07:53 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Un adolescente ensimismado, referencial

    Científicos suizos dan un importante paso en la lucha contra el autismo

    CC0 / Pixabay
    Salud
    URL corto
    0 52

    Un equipo de investigadores de las universidades de Ginebra y Basilea, en Suiza, cree haber descubierto lo que pasa en los cerebros de los pacientes con TEA, las siglas de trastornos del espectro del autismo.

    Sus conclusiones han sido publicadas en Nature Communications y establecen un vínculo entre una mutación genética determinada y la falta de habilidades sociales de los que padecen los TEA.

    Los trastornos del espectro autista son un grupo de trastornos del desarrollo neurológico, una de cuyas principales características es el deterioro de la comunicación social. Pero, ¿qué sucede en los cerebros de los pacientes para que se interrumpan sus habilidades sociales?

    Los científicos apuntan a que todo se debe a un mal funcionamiento de la actividad sináptica de las neuronas presentes en el sistema de recompensa.

    Las neuronas dopaminérgicas mostraron resultados deficientes entre las personas con autismo, lo que les hace perder la motivación requerida para interactuar con los demás.

    Para ello los investigadores estudiaron la plasticidad sináptica de los ratones —las sinapsis son la parte de las neuronas que se ocupa de las conexiones neuronales—.

    También: Científicos belgas detectan el gen responsable de la adicción a la cocaína

    Normalmente, la exposición a un input social genera una modificación sináptica que mantiene el interés y fomenta el deseo de tener un contacto social. Pero en ratones sin el gen 'neuroligina 3' esta plasticidad estaba mucho menos presente: el refuerzo sináptico no tuvo lugar y presentaron una respuesta reducida a los nuevos estímulos.

    "Hemos observado la misma deficiencia sináptica en animales portadores de otra mutación genética —un gen llamado 'shank 3', también común en el autismo—", señala la investigadora principal del estudio, Camilla Bellone.

    "Por lo tanto, es una cuestión de maduración pobre de la sinapsis que, al final, impide un buen desarrollo social", agregó.

    Los pacientes con alteraciones sinápticas en las neuronas dopaminérgicas deberían reaccionar positivamente a las terapias destinadas a aumentar su actividad, indican los científicos.

    Más: Descubren que el 'síndrome de las palabrotas' podría deberse a una alteración genética

    Otra consecuencia positiva de conocer más sobre las raíces genéticas de los trastornos de este tipo es la posibilidad de diagnosticarlos más temprano, antes de la maduración de las sinapsis, cosa que haría que cualquier terapia fuera más eficaz.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    ¿Son nuestras abuelas responsables del autismo?
    Etiquetas:
    genética, estudio, salud, autismo, Suiza