En directo

    Violencia sin control hacia periodistas en Honduras; el COVID-19 dispara el desperdicio de alimentos

    En Órbita
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    Fue sepultado el periodista hondureño Luis Almendares, mientras continúa la investigación sobre su asesinato. En tanto, en el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, conversamos con la consultora de la FAO para América Latina y el Caribe.

    El asesinato a balazos del periodista Luis Almendares revela que este oficio sigue siendo de alto riesgo en el país centroamericano. El jefe de la Dirección Policial de Investigaciones, Rommel Martínez, informó que hay "avances significativos" en el caso, aunque no brindó más detalles.

    Almendares había trabajado en varios medios de la ciudad de Comayagua (centro del país), e informaba y opinaba en su página de Facebook para sus miles de seguidores. En la última semana compartió un video de un asesinato en la calle con el título "así matan en Honduras, desde un vehículo con luces de la policía".

    El periodista además era crítico del alcalde de la ciudad, Carlos Miranda, y de otros políticos y empresarios de la zona.

    "Tenemos un mecanismo de alerta donde se tipifican diferentes agresiones. Luis tenía siete alertas desde el año 2016, físicas y también jurídicas en su contra, provenientes de miembros del municipio de Comayagua, donde residía", dijo a En Órbita la periodista Miriam Elvir, coordinadora de comunicación del Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

    En lo que va del año también fueron asesinados el periodista Germán Vallecillo y el camarógrafo Jorge Posas, compañeros en el canal 45 TV. 87 trabajadores de la comunicación fueron ejecutados en el país centroamericano desde 2001; el 90% de esos actos siguen impunes.

    En la víspera, el Colegio de Periodistas se retiró del mecanismo de protección debido a la falta de coordinación y presupuesto para implementarlo. "La mayoría de los periodistas asesinados habían recurrido a este mecanismo. Pero no sabemos cómo funciona, y en ocasiones el mismo mecanismo ha descartado las denuncias", sostuvo Elvir.

    "El detonante de los asesinatos de periodistas viene a partir de 2009, con el golpe de Estado. Antes, hacia 2001, solo se registraron siete muertes", denunció la coordinadora de comunicación del Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

    Más conciencia, más acción

    Este martes 29 se conmemoró el primer Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos.

    De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el desperdicio aumentó por la pandemia del COVID-19. Un 14% de los alimentos producidos a nivel global son desaprovechados.

    El incremento se produce porque los consumidores prefieren alimentos no perecederos en detrimento de los productos frescos, de corta caducidad.

    "Muchas veces compramos de más. Este problema, además del efecto en la seguridad alimentaria, tiene impacto ambiental, con las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el desperdicio alimentario y su efecto en el cambio climático", dijo a En Órbita Sara Granados, consultora de la FAO para América Latina y el Caribe.

    Los países de ingreso bajo y medio son los que concentran el mayor desecho. Los Estados del África Subsahariana aparecen entre los más críticos.

    Datos de la FAO previos a la pandemia mostraron que las pérdidas de frutas y vegetales en las explotaciones agrícolas de esa región ascendían al 50%. Las de cereales y legumbres, por su parte, se estimaron en un 18%, un récord mundial compartido con Asia.

    En su diálogo con En Órbita, Granados se refirió a la situación en América Latina y el Caribe.

    "Se pierde casi el 12% de los alimentos, 220 toneladas de alimentos desperdiciados al año, con un costo económico alto. Es una región donde se produce muy buen alimento, aunque con un alto porcentaje de la población con hambre. América Latina está avanzando en las acciones en estos puntos críticos donde se generan estas pérdidas", afirmó la consultora de la FAO para América Latina y el Caribe.

    Tambores de guerra

    Colombia enfrenta incertidumbres entre las amenazas de guerra de disidentes de las FARC y el pedido a un alto el fuego del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que busca negociar con el Gobierno.

    Los exlíderes guerrilleros —Iván Márquez, Jesús Santrich, Romaña y El Paisa— reaparecieron en las redes sociales y amenazaron al presidente Iván Duque. Se mostraron armados y acusaron al mandatario de ilegítimo y criminal, y de querer "incendiar al país".

    "Es una imagen de guerra. Y una reiteración de puntos de vista que se pueden discutir en política mientras no conlleven a acciones violentas. Pero hay un grupo disidente que busca recomponer un ambiente de guerra en el país", dijo Camilo Gonzalez Posso, director del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

    Estos disidentes firmaron el Acuerdo de Paz en 2016, pero hace un año retomaron las armas. Hoy acusan a Duque de ser un títere del expresidente Álvaro Uribe, detenido en prisión domiciliaria por un caso de presunta manipulación de testigos.

    En tanto, el ELN asegura estar dispuesto a negociar con el Ejecutivo y pide un alto el fuego mutuo. Sobre este tema, el entrevistado indicó que "aún no hay novedad" dado que ellos "hace décadas buscan negociar", pero el problema radica en las condiciones que plantean ambas partes.

    González Posso además opinó sobre la detención del exjefe paramilitar Rodrigo Tovar —conocido como "Jorge 40"— tras llegar deportado de EEUU, donde cumplió condena por narcotráfico.

    Estas y más noticias en En Órbita. Pueden escucharnos todos los días a las 19 horas de México, las 21 horas de Uruguay y las 0 GMT.

    Etiquetas:
    Iván Duque, Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, Colombia, desperdicio de alimentos, alimentos, asesinato, periodistas, periodismo, Centroamérica, violencia, libertad de prensa, Honduras
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook