En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Cada día, otros 16 presos contraen el la enfermedad del COVID-19 en las cárceles mexicanas, que ya registran 104 muertes en los más de cuatro meses de pandemia en el país, y las precarias condiciones sanitarias podrían llevar a hacer necesaria una excarcelación masiva.

    "En la mayoría de centros penitenciarios del país se detectó que no era posible acatar la medida de 'sana distancia' derivado de la sobrepoblación y hacinamiento en algunos espacios", advierte un estudio de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH, ombudsman federal).

    En los 300 centros carcelarios y penitenciarios de México no hay insumos suficientes y tampoco se cuenta con equipo médico ni infraestructura suficiente para atender los casos de contagios y que según el más reciente recuento llegan a los 686, indica el informe.

    Una reclusa que se identificó como María Fernanda, lanzó un mensaje desde la cárcel, que fue publicado por la fundación de asistencia a presos Reinserta en sus redes sociales, como una forma de visibilizar la gravedad del problema que ha generado la pandemia en las cárceles mexicanas.

    "Acá no nos dan cubrebocas, no nos atienden y tampoco limpian para que el virus no nos alcance. Han habido muchísimos compañeros muertos y no dejan que los medios de comunicación entren", dijo en su mensaje desesperado la interna.

    La mayor concentración de contagios se encuentra en el central estado de Puebla donde se registran 195 casos confirmados y 24 muertes.

    Ante esa propagación, las autoridades han dispuesto ya la adecuación de una instalación carcelaria para trasladas allí a los contagiados.

    Amnistia sin resultados

    A mediados de abril, el Congreso legislativo aprobó una ley de amnistía para descongestionar los penales donde están encerradas más de 250.000 personas.

    Pero hasta ahora los resultados de esta medida han sido muy restringidos.

    Mientras tanto, las autoridades investigan si son responsables de delitos considerados de alguna gravedad, en un lento proceso altamente burocratizado y un sistema judicial desbordado por las altas tasas de crímenes.

    Según una estimación de organizaciones de derechos humanos, apenas unos 1.096 presos se han beneficiado de la excarcelación durante la pandemia.

    Este beneficio se debe a que los trámites exigidos hacen que sea muy engorroso solicitarlo.

    En muchos casos, las propias autoridades judiciales desconocen los alcances de estos beneficios establecidos en las leyes.

    Por ejemplo, una ley aprobada en el Congreso autorizaba la excarcelación en los casos de personas acusadas de aborto, que sigue siendo un delito en la mayoría de los 32 estados mexicanos.

    La ineficiencia es tan grande que, cuando se hizo un censo de estos casos, los responsables carcelarios encontraron que en este país no hay personas condenadas por este delito en penales federales, solo en algunos de los 32 estados.

    La aplicación de la amnistía también la impide la falta de recursos para atender a posibles beneficiarios indígenas que no hablan español.

    Según el censo estatal hay 8.743 presos de ese origen étnico, pero en pocos estados se cuentan con traductores en el sistema judicial para informarles de sus derechos.

    "Hay casos en los que hubo imprecisión y pueden existir mejoras en la amnistía", admitió el senador Emilio Alvarez Icaza, quien fue secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechpos Humanos (2012-2016).

    Insalubridad crónica

    Además de la sobrepoblación y la falta de medicamentos y equipo para atender la pandemia, la autónoma CNDH reportó que, en la mayoría de cárceles, las instalaciones son deficientes e insalubres.

    Muchas prisiones no cuentan ni con adecuado sistema de acceso de agua potable y saneamiento.

    Tampoco existen programas que permitan visibilizar a los grupos que pueden ser más vulnerables al interior de las prisiones, como las personas que sufren alguna discapacidad o enfermedades crónicas, según la citada investigación.

    Hilda Téllez, reconocida defensora de derechos humanos y responsable de temas penitenciarios en la CNDH, señaló que la pandemia "desnudó problemas que están arraigados" en el sistema carcelario mexicano.

    El hacinamiento en las prisiones, con sangrientos motines, es un escenario complejo que este país arrastrando hace muchísimos años.

    "La pandemia no agarró prevenido a nadie en el mundo, mucho menos a las cárceles", señaló Téllez en un foro para analizar el reto de la propagación del nuevo coronavirus en las prisiones.

    En México hay 255.638 personas privadas de su libertad, según las cifras del Observatorio Federal de Prisiones.

    Entre ellos hay 107.295 personas recluidas que no tienen sentencia y que se encuentran en "prisión preventiva", es decir, más de 40% que esperan sus veredictos.

    Para miles, la justicia nunca llega o llega tarde, que es igual.

    Etiquetas:
    presos, cárcel, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook