Décadas de historia y universitarios de todos los continentes
La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos cumple 60 años

Por Laís Oliveira
La Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos —RUDN, por sus siglas en ruso— fue fundada el 5 de febrero de 1960 con el objetivo de proporcionar enseñanza superior gratuita a jóvenes de países africanos, asiáticos y latinoamericanos de familias proletarias.
"Al abrir la Universidad de la Amistad de los Pueblos, queremos una única cosa: ayudar a otros países a capacitar profesionales altamente calificados... Que los jóvenes de estos países vengan a Moscú, estudien, comprendan la ciencia y la cultura modernas, vivan y se eduquen en respeto mutuo", afirmó el líder comunista Nikita Jrushchov en la ceremonia de inauguración de la universidad el 17 de noviembre de 1960.
En aquella ocasión, Jrushchov agregó que la Unión Soviética había decidido crear la universidad para que "los hijos de los trabajadores, quienes no tienen la posibilidad de pagar por sus estudios, puedan recibir una educación superior, una especialización, una alta calificación, para que puedan servir mejor a su pueblo, su país y ayudar en su ascenso y prosperidad".
Al año siguiente de su fundación, la universidad fue rebautizada y pasó a llevar el nombre de Patrice Lumumba, un héroe nacional congoleño, símbolo de la lucha anticolonialista de los pueblos africanos. Poco después de la caída de la Unión Soviética, sin embargo, la universidad volvió a sus orígenes y adoptó el nombre Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos. Actualmente es más conocida como RUDN.
El poder blando de la educación
© Sputnik / Alexandr Cheprunov
Más allá de ayudar a profesionalizarse a los ciudadanos de los entonces llamados "países tercermundistas", a día de hoy queda claro que la elección de África, América Latina y Asia como principal fuente de estudiantes de la universidad tenía fines estratégicos. En el mundo bipolar que se formó tras la Segunda Guerra Mundial, la Unión soviética, así como Estados Unidos, buscaba extender su esfera de influencia de manera pacífica a los continentes que, a gran medida, se mantenían neutrales en la confrontación de los dos campos ideológicos opuestos.

No es descabellado decir que, a largo plazo, el objetivo tácito de la institución era formar jóvenes líderes, quienes fomentarían los valores comunistas en sus países o quienes, al menos, promoverían una imagen positiva de la URSS en el mundo.
Pero mucho cambió desde la caída de la Unión Soviética hasta los días actuales: los ideales comunistas se pusieron a un lado, la educación dejó de ser gratuita y los rusos pasaron a ser mayoría en las salas de clase. Sin embargo, la RUDN sigue atrayendo a estudiantes de todos los rincones del globo. Aunque en menor cantidad, siguen siendo numerosos los ciudadanos extranjeros que se gradúan acá. Entre los cerca de 33.000 universitarios que estudian en la RUDN, actualmente es posible encontrar estudiantes de 157 países distintos.

No es raro hallar entre los graduados de la RUDN personas que se han convertido en parte de la élite política mundial. De esta universidad, salieron los presidentes de Guyana, Bharrat Jagdeo (1999-2011), y de Honduras, Porfirio Lobo (2010-2014), además de una multitud de profesionales que ocupa altos cargos en varios países alrededor del globo.
Invitados ilustres
© Sputnik / Mikhail Fomichev
Diversos líderes mundiales, entre ellos algunos presidentes latinoamericanos, visitaron la universidad moscovita. En la lista de las figuras célebres que estuvieron en la RUDN figura el fallecido mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, quien compartió con los universitarios unos momentos memorables en septiembre de 2009, como recuerda el venezolano Arnol Terán, al hablar con Sputnik.
"Al final de la conferencia, se tenía planeado que un grupo musical interpretara canciones venezolanas y latinoamericanas en general. Rompiendo todos los protocolos del evento, Chávez, de manera espontánea, se puso a cantar. Terminaron cantando juntos varias canciones venezolanas. Cuando terminó el evento, Chávez se hizo una foto grupal con todos los estudiantes", rememora Terán, quien había sugerido y ayudado a organizar la visita del mandatario a la universidad.
Arnol Terán
Terán, quien se graduó en Ciencias Políticas y obtuvo una maestría en Relaciones Internacionales en la RUDN, cuenta que la oportunidad de poder asistir a una conferencia con el presidente de su país mientras todavía era estudiante ha sido una de las muchas experiencias inolvidables de sus años en la universidad. Otro momento de destaque para el venezolano ha sido participar de un evento con Rafael Correa, presidente de Ecuador en aquel momento.
Amigos en todos los continentes
© Sputnik
Desde su fundación hasta la actualidad, las clases en RUDN se imparten en ruso, con raras excepciones de cursos en inglés. Romper la barrera lingüística puede ser una tarea difícil, pero con maestros con décadas de experiencia, la ayuda de los compañeros y mucho esfuerzo, la mayoría de los extranjeros logra tener el nivel necesario para ingresar a una carrera en solamente dos semestres. Pero un nuevo idioma no es lo único que ganan los universitarios que estudian aquí.
"El idioma ruso no es particularmente fácil, pero la universidad te da las herramientas para que en un año tengas un buen nivel. Además, estudiar en la RUDN me permitió entablar una verdadera amistad con personas que de otra manera no hubiese sido posible, algo mucho más valioso que aprender un idioma", compartió con Sputnik la venezolana Carola Vallejo.
Carola Vallejo
"Hoy en día y a pesar de la distancia, cuento entre mis mejores amigos a personas de México y de lugares tan distantes como Sochi, Cheboksari y Moscú. Ellos me ayudaron a mejorar mi ruso y a entender un poco más la fascinante cultura rusa. Realmente esta casa de estudio le hace honor a su nombre", agregó la periodista que cursó una maestría en la institución.
Cambiar las tierras calientes de América Latina por los fríos inviernos moscovitas puede no ser una decisión fácil para muchos estudiantes, pero es definitivamente una "experiencia inolvidable", según Milena Morante, quien estudió periodismo en la RUDN tras emigrar de Bolivia.
"En una habitación viven estudiantes de diferentes países con el objetivo de que se aprenda el idioma, algo que también enriquece el conocimiento cultural. Te das cuenta de que tu vida era una burbuja hasta que conoces a personas tan diferentes. Nunca me imaginé conservar amistades tan bonitas", sostuvo a Sputnik la graduada boliviana que decidió seguir su vida en Rusia.
Milena Morante
¿Cómo ingresar a la RUDN?
© Sputnik / Grigory Sysoev
Hoy en día, la mayoría de los ciudadanos extranjeros que estudia en la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos lo hace mediante un pago que varía de acuerdo con la carrera elegida. Para inscribirse, es necesario comunicarse directamente con la universidad, presentar los documentos necesarios y pasar los exámenes de selección.

Todavía es posible, sin embargo, estudiar de manera gratuita en la institución de dos maneras:
El programa de becas
El Gobierno de Rusia concede anualmente cerca de 15.000 becas a ciudadanos extranjeros para que reciban formación profesional en diversas instituciones de educación superior del país, siendo la RUDN una de ellas. Los que deseen participar en el proceso de selección deben inscribirse en la plataforma electrónica Future in Russia de Rossotrudnichestvo, órgano responsable de asignar las becas. Es necesario, además, pasar un concurso nacional que suele organizar cada embajada de Rusia en el país de residencia del candidato.

© Sputnik / Ruslan Krivobok
La olimpíada para extranjeros
Otra posibilidad para obtener una beca en la RUDN es participar en una olimpiada anual entre extranjeros llevada a cabo por la propia institución. La selección de alumnos se realiza en distintas épocas y se anuncia a través de la web oficial del proyecto. Se lleva a cabo a través de dos etapas: una virtual y otra presencial en el país de residencia del candidato.

© Sputnik / Grigory Sysoev