08:07 GMT +321 Octubre 2017
En directo
    Ciudad de Atlixco tras el terremoto

    Militares y policías de México se reencuentran con la sociedad tras el terremoto

    © Foto: Suboficial Eduardo García/División de Gendarmeria de la Policía Federal de México
    Reportajes
    URL corto
    Víctor Flores García
    Un devastador sismo sacude México (139)
    226520

    ATLIXCO, MÉXICO (Sputnik) — El recelo y el divorcio que la corrupción y la guerra contra el crimen han causado entre la población de México y sus fuerzas armadas y policiales ha sido superado en la emergencia del terremoto, dijeron a Sputnik tres jefes uniformados.

    "Esta es mi primera gran acción en una gran tragedia, y es gratificante el esfuerzo, es diferente a las acciones militares que realizábamos contra el crimen en Nuevo Laredo (noreste, frontera con EEUU), estas misiones no acercan a la gente, hasta nos aplauden", relató a esta agencia el cabo Sánchez, que trabaja en el rescate en el central estado de Puebla, en las faldas del volcán Popocatépetl.

    "En un momento pasamos de ser combatientes a ayudantes, eso nos alivia", dijo con un sonrisa durante una pausa en la base principal de acopio y albergue de Atlixco, ciudad colonial pintada de amarillo donde murieron 9 personas y se derrumbaron joyas arqueológicas de los siglos XVI y XVII.

    En el cuartel del I Regimiento de Caballería Motorizado, cerca del epicentro del terremoto, "sentimos como si estaban taladrando el suelo, en ese momento sonó el llamado de tropa y nos alistamos con herramientas de rescate al despliegue de auxilio a las personas atrapadas", prosiguió el testimonio.

    Ciudad de Atlixco tras el terremoto
    © Foto: Suboficial Eduardo García/División de Gendarmeria de la Policía Federal de México
    Ciudad de Atlixco tras el terremoto

    Unos 200 efectivos que estaban francos fueron llamados a la acción para sumarse a los 500 soldados motorizados, que forman parte de un pie de fuerza de un millar en la provincia industrial y turística poblana, que colinda al este de la capital.

    "Ayer teníamos ocho personas fallecidas, y una de ellas es la hija de 8 años de un compañero del regimiento, la llevamos al cuartel, pero no sobrevivió, eso fue muy triste", relató en el Centro de Convenciones y el Tecnológico de Atlixco, conocida por sus viveros de flores a las faldas del volcán.

    En la noche del 20 de septiembre terminaba la búsqueda de la novena víctima, la directora de Obras Públicas de Atlixco, Diana Canseco, quien falleció en su oficina de antiguo Convento El Carme, de la orden de los carmelitas, construido entre 1600 y 1620.

    Más aquí: "México despertó con resaca, como cuando se tiene un mal sueño"

    "Dos tiendas de abarrotes se derrumbaron completamente y parte de la historia también", lamentó el uniformado.

    Las emociones están a flor de piel por la tragedia: "el miedo es común a todo ser humano, y si tienes hijos es mayor, nunca estás preparado lo suficiente para soportarlo", dijo el militar, quien ha estado 10 años en la milicia, la década negra de la guerra contra el narco.

    "No somos extraterrestres, somos personas, y aquí he superado el mal sabor de boca que sufrimos hace cuatro años en Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde no pudimos terminar una misión y perdimos 60 compañeros", confiesa el militar de 28 años.

    Cuando fueron traídos del conflictivo norte del país al centro del país, "cambió el aire, estamos más tranquilos, aunque la gente del norte respeta más a los militares, hasta los delincuentes nos tratan de imitar, los poblanos me parecen un poco pretenciosos", confesó.

    En busca de la proximidad social

    Por su parte, el capitán López Velasco, de la coordinación estatal de la Policía Federal, señaló: "La empatía con la sociedad es una experiencia que no recuerdo antes de 1985; ha pasado mucho tiempo sin encontrarme así con la gente".

    • Albergue de Atlixco, México
      Albergue de Atlixco, México
      © Foto: Victor Flores García
    • Albergue de Atlixco, México
      Albergue de Atlixco, México
      © Foto: Victor Flores García
    • Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      © Foto: Suboficial Eduardo García/División de Gendarmeria de la Policía Federal de México
    • Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      © Foto: Suboficial Eduardo García/División de Gendarmeria de la Policía Federal de México
    • Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      © Foto: Suboficial Eduardo García/División de Gendarmeria de la Policía Federal de México
    • Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      Ciudad de Atlixco tras el terremoto
      © Foto: Suboficial Eduardo García/División de Gendarmeria de la Policía Federal de México
    1 / 6
    © Foto: Victor Flores García
    Albergue de Atlixco, México

    El militar habló con Sputnik mientras se encontraba al frente de 200 agentes que integran el grupo de seguridad regional en el operativo de apoyo a las víctimas.

    "Hemos trabajado sin descansar dos días con sus noches en lugares críticos de la tragedia, escoltando víveres en las carreteras, repartiendo despensas", contó.

    También celebró haber "encontrado gente de todos los estratos sociales ayudando".

    "Es una gran satisfacción que los mexicanos nos hermanemos otra vez", afirmó.

    Los uniformados colaboran atendiendo desde crisis nerviosas de ciudadanos hasta lentos trabajos de rescate de cuerpos y personas atrapadas.

    El agente federal, pulcramente vestido con su uniforme azul y placas distintivas, con experiencia en todo el país latinoamericano, dijo que la mejor vivencia de un oficial de policía es una sola: "que la gente no nos tenga miedo, que nos tenga confianza".

    Como pocas veces en la última década de violencia, los voluntarios ven en los uniformados a servidores públicos a su lado.

    "Nos ofrecen agua y galletitas", dijo el agente mientras llegaba una enorme olla de tamales y atol de elote caliente, comidas típicas mexicanas, para la breve pausa que la tropa se disponía a tomar.

    Pero también depositan una parte de la responsabilidad de la unidad nacional en la ciudadanía: "Una policía federal amiga necesita de la cultura de la denuncia, que casi no existe", puntualizó el capital López Velasco.

    Lea también: ¿Qué tiene la culpa de los terremotos en México?

    La emergencia por la catástrofe es analizada con sentido político y social por Eduardo García, suboficial de Gendarmería, un cuerpo de elite de la Policía Federal encargado de garantizar los ciclos productivos en los enclaves económicos estratégicos de México.

    "Desde los sismos hace 32 años, las fuerzas armadas y policiales no había convivido con el pueblo en una tragedia tan grande como esta", dijo a Sputnik el jefe de los gendarmes, enfundado en su traje de fatiga camuflado.

    Si bien es cierto que los constantes desastres naturales mantienen desplegadas las fuerzas policiales, "no hay mejor ocasión para mostrar que somos capaces de la proximidad social que esta ayuda eficiente en los desastres naturales", afirmó.

    A pesar de su entrenamiento profesional, con diplomados en ciberterrorismo, ciberbulling, y prevención integral de delito, considera que tampoco existe mejor escenario para poner en práctica los conocimientos en "mando policial e inteligencia social" que una tragedia colectiva.

    "Es invaluable poder hacer algo por la sociedad con efectos inmediatos en una emergencia tan crítica", reflexionó.

    Además: Presidente de México encabeza la conmemoración del sismo de 1985 en la capital

    Casi 4.000 efectivos de las fuerzas nacionales han sido desplegados en el centro del país, un escenario para "restablecer el dañado tejido social, y la recuperación de la confianza en las policías".

    García no elude una de las causas de la desconfianza: la corrupción.

    "Nuestras instituciones no están libres de la corrupción, pero puedo dar fe de que, en mis 10 años en esta fuerza, los tres casos descubiertos fueron dados de baja, sancionados y apartados", afirmó con énfasis.

    La cantidad de víctimas por el sismo se elevó a 251 personas, más de 1.700 heridos, y 50 personas rescatadas vivas de los derrumbes, informó el presidente Enrique Peña Nieto, quien anunció una larga etapa de reconstrucción.

    Tema:
    Un devastador sismo sacude México (139)

    Además:

    Te va a sorprender: la inesperada causa del mortal terremoto en México
    Niña de 8 años rescatada viva 33 horas después del terremoto en México
    Países latinoamericanos envían ayuda a México por el terremoto
    Así procesan los niños de México las noticias trágicas del sismo
    Etiquetas:
    víctimas, terremoto, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik