11:05 GMT +315 Diciembre 2019
En directo
    TELESCOPIO

    A 50 años de Woodstock: "Un desafío al sistema político y económico"

    Telescopio
    URL corto
    0 42
    Síguenos en

    La directora del Programa de las Américas del Centro para la Política Internacional, Laura Carlsen, opinó que a 50 años de Woodstock, y en parte "por el extremismo" del presidente estadounidense Donald Trump, se avizora el resurgir de movimientos sociales en defensa de las libertades civiles y de la igualdad de derechos.

    El Centro para la Política Internacional (CIP) tiene sede en Washington y se define como "la principal fuente de información para los activistas, académicos y ciudadanos preocupados por la política exterior de EEUU hacia América Latina y los movimientos por la justicia social dentro del hemisferio".

    Asociado a este proyecto se encuentra desde 2007 el Programa de las Américas que dirige Carlsen y tiene base en México. "Desde la elección de Trump yo pensaba que iba a ser mayor la reacción, más fuerte", dijo en diálogo con Sputnik, en el sentido de que pensaba ver una sociedad "más unida diciendo 'esto no puede pasar'". Pero reconoció sentirse "un poco decepcionada".

    Sin embargo destacó que sus "amigos y amigas que trabajan en las universidades" advierten que "hay una generación con mucho compromiso para el cambio social, algo relativamente nuevo, de los últimos años". "Ellos son optimistas de que estamos viendo la posibilidad de una nueva generación que tiene tanto el compromiso, la capacidad y la visión para cambiar la sociedad", compartió.

     

    Carlos Santana durante el concierto realizado en Woodstock de 1994, a 25 años del original
    © AFP 2019 / Bob Strong
    Carlos Santana durante el concierto realizado en Woodstock de 1994, a 25 años del original

    El comentario respondió a la consulta sobre qué ocurrió con los movimientos sociales estadounidenses que hace 50 años, con Woodstock como piedra angular, sacudieron los cimientos del sistema y plantaron la bandera de la contracultura.

    "Eran años en los que se sentía hasta los huesos una insurrección, un cuestionamiento, un movimiento", indicó Carlsen y destacó que en aquel momento nacieron corrientes de pensamiento que "siguen cambiando al mundo aunque hemos tenido altibajos y también, porque hay que decirlo, reacciones".

    Los hippies, término que engloba a los activistas por el pacifismo, el uso de drogas prohibidas, las libertades sexuales, el ambientalismo y el antirracismo, entre otras causas, "era mal visto sobre todo por los poderosos, los gobernantes y los medios que estaban haciendo un gran esfuerzo para descalificar al movimiento estudiantil de jóvenes, de contracultura, que fue un elemento muy importante de lo que fue Woodstock: un desafío al sistema político y económico".

    "La contracultura no es solo decir 'votamos en contra del sistema con la lucha política' sino que 'vamos a crear otro mundo'. A ellos con paz y amor les resultó en Woodstock", sostuvo Carlsen.

    "Fue mucho más grande de lo que se pensaba. A pesar de esto fue un concierto donde había cierto tipo de autogobierno, arreglarse para emergencias médicas, seguridad, para convivir en estas situaciones y así lo hicieron", agregó.

    La directora del Programa de las Américas del CIP consideró que las contra reacciones que desató el festival trajeron como resultado el crecimiento de movimientos conservadores que, sobre la década de 1980, lograron revertir aquel impulso y empezaron a construir un nuevo relato.

    "Después empezó la generación del 'Yo', que decía que los jóvenes tenían que trabajar para tener una posición económica y segura. Y empezaron a deshacer muchos de los logros de la época de los 60", ilustró la entrevistada. "Todo ha ido hacia atrás, como se podría decir de alguna manera hoy de EEUU", añadió.

    "Si la ideología desde la Casa Blanca es que para construir la sociedad que necesitamos hay que expulsar a los migrantes, latinos y musulmanes, o prevenir su entrada, también hay que eliminarlos. Es lo que estamos viendo ahora", ejemplificó en alusión a las matanzas recientes de migrantes protagonizadas por estadounidenses.

    Pero en este sentido se refirió nuevamente a los movimientos estudiantiles y de jóvenes que empiezan a expresarse contra la política de armas, el maltrato a los migrantes, la homofobia y el supremacismo blanco.

    Etiquetas:
    rock, música, festival, guerra de Vietnam, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik