En directo
    Salud
    URL corto
    0 433
    Síguenos en

    El maíz es un producto nutritivo y sano, pero no en todas sus formas. La nutricionista rusa Tamara Pruntseva ha explicado a Sputnik cómo obtener el máximo beneficio de esta gramínea.

    El maíz se consume en todo el mundo y debe su popularidad a que es tan sano como rico. Contiene muchas vitaminas y oligoelementos necesarios para el buen funcionamiento del sistema cardiovascular y para el intercambio de materias.

    "Es una fuente de vitamina K, necesaria para el trabajo del sistema cardiovascular; vitaminas E (mejoran la piel, las uñas y el cabello) y vitaminas A y D. Contiene antioxidantes, magnesio, potasio, hierro, fósforo y cobre. El magnesio y el potasio tienen un efecto beneficioso sobre el metabolismo y el sistema cardiovascular, y el hierro es necesario para prevenir la anemia", explica la doctora Pruntseva.

    Como es evidente, el hecho de que el maíz en sí tenga pocas calorías y resulte adecuado para dietas de todo tipo no significa que sea igual de beneficioso consumirlo en todas sus formas. Hay aperitivos de maíz, por ejemplo, que, aunque mantengan las vitaminas y oligoelementos propios del producto base, también son fuente de azúcar y son muy calóricos.

    Algo parecido ocurre con las palomitas. En palabras de la interlocutora de Sputnik, "el valor calórico de las palomitas de maíz es varias veces mayor que el del maíz: se les añade aceite, sal o azúcar durante la preparación. Si una persona quema muchas calorías o hace mucho deporte, pueden incluirse en la dieta, pero no como un producto básico".

    En cualquier caso, el maíz como tal es muy sano, y aunque las personas con enfermedades crónicas del tracto gastrointestinal, como la distensión abdominal, deberán tener más cuidado con este producto, generalmente no debería haber problemas al consumirlo.

    Etiquetas:
    vida saludable, comida saludable, maíz
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook