Widgets Magazine
08:45 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Arma de fuego

    Cada vez más mujeres son asesinadas en las calles de México

    CC0 / Pixabay
    Seguridad
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    En México, la violencia de género traspasa la frontera del hogar y se traslada a las calles de forma dramática. El crimen organizado y la militarización de la seguridad pública aparecen como los principales responsables.

    La violencia en México no da tregua. Abrir los periódicos en este país implica encontrar títulos como estos todos los días: "Mata a su novia en plena visita conyugal, después se suicida; Ciudad Juárez". "Me desgarró la vagina": Un guante como tortura sexual para detenidas".

    Es cierto, la mayoría de las víctimas asesinadas en el país son hombres. En 2017 los homicidios fueron la cuarta causa de muerte en el país para ellos, mientras que para las mujeres ni siquiera aparecen en las primeras 10 causas de muerte.

    Además, entre 2007 y 2017 se registraron muertes violentas para 213.000 hombres, mientras que para mujeres la cifra fue de 25.000, como indica el informe Claves para entender y prevenir los asesinatos de mujeres en México, de Data Cívica y el Área de Derechos Sexuales y Reproductivos del Programa de Derecho a la Salud del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

    Más información: 'La fosa de agua', una representación de la grave ola de feminicidios que atraviesa México

    Pero la violencia contra las mujeres está cambiando a pasos vertiginosos. Mientras que previo a 2009, la mayoría era asesinadas en sus hogares, desde entonces la mayoría de las víctimas ocurrió en vía pública.

    "El feminicidio se empieza a documentar en Ciudad Juárez, se visibiliza ahí por que los cuerpos de las mujeres asesinadas comienzan a ser arrojados en lugares públicos: en la comunidad, en los desiertos, en las calles. Esa realidad tiene que ver con la expansión del crimen organizado. Encontramos una correlación entre el crecimiento de estas organizaciones y la de los feminicidios", dijo a Sputnik Ana Yeli, directora de Justica Pro Persona y asesora jurídica del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

    Y si bien los asesinatos de mujeres en casas también sufrieron un aumento, los ocurridos en espacios públicos crecieron todavía más. Los primeros pasaron de una tasa de 0,8 por cada 100.000 mujeres en el 2007, a una de 1,5 10 años después. Mientras que los segundos pasaron de 0,7 por cada 100.000 a 2,5 en el mismo período.

    "En México el feminicidio no se reduce a la violencia doméstica, ocurre en el espacio público. En estos contextos de criminalidad a veces las mujeres son botín de guerra. En el Estado de México, por ejemplo, hay zonas donde las desaparecen si son muy jóvenes", agregó.

    El documento indica que los picos en la violencia en territorio mexicano están asociados a la delincuencia y a la militarización de la seguridad pública en el país, proceso que se intensificó desde 2006 con la llamada 'Guerra contra las Drogas', la estrategia de seguridad basada en la lucha armada contra el narcotráfico implementada por el entonces presidente Felipe Calderón (2006-2012), con un fuerte apoyo de EEUU.

    Te puede interesar: ONG celebran que CIDH trate primer caso de violencia feminicida en el Estado de México

    La influencia de Washington en la militarización de la seguridad interna se dio sobre todo a partir de la Iniciativa Mérida en 2008, cuando se implementó un plan que destinó a las fuerzas de seguridad del país latinoamericano al menos 2.900 millones de dólares.

    En el plazo en que la Iniciativa Mérida ha estado vigente, se calcula que al menos 250.000 personas han sido asesinadas en México y que al menos otras 34.000 permanecen desaparecidas.

    "Los asesinatos cometidos contra las mujeres se tratan de manera diferente que aquellos perpetrados contra los hombres, por que los feminicidios son un crimen motivado por la discriminación basada en el género. La presencia del crimen organizado solo vuelve este asunto más complejo, pero en el fondo se siguen cometiendo por estos motivos", señaló la letrada.

    Algunas de las diferencias más significativas pueden ser encontradas en la brutalidad con que son ejecutadas. Entre 2000 y 2017, más del 17% de las mujeres murieron por asfixia, este porcentaje es de poco más del 6% para hombres.

    En contexto: Civilización o barbarie: récord histórico de linchamientos en México debilita autoridad del Estado

    Las armas blancas u objetos contundentes se utilizaron en más del 18% de los casos que se trató de una víctima femenina, en hombres ese porcentaje es del 15%. Mientras que de los casos registrados de muertes producto de una agresión sexual con fuerza corporal, la mayoría de las víctimas fueron mujeres, un 86%.

    El Estado debe investigar con perspectiva de género, subrayó Yeli. El contexto de las víctimas puede determinar si el atacante tenía un vínculo con ella, en los casos que se dan dentro del hogar; y en los que ocurren fuera, hay que determinar si hubo otros delitos como desapariciones o violaciones que podrían estar vinculados, encontrar patrones para poder saber si se trata o no de casos aislados, explicó.

    En 2010 se inició la tipificación del delito de feminicidio en los códigos penales del país. Guerrero y la Ciudad de México fueron los primeros.

    "México está sacudido con la violencia contra las mujeres. Antes de 2011 ni se hablaba de feminicidio, hoy podemos decir que tenemos todo el país tipificado, se habla de protocolos, se habla de actuar y se puso en la agenda estatal. Estamos en un momento crucial, donde la problemática atraviesa todo el territorio. Es hora de empezar a transformar la realidad", concluyó.

    Etiquetas:
    asesinato, muerte, crimen organizado, feminicidios, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik