En directo
    Una mujer neandertal

    Rusia, lugar donde nacieron las lenguas indoeuropeas

    © Flickr/ Neanderthal-Museum Mettmann
    Sociedad
    URL corto
    0 51

    Las lenguas indoeuropeas se originaron en las estepas cerca del mar Caspio, en Rusia, opina el famoso paleogenético Johannes Krause en entrevista con Ria Novosti.

    El hecho de que las lenguas indoeuropeas —como el inglés, el ruso, el armenio, el griego o el español— estén tan extendidas en el mundo, se debe a las migraciones de los antiguos humanos.

    Cuando los primeros pobladores de Europa murieron por causa del clima severo del continente durante el Período Glacial, los euroasiáticos norteños del sur de Rusia repoblaron la región. Pero esta fue solo la última ola de migrantes, precedida por muchas más.

    Hoy en día, se considera que los primeros humanos llegaron a Europa hace 40.000 años. Las huellas de estas poblaciones fueron encontradas en Rumanía y Siberia. Hasta hoy estos son los restos más antiguos del humano moderno encontrados fuera de África.

    Los restos pertenecen a una población de humanos prehistóricos cuyas huellas ya no están en nuestro ADN. En otras palabras ellos no fueron los ancestros de los europeos modernos. Según señala el científico, su población puede ser considerada el primer intento fallido de colonizar el mundo fuera de África.

    Las siguientes olas trajeron la agricultura y cambiaron la composición étnica del continente, pero la última hizo una verdadera revolución en la población. Entonces los habitantes de las estepas cerca del mar Caspio y del mar Negro empezaron su movimiento lento hacia Europa y con el paso de tiempo dominaron el continente entero.

    Esto sucedió gracias a varios factores, uno de los más determinantes era su capacidad de digerir lactosa, lo que les permitió beber leche en la edad adulta. También tuvieron mayor altura, piel blanca y, probablemente, sus organismos fueron más resistentes a la peste y a otras enfermedades, así que puede que las trajeran a Europa, lo que al final mató a las poblaciones anteriores.

    Según Krause, los migrantes de la última ola hablaron los idiomas protoindoeuropeos. Otros lingüistas critican esta teoría e insisten que esta familia de idiomas se originó en Anatolia, en el territorio contemporáneo de Turquía.

    La tumba con numerosos restos arqueológicos
    © Flickr / Instituto de la Historia de la Cultura Material
    Sin embargo, Krause se reunió con sus detractores y a raíz de su discusión descubrieron que los datos genéticos no confirman ninguna de las dos teorías.

    Entonces el genético elaboró otra hipótesis híbrida que demuestra que las migraciones de Turquía y de las estepas se llevaban a cabo simultáneamente, pero en diferentes direcciones de Turquía al sur a través de las islas de Europa al norte de África y de la región caspia a través de Europa Central y del Este.

    Krause cree que con este enfoque es posible explicar los cambios genéticos y lingüísticos que se sucedieron en aquella época. El catedrático admite que es posible que haya mucha gente que criticará esta nueva teoría, pero considera que con el paso del tiempo la comunidad científica encontrará la verdad mediante esta discusión.    

    Además:

    Estatuilla pagana de hace 4.200 años arroja luz sobre las antiguas culturas de Siberia
    Etiquetas:
    idiomas, Mar Caspio, Europa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik