17:06 GMT +312 Diciembre 2019
En directo
    Mosquito Aedes Aegypti

    Científica cubana: políticas públicas son vitales en lucha contra el dengue

    © AP Photo / Ricardo Moraes
    Salud
    URL corto
    111
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Las políticas sanitarias son fundamentales para combatir el dengue y otras enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti, dijo a Sputnik la jefa del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, María Guadalupe Guzmán, poco antes de la clausura de un curso internacional sobre arbovirus emergentes.

    "Las políticas sanitarias son fundamentales en esta lucha y tienen que tener un basamento científico, a partir de las investigaciones sociales que permitan unir a la población para entre todos enfrentar el problema", dijo Guzmán en el marco del XVI Curso Internacional sobre dengue, zika y otros arbovirus emergentes, que comenzó el 12 de este mes.

    Doctora Guadalupe Guzmán, jefa del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, de La Habana
    © Sputnik / Miguel Fernández Martínez
    Doctora Guadalupe Guzmán, jefa del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, de La Habana

    Guzmán, directora del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud/Organización Panamericana de la Salud (OMS/OPS) para el estudio del dengue en Cuba, dijo que combatir eficazmente al mosquito transmisor de estas enfermedades requiere conocer en qué tipo de grupo poblacional se debe trabajar y con qué mensaje llegar a cada grupo etario con intereses y prioridades diferentes.

    "Hasta hace poco hablábamos de dengue, pero ahora también es chikungunya, zika y (está) nuevamente latente el peligro de la fiebre amarilla, todos transmitidos por el mosquito Aedes aegypti", dijo.

    En la región de las Américas se registra un aumento que afecta a países de América Central, el Caribe y otras naciones del área, con una elevación importante en el número de casos reportados.

    "Estamos hablando del dengue, una enfermedad que puede matar al ser humano en un tiempo muy corto; es una enfermedad aguda, que evoluciona en cinco o seis días, pero puede matar al enfermo, por lo que tenemos que evitar se produzcan casos graves y muertes", enfatizó la doctora Guzmán.

    Estos riesgos pueden mitigarse si se dispone de profesionales de la salud preparados, con la población alerta sobre la transmisión de dengue, y que en caso de síntomas acuda de inmediato al médico, porque existen herramientas clínicas para evitar casos graves.

    "Si no existiera el mosquito Aedes aegypti, no tendríamos dengue, ni chikungunya, ni zika, ni fiebre amarilla, pero existe y es porque hay condiciones propicias para que el mosquito se reproduzca en los llamados sitios de cría", sostuvo.

    Estrategias sanitarias de OMS/OPS

    Guzmán precisó que la OMS tiene una estrategia dirigida integralmente a enfrentar estos problemas desde el vínculo con la población, los medios de comunicación, las herramientas para trabajar con el vector, los diagnósticos y la clínica.

    Por su parte, la OPS también tiene sus propias estrategias, basadas en las líneas generales de la OMS, como la Estrategia de Gestión Integrada (EGI) que comenzó a aplicarse en el 2004 y a la que varios países ya se han adherido.

    Esta estrategia de la OPS tiene un componente clínico, que incluye como objetivo primordial evitar el agravamiento de los pacientes y las muertes, y también organizar la atención médica en caso de epidemias.

    Otro componente es el epidemiológico, que traza las estrategias de vigilancia y los sistemas de alerta ante posibles brotes para buscar alternativas que reduzcan los casos, identificar los probables lugares de focos y las vías de diseminación del virus.

    En los controles a los vectores se trabaja en determinar cuáles son los insecticidas más eficaces, ante cuales los mosquitos presentan mayor resistencia, nuevas herramientas como los insectos estériles y otras en proceso de evaluación.

    Guzmán insistió en la capacitación para que médica, enfermero, instituciones administradoras de salud, trabajadores de la campaña de vectores y autoridades puedan unir esfuerzos desde el conocimiento.

    Principales riesgos

    Guzmán explicó que un problema importante se centra en el agua, "dados nuestros estilos de vida actuales y las situaciones que los países confrontan con el insuficiente abasto de agua, [lo que] obliga a las personas a almacenar el agua, lugares ideales para que la hembra del mosquito ponga sus huevos y [así se] favorece la proliferación del vector".

    También conspiran los ambientes poco saludables, con basuras, desechos sólidos y recipientes destapados que permiten la acumulación de la lluvia y la aparición de criaderos de mosquitos.

    Otro aspecto de riesgo son las migraciones, los movimientos de turistas y de cualquier viajero que se traslada de un país a otro, pues si una persona que ya está infectada con uno de estos virus viaja a otro sitio, está expuesta a ser picada por un mosquito, que así propague a su vez el virus e inicie un nuevo ciclo de transmisión.

    Investigaciones científicas

    Guzmán aseguró que la investigación científica avanza, pero alertó que no habrá "la vara mágica" para resolver la situación.

    "Si se logran herramientas para el control del vector que den buenos resultados será un gran paso de avance en el enfrentamiento a estas enfermedades, pero sin dejar de trabajar en conjunto con la población, porque esa será la vía para introducir cualquier estrategia y que sea sostenible", dijo.

    Científicos cubanos trabajan en vacunas protectoras; una ya está licenciada, pero solo indicada para individuos que ya sufrieron la enfermedad con anterioridad, o en áreas con mucho endemismo e indicaciones específicas.

    Hay además varias en estudios clínicos avanzados, cuyos resultados estarán en un término no mayor de un año, pero "aunque contemos con una vacuna, no vamos a solucionar del todo el problema", dijo la médica.

    Cuba, zona de riesgo

    Cuba, pese a su historial exitoso en el enfrentamiento al dengue y otras enfermedades vinculadas al mosquito, no está exenta de riesgos.

    "Lo más importante es que en Cuba existe una decisión de país, pues las más altas figuras políticas están conscientes de que estas enfermedades hay que tratarlas como una prioridad nacional, (lo) que permitirá prevenir, proteger la vida humana y reducir costos económicos", dijo.

    Cuba cuenta con un programa de investigación en las esferas clínicas, microbiológicas, vacunas, patogenia, genética del individuo y epidemiología, además de incluir estudios sobre la influencia del cambio climático en la presencia de Aedes aegypti.

    Etiquetas:
    investigación, alerta, brote, epidemia, Aedes Aegypti, dengue, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik