es posible recuperar la dimensión sustentable y solidaria de las plataformas de alquiler vacacional? Un grupo de jóvenes europeos creen que sí y han creado FairBnB, una plataforma de carácter cooperativo que pone el énfasis en la comunidad y elimina el margen para la especulación.

    "FairBnB nace como consecuencia directa de las repercusiones que tiene en las ciudades las plataformas de alojamiento vacacional. Varios grupos de personas estábamos trabajando en lo mismo, pero de forma paralela", explicó a Sputnik Sito Veracruz, uno de los fundadores del sitio.

    Originario de España, Veracruz vive en Amsterdam, donde la discusión surgida de los grupos vecinales para regular los pisos de alquiler cobró especial trascendencia. En esa ciudad, la convivencia con el turismo ha planteado numerosos desafíos.

    Cuando la situación de la capital holandesa llegó a los medios, muchas personas de otras ciudades de Europa se pusieron en contacto. Como destaca Veracruz, FairBnB —un guiño al nombre de la plataforma Airbnb y la palabra inglesa 'fair', justo- nació "en varias ciudades a la vez, a partir de grupos de personas que estaban trabajando en lo mismo de forma paralela".

    Vinculado: Vacaciones 'low cost': ranking de los mejores países a los que viajar con poco dinero

    Estos grupos de Amsterdam, Barcelona, Bolonia, Valencia y Venecia se juntaron y organizaron una cooperativa "de activistas, programadores, investigadores y diseñadoras que aspiran a solucionar el reto de poner el procomún en el centro de la economía colaborativa", como destacan en su sitio web.

    "Para nosotros la verdadera economía colaborativa es la cooperativa, porque es la que integra a varios actores dentro de un ejercicio efectivo de una actividad económica", explicó Veracruz sobre el proyecto, cuyos creadores esperan poder lanzar en la primavera boreal 2019.

    El funcionamiento será muy similar al de las plataformas ya existentes, salvo que FairBnB tiene varias diferencias. Uno es la propiedad colectiva del servicio, en el que intervienen anfitriones, huéspedes, establecimientos comerciales y vecinos. Esto redunda en en una gobernanza distinta del sistema, en el que se espera que los implicados tomen las decisiones sobre la gestión.

    "Es muy importante que los vecinos se puedan involucrar en la gestión del turismo. (…) Ahora mismo nuestro proyecto se basa bastante en la importancia de los nodos locales, que serán grupos de personas en áreas que tengan una afección turística. Pueden ser simplemente ciudadanos interesados en la problemática, anfitriones propietarios de casas o asociaciones que quieran colaborar", indicó Veracruz.

    Estos nodos trabajarán en una primera instancia para decidir los criterios al momento de decidir qué vivienda formará o no parte de la plataforma, deliberen de qué manera se puede regular el servicio allí donde no existen lineamientos claros. Luego, se busca que los nodos colaborativos se consoliden como"agentes económicos con entidad propia y puedan ofrecer servicios" a los turistas.

    Te puede interesar: Conoce los países con más turistas del mundo (y cuáles gastan más en viajes)

    Se busca así que los efectos de este modelo de turismo lleguen más allá de los propietarios, y que los efectos económicos se distribuyan mejor. Actualmente, subrayó Veracruz, "una gran mayoría de los usuarios realiza una pequeña parte del negocio". Por eso, FairBnB hace una clara división entre agentes profesionales y no profesionales.

    "Algunos de los grandes propietarios son hostales o albergues con licencias totalmente legales. Sin embargo, hay muchos que están en una zona gris, que son personas individuales gestionando muchas viviendas pero pagando impuestos como si fueran individuos. Eso es lo que causa un desequilibrio y lo que se conoce como 'hotel fantasma', que se alquilan durante todo el año no tienen una licencia estable. Entonces causa más molestias. Nosotros queremos evitar ese tipo de propietario", indicó el cofundador de la plataforma.

    FairBnB no cobrará comisión a los propietarios. El cargo pagado por el cliente se divide en dos mitades: un aporte para la cooperativa y otro para un proyecto comunitario del barrio donde se aloje. De este modo, se combina "la experiencia de la reserva del alojamiento con un crowdfunding de donación".

    Inicialmente, FairBnB se lanzará de manera piloto en las ciudades europeas donde ya hay nodos locales. A partir de la experiencia en estos sitios, esperan poder expandirla a otras ciudades del mundo, donde ya hay colaboradores desarrollando el concepto, por ejemplo, en Ciudad de México.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    especulación, alojamiento, apartamento, hoteles, turismo, Airbnb, Europa