En directo
    Qué pasa

    Las aguas se agitan revueltas en Europa

    Qué pasa
    URL corto
    Javier Benítez
    1140

    Mientras en Alemania la canciller, Angela Merkel, arranca un nuevo mandato, sumamente debilitada y desgastada por unas negociaciones que duraron seis meses para poder sujetarse al poder, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, manda una señal a Berlín sobre su disposición de hacerse con el timón de la política exterior de la Unión Europea.

    Merkel abrió su nuevo mandato que la ubicará en una posición récord en el poder: al finalizar, sumará 16 años ininterrumpidos como canciller de Alemania. Pero se apuntó en su gabinete a alguien que en Alemania es considerado 'el nuevo Goebbels'.

    El columnista de Sputnik y exdirector de Euronews, Luis Rivas, explica que "está claro que es su último mandato y pone fin a esta era Merkel, no sólo de su propia persona, sino de una forma de hacer política, pero que ha marcado los últimos años de Alemania y también de Europa, para cuestiones tanto positivas como negativas, internas y externas. Porque algunas de sus decisiones como las puertas abiertas de Alemania a la entrada masiva de inmigrantes ha supuesto una de las mayores crisis en Europa que tiene consecuencias en todas las elecciones que se celebran en todos los países europeos".

    En pleno naufragio de las negociaciones de Merkel para formar Gobierno — que en diciembre pasado dieron al traste con unos pactos con los liberales y los verdes —, su antiguo socio, el Partido Socialdemócrata (SPD), — gracias al arrepentimiento de su líder, Martin Schulz, quien se desdijo de su juramento de no volver a formar Gobierno con la canciller —, le tiró un salvavidas empapelado de peajes que Merkel hubo de pagar antes de pisar tierra firme. 

    En este sentido, y luego de que el Parlamento diera luz verde al nuevo Ejecutivo acordado entre los conservadores (CDU/CSU) y los socialdemócratas (SPD), el cuadro del gabinete quedó distribuido de la siguiente manera: la CDU controlará las de Cancillería, Economía, Defensa, Educación, Sanidad y Agricultura; los conservadores bávaros de la CSU comandarán los ministerios de Transporte, Desarrollo e Interior; en tanto que el SPD se llevó una buena tajada de poder: consiguió hacerse con las carteras Finanzas, Exteriores, Trabajo, Justicia, Medio Ambiente y Familia. 

    Este reparto muestra a las claras hasta dónde se ha debilitado la figura de Merkel. Y justamente uno de los ministerios clave en manos del SPD es el de Exteriores. Y aunque todavía es una incógnita cuál será su línea de actuación respecto a Moscú, hay quienes mencionan un par de datos que revelarían los derroteros por los que transitaría el nuevo jefe de la diplomacia alemana, Heiko Maas, quien viene de ocupar la cartera de Justicia.

    Lea más: Merkel dispuesta a pagar un precio doloroso para seguir en el poder

    Por un lado, muestra suspicacia respecto a la situación política interna de Rusia, y por otro, mientras estaba al frente del Ministerio de Justicia, impulsó una ley que impide la propaganda xenófoba en las redes sociales. Algo que fue visto por las organizaciones periodísticas de Alemania, en particular 'Reporteros sin Fronteras' que también se opuso a esta ley, por ver en ella una amenaza a la libertad de expresión y la prensa. Asimismo, según algunos activistas alemanes de los derechos humanos, esta ley sirvió como una especie de "coartada", una excusa para fortalecer la censura estatal de sitios rusos en Internet.

    Rivas señala que "Maas era más conocido en Alemania por haberse casado con una actriz, que por su labor en Justicia. Lo que le ha hecho subrayar su trabajo ha sido esa ley controvertida hasta el punto que desde algunas organizaciones (en Alemania) le consideran 'el nuevo (Joseph) Goebbels'. Puede ser exagerado, pero Heiko Maas forma parte de estos políticos europeos que consideran que toda crítica hacia el islam y hacia la entrada masiva de extranjeros, supone para ellos xenofobia e islamofobia. Y la mejor manera, desde su punto de vista, de cortar estas opiniones que deberían ser libres, es aplicar una censura".

    En medio de este frenesí, y con la excusa que tenía más a mano, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, aprovechó el río revuelto: hizo un movimiento de ajedrez del que sale bien parado y no le ocasiona pérdidas en los temas que realmente le importan a futuro: canceló su visita al Pabellón de Rusia de la Feria Internacional del Libro de París en protesta por el envenenamiento ordenado presuntamente por Moscú y en 'solidaridad' con el ya ex socio del bloque, el Reino Unido.

    "Está claro que Emmanuel Macron, después de la 'jubilación política' de Angela Merkel, y tras el Brexit, quiere tener una posibilidad de convertirse en el líder de una nueva Europa. La decisión de Macron de no visitar el Pabellón Ruso en el Salón del Libro cuando Rusia es el invitado especial, es un poco sorprendente. Porque forma parte de esta política de Macron de los gestos, de comunicación, de marcar los momentos de acaparar la atención de la prensa por un detalle", indica el analista. 

    En opinión de Rivas, la actitud de Macron respecto a cancelar su visita al Pabellón ruso "está claro que forma parte de esa diplomacia europea de mostrarse solidarios con Theresa May en estos momentos en que la UE está negociando el Brexit, y para la UE es importante que Theres May pague lo que los europeos comunitarios le exigen, y en este momento se muestra esta solidaridad aprovechando el caso de Skripal".

    En este sentido, profesor asociado de la Escuela Superior de Economía de la Universidad Nacional de Investigaciones de Rusia y analista internacional, Dmitry Ofitserov-Belsky, opina que gracias al Brexit, Francia ahora "tiene la oportunidad de convertirse en el número uno de la política exterior europea. Después de la retirada británica, el Ejército francés será el más fuerte de Europa. Además, de hecho será la única potencia nuclear en la Europa continental. Y, como económicamente Francia ha perdido en su rivalidad con Alemania, Macron intenta compensar el atraso económico como líder de Europa intensificando la actividad de la política exterior francesa. (Macron) Ve todo tipo de gestiones políticas como una herramienta para esto. No creo que la posición de Macron sea constructiva", dijo Ofitserov-Belsky.

    Además: May y Macron acuerdan responder juntos al "comportamiento agresivo de Rusia"

    Para Rivas, "hay que tener en cuenta también que de todos modos la situación creada por el caso de Serguéi Skripal pone a Emmanuel Macron en una situación difícil de su diplomacia hacia Moscú porque tiene prevista una visita del 24 al 26 de mayo a Rusia. Y en esa visita está claro que será importante también las relaciones económicas de Francia y Rusia, y es mucho más fácil boicotear el Pabellón ruso del Salón del Libro, pero sería mucho más difícil para Emmanuel Macron cancelar acuerdos económicos importantes con Moscú", concluye Luis Rivas

    Además:

    Francia y Alemania aspiran acordar para marzo de 2018 proyecto para reformar la zona euro
    Trump, Merkel y Macron muy preocupados por anuncios de Putin sobre desarrollo nuclear
    La UE se solidariza con el Reino Unido por el caso Skripal
    La UE y Londres siguen sin acordar los detalles del Brexit
    Etiquetas:
    Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), UE, Heiko Maas, Martin Schulz, Emmanuel Macron, Angela Merkel, Europa, Francia, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik