En directo
    Salud
    URL corto
    Por
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (214)
    0 114
    Síguenos en

    El carácter aparentemente inocuo del ozono le sitúa como el desinfectante más solicitado por empresas y comercios. Aunque las autoridades sanitarias todavía no aprueban su uso, ayuntamientos de distintas localidades del país ofrecen servicios de desinfección a la ciudadanía con tecnología que incluye cañones de este gas.

    Las empresas de soluciones ambientales y desinfección no dan abasto. Peluquerías, tiendas, oficinas, domicilios, comunidades de vecinos, medios de transporte público, así como los espacios abiertos requieren de medidas de desinfección a medida que el país acomete la desescalada progresiva del periodo de confinamiento.

    Los productos desinfectantes utilizados para garantizar la profilaxis de todos los lugares son muchos y variados, desde simples soluciones de agua con lejía (hipoclorito de sodio) diluida hasta otras fórmulas más sofisticadas. El método es simple: vaporización y nebulización. Las necesidades deben conjugar una doble seguridad; que las superficies queden libres de virus y que los objetos rociados (por ejemplo, los equipos informáticos) puedan seguir funcionando con normalidad. El ozono es un producto que goza en la actualidad de gran demanda, sobre todo por parte de los pequeños comercios. ¿Por qué? Porque es un gas y no mancha, por ejemplo, la ropa.

    Algunos ayuntamientos, como los de Fuenlabrada o San Sebastián de los Reyes, en la provincia de Madrid, ofrecen este servicio de manera gratuita ante la necesidad del pequeño comercio de proceder a la desinfección diaria de sus locales. El procedimiento se lleva a cabo con cañones que pueden limpiar una superficie de 30 metros cuadrados en apenas un cuarto de hora. Si antes del inicio de la pandemia el coste de estos aparatos apenas excedía los 100 euros, ahora resulta imposible hacerse con uno por menos de 300, llegando en algunos casos hasta los 500 euros.

    Potente oxidante

    Su alquiler oscila entre los 35 y 55 euros diarios, de ahí que estos consistorios se hayan lanzado a ofrecer de manera gratuita este servicio. El Ayuntamiento de Fuenlabrada, por ejemplo, lo dispensa con 20 aparatos allá salvo donde su uso sea altamente contraproducente, como las fruterías o verdulerías. El ozono ejerce una potente acción oxidante y arruinaría rápidamente el género.

    Pero el uso de esta tecnología requiere de personal formado y debidamente protegido, no es una tecnología cotidiana como los humidificadores de aire. Como todos los desinfectantes, entraña ciertos riesgos y así lo notifica el Ministerio de Sanidad, que alerta de que "el uso inadecuado de biocidas introduce un doble riesgo, posibles daños para la salud humana y una falsa sensación de seguridad". Para empezar, hay que establecer una relación entre la superficie a desinfectar y el volumen de gas empleado. Las máquinas que generan ozono, pueden hacerlo a razón de 3.500 miligramos a la hora.

    Estos aparatos transforman las moléculas de oxígeno del aire en ozono mediante una reacción electro-química. A través de una descarga eléctrica se rompen los enlaces de la molécula y dos átomos de oxígeno quedan libres para asociarse con una molécula, también de oxígeno, que no ha sido dividida y formar así el ozono.

    En Madrid, asociaciones gremiales del taxi y distintos talleres también ha utilizado ozono para desinfectar sus vehículos, unos 350. Pero la cuestión es que no todo el mundo está capacitado y protegido para manejar una tecnología que implica un celo absoluto. El carácter nocivo del ozono todavía se está evaluando por la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) y los daños podrían incluir ceguera temporal y cáncer. En España, la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental, advierte mediante un comunicado oficial de que "el ozono puede poner en riesgo la nueva fase de desescalada contra el coronavirus" y advierte que "su empleo puede provocar desde lesiones respiratorias hasta daño ocular".

    Barato y de eficacia aún no probada

    La gran demanda de ozono por parte de particulares y empresas obedece a su bajo coste y al hecho de que no deja huella. Sus defensores arguyen que la OMS lo destaca como un gran método de desinfección, si bien para el agua.

    Su proliferación no ha evitado que surjan dudas acerca de su validez. De hecho, es un producto que todavía no ha sido aprobado por la ECHA ni tampoco por el Ministerio de Sanidad. A la espera de los resultados de su evaluación y posterior inclusión en la lista oficial de productos virucidas autorizados, en España se permite su comercialización. De ahí la demanda de un producto cuyo poder desinfectante todavía se halla en un limbo.

    "No es un producto que utilicemos. Nosotros el ozono lo utilizamos para el agua, no en nebulizadores", explica a Sputnik una portavoz de Desam, una empresa de desinfecciones de Madrid. "No hay estudios", prosigue en su explicación, "y tampoco Sanidad constata los niveles de ozono que puedas tener en una instalación. De hecho, si pones mucho ozono es contraproducente, porque es muy oxidante". En Desam aseguran haber recibido durante las últimas semanas multitud de solicitudes para instalar nebulizadores de ozono, "pero no lo recomendamos, somos una empresa de gestión ambiental y no podemos echar piedras contra nuestro propio tejado", confiesa.

    "Nosotros utilizamos OX-Virin, que tiene el visto bueno del Ministerio de Sanidad", dice esta fuente, remitiendo a un producto que figura en la lista oficial de desinfectantes autorizados por este Ministerio, donde hasta el momento hay 65 preparados químicos.

    "Es un producto para interiores y exteriores. Lo hemos utilizado sobre todo en viviendas, comunidades de propietarios y naves industriales, donde hemos pulverizado y nebulizado", afirma. El desinfectante OX-Virin contiene en distintas proporciones peroxido de hidrógeno, y ácidos peracético y acético. Su poder es bactericida y virocida. "Se forma una pequeña nube y hay que esperar, el plazo de seguridad son tres horas", señalan en Desam. Preguntada sobre si la demanda de ozono obedece a que no ocasiona manchas en la ropa, esta fuente contesta que "con la ropa es complicado", habida cuenta del rastro húmedo que dejan otros desinfectantes. "Nosotros utilizamos el OX-Virin en nuestras oficinas todos los viernes. Al principio protegíamos los ordenadores, pero ya no, no hay ningún problema. Queda un poquito húmedo al principio", concluye.

    Tema:
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (214)
    Etiquetas:
    Ministerio de Sanidad de España, limpieza, ozono, pandemia de coronavirus, coronavirus en España, coronavirus
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook