18:03 GMT18 Septiembre 2020
En directo
    Salud
    URL corto
    185
    Síguenos en

    Un equipo científico de la Universidad de Alabama en Birmingham (EEUU) llegó a la conclusión de que el epiplón —una capa de grasa elástica que une los órganos del abdomen entre sí— también puede defendernos de toxinas e infecciones, según un estudio publicado en la revista especializada Trends in Immunology.

    Según opinan los investigadores, este órgano está formado por numerosos filtros situados entre las células de grasa. Estas células, denominadas manchas lácteas, son capaces de recopilar información sobre la salud de la cavidad abdominal de una persona y ayudar a combatir algunas enfermedades.

    "El líquido alrededor de los órganos abdominales no solo se asienta allí, sino que circula a través de los puntos lácteos, los cuales recolectan células, antígenos y bacterias antes de decidir los pasos a seguir inmunológicamente", indicó Troy D. Randall, uno de los autores de la investigación.

    De acuerdo con los científicos estadounidenses, el epiplón reacciona a  las infecciones liberando moléculas inflamatorias o iniciando procesos de fibrosis. Este órgano se forma en el organismo humano durante el período de desarrollo prenatal, antes de que aparezcan las bacterias, y por ello puede considerarse un órgano del sistema inmunológico primario. 

    No obstante, en lo que respecta a las enfermedades oncológicas, las tolera en lugar de combatirlas. Al mismo tiempo, el hecho de que las manchas lácteas del epiplón sean un caldo de cultivo para células cancerosas puede ser de gran importancia para las futuras investigaciones acerca de la detección temprana del cáncer y la creación de una innovadora terapia para controlar los tumores abdominales, además de contribuir a la estimulación de la inmunidad antitumoral.

    Más: Desmontan el mito de una 'saludable' copa de vino al día

    "Si podemos probar esto, entonces podemos comenzar realmente haciendo avances en los tratamientos contra el cáncer, porque en la mayoría de los casos, ni siquiera se detecta el cáncer de ovarios hasta que ha producido metástasis. Entender cómo el cáncer cambia el sistema inmunológico nos llevará directamente a las formas de intervenir y, con suerte, nos ayudará a comenzar a cambiar las cosas", concluyó Randall.

    Además:

    La gordibuena de Sports Illustrated que conquistó al mundo con sus curvas (+18)
    Rompiendo los estereotipos: la grasa no engorda
    'Gordibuenas' de Disney: las originales versiones de una artista neoyorquina (imágenes)
    Etiquetas:
    células, cáncer, grasas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook