En directo
    Policía de Argentina

    Familiares de joven cadete fallecido en Argentina reclaman justicia por abuso policial

    CC BY 2.0 / Alejandro Gómez / Bavio 2008
    Sociedad
    URL corto
    0 40

    El sábado 10 de febrero falleció el joven argentino Emanuel Garay, luego de permanecer cinco días internado a causa de un entrenamiento extremo en su primera jornada de la Escuela de Policía de la provincia de La Rioja. Sputnik conversó con su hermano Adrián Garay quien ofreció testimonio de cómo ocurrieron los hechos y sus consecuencias penales.

    El lunes 5 de febrero Emanuel iniciaría la jornada más extrema y extensa de su vida como cadete en la Escuela de Policía de la provincia argentina de La Rioja. Había hecho una pausa en sus estudios como profesor para entrenarse como aspirante sin imaginar que esta decisión le costaría la vida.

    "Ese día madrugó desde las cuatro de la mañana para prepararse y una hora más tarde se despidió camino a la academia provincial", contó a Sputnik su hermano Adrián después del entierro de Emanuel, que se realizó en su pueblo natal  a 173 kilómetros de la capital.

    "Al mediodía, sólo tuvieron media hora para almorzar y descansar. Emanuel debía caminar diez minutos hasta la casa, por tanto su descanso se vio limitado a la alimentación", recuerda.

    "Emanuel volvió a su segundo turno de entrenamiento y no supimos más de él hasta la noche, cuando recibimos una llamada de urgencia del hospital Enrique Vera Barros donde nos informaron que el cadete Garay estaba en coma, con un estado gravísimo, junto 17 aspirantes de la academia", continúa su relato Adrián.

    Al llegar al hospital, la familia se enteró que siete de los cadetes internados estaban en terapia intensiva y que Emanuel tenía el cuadro más crítico. En la espera, Adrián comenzó a indagar entre el resto de los cadetes qué había ocurrido para que su hermano terminara tan grave.

    Las temperaturas de ese día excedieron los 40 grados Celsius y la sensación térmica era avasallante, comentaron los cadetes internados en sala común. Los superiores insistieron en esta instrucción "inhumana", que Adrián calificó como "sesiones de tortura" por el nivel de exigencia del primer día unido a las circunstancias climáticas.

    Cuando Emanuel cayó al suelo, uno de los instructores ordenó al resto de los cadetes que lo hicieran a un lado y gritó: "Si se tiene que morir que se muera", contó Adrián. Emanuel permaneció tirado al sol por más de media hora sin recibir primeros auxilios ni atención médica, le tiraron un balde de agua, pero no se reanimó.

    ​Uno de los compañeros advirtió que Emanuel comenzó a convulsionar y desató la alarma, pero esto fue sólo el preámbulo del estado de coma con el que ingresaría al hospital. El cuadro médico era deshidratación aguda severa, tenía falla multiorgánica, deficiencia renal y sólo un 10% de probabilidades de sobrevivir, reveló Adrián con voz pausada.

    "Ningún ejercicio termina en muerte", reflexionó el hermano del cadete, y agregó que los demás compañeros le comentaron que se les negó agua y que muchos corrieron a los inodoros para hidratarse ya que solo había "una pileta con agua podrida. Pero esto les permitió salvar sus vidas", señaló. Para entonces, Emanuel ya estaba en coma.

    Emanuel falleció el sábado 10 en la madrugada, su cuerpo no pudo aguantar las lesiones ocasionadas por la deshidratación. La junta médica informó a la familia que con un cuadro como ese, por lo general no se sobrevive a las primeras 24 horas, pero que su buen estado físico permitió resistir cinco días.

    La noticia impactó en la opinión pública argentina y en los principales medios de difusión que transmitieron el hecho como una tragedia nacional.

    Tras la muerte de Emanuel, la fiscalía provincial modificó la carátula de la causa abierta contra instructores y oficiales de la academia de La Rioja, de "lesiones graves" a "homicidio simple".

    ​En declaraciones a la prensa, los jefes de la policía le echaron la culpa a las altas temperaturas y al sol, pero para el hermano de Emanuel, esto solo busca desresponsabilizar a los instructores y a las fuerzas de seguridad.

    "Por eso como familia convocamos a una marcha para este 14 de febrero en la plaza principal de la ciudad de La Rioja para exigir justicia. Nos vemos obligados a salir a las calles para que esto no quede impune, porque sabemos que se trata de una fuerza de seguridad a la que no le cuesta mucho ocultar las pruebas", explicó.

    Otro detalle que complica los hechos es la participación de seis cadetes de segundo año como asistentes durante la instrucción que terminó con estas fatales consecuencias, por lo que la familia Garay ha pedido su imputación. "Los instructores pusieron esta responsabilidad en manos de chicos que no estaban formados, que no son profesionales", cuestionó Adrián.

    "Nosotros vamos a exigir que se cambien los planes de estudio en la Escuela ya que consideramos que son inhumanos, y esperamos que lo ocurrido no se repita más en ninguna de las escuelas de oficiales del país", concluyó el hermano.

    El caso de Emmanuel, para que su muerte no sea en vano

    El resto de los cadetes que terminaron internados junto a Emmanuel se han recuperado favorablemente. Ya todos los de terapia pasaron a sala común y según los informes de laboratorio todos han recuperado los valores normales, informó a Sputnik Delfor Brizuela, secretario de Derechos Humanos de La Rioja.

    "Esta situación extrema fue denunciada en otras ocasiones, pero ningún caso revestía esta gravedad ni esta sobreexigencia", comentó Brizuela.

    "Hace varios años llevé adelante denuncias similares, pero en todas los testigos desistían, porque querían continuar en la Escuela, y las familias no apoyaban mucho. También el Ministerio Público Fiscal no profundizaba  las investigaciones", declaró Brizuela.

    El funcionario de Derechos Humanos aseguró que su institución ha acompañado las denuncias de las víctimas, y que la violencia policial revela "una falla muy grande que colisiona con los criterios legales y los estándares de derechos fundamentales".

    Por otro lado, comentó que las fuerzas de seguridad, tanto nacionales como de cada una de las provincias carecen de valores democráticos y "se han acostumbrado, hasta con cierta licencia por parte de la sociedad, a ser humillantes y violentas".

    Brizuela acompañó las denuncias junto a las familias en la Fiscalía para que rápidamente se pueda iniciar el proceso penal. Por su parte, el gobernador Jorge Casas ordenó el desplazamiento de las autoridades de la Escuela y el arresto administrativo, para promover la acción penal. Brizuela informó a Sputnik que también se ordenó cerrar el curso y el ingreso a la escuela policial.

    Además:

    Procuraduría de Colombia investigará cuerpo policial por abuso de fuerza en paro cívico
    Enfrentamientos en París tras protestas contra el abuso policial (vídeo)
    Policía española denuncia a un agente de la Policía catalana por resistencia a la autoridad
    Etiquetas:
    policías, muerte, abuso, cadetes, justicia, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik