En directo
    Seguridad
    URL corto
    1200
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Una conflagración atómica entre Rusia y Estados Unidos es imposible aunque algunas personas en el entorno del presidente norteamericano, Donald Trump, apuestan por una carrera armamentista, sostuvo el politólogo alemán Alexander Rahr.

    El 20 de octubre Moscú propuso a Washington prolongar por un año el Tratado START III de armas nucleares que expira en febrero de 2021 y congelar los arsenales atómicos de los dos países.

    "No creo que sea posible una guerra nuclear entre las dos grandes potencias", dijo a Sputnik Rahr, director científico del Foro Alemania-Rusia.

    El experto participa en una conferencia que se celebra en el Club de Debates Valdái en Moscú del 20 al 22 de octubre. En el evento participan personalidades de China, India, EEUU, Finlandia y otros países.

    EEUU, estima Rahr, quiere mostrar en la campaña electoral que realiza una política favorable a sus intereses en las conversaciones para la prórroga del START III.

    "Un sector del entorno de Trump considera que [el presidente Ronald] Reagan (1981-1989) ganó la guerra fría incrementando el arsenal y obligando a otros a hacer lo mismo, que la Unión Soviética se desmoronó porque no pudo financiar la carrera armamentista, y ahora se puede usar la misma estrategia para aplastar a China y Rusia", advirtió.

    El politólogo alertó que ese plan contra la distensión pone en duda todo lo que hicieron los antecesores del presidente Trump.

    "Los europeos, por desgracia, callan y no pueden hacer nada, dicen que esto es un asunto de EEUU, Rusia y China", indicó.

    Los chinos, señaló, rechazan que se les involucre y no quieren ser parte del START III.

    "Todo esto entraña peligro ya que es una nueva carrera armamentista y cada país modernizará y hará lo que considere apropiado", puntualizó.

    El pasado 16 de octubre, el presidente Vladímir Putin propuso a la Casa Blanca prolongar el actual tratado por un año sin condiciones.

    El START III es actualmente el único acuerdo que vincula a EEUU y Rusia después de que Washington rompiera definitivamente el 2 de agosto de 2019 el Tratado INF de misiles de medio y corto alcance.

    El acuerdo START, suscrito en 2010, limita los arsenales de las dos potencias a un máximo de 700 misiles desplegados, 1.550 ojivas nucleares y 800 vehículos correspondientes, desplegados y en reserva.

    Etiquetas:
    política, guerra nuclear, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook