En directo

    Trump apunta a Biden y a las elecciones mientras EEUU arde por el racismo

    En Órbita
    URL corto
    170
    Síguenos en

    Donald Trump elogió a la policía por proteger la Casa Blanca ante los manifestantes mientras presiona a los gobernadores para que repriman y crítica al virtual candidato demócrata Joe Biden. 'En Órbita' conversó con el analista internacional mexicano Dámaso Morales.

    Donald Trump agradeció a la fuerza policial por proteger la Casa Blanca ante una supuesta amenaza directa de manifestantes. El lunes 1 de junio, anunció que estaba "tomando medidas" para movilizar todos los recursos federales para responder a las protestas desatadas tras el asesinato del afroamericano George Floyd a manos del policía blanco Derek Chauvin, el 25 de mayo.

    Joe Biden, el virtual candidato presidencial demócrata en las elecciones de noviembre, dijo que el presidente republicano "está usando al Ejército contra los estadounidenses". Según Biden, el mandatario está "más preocupado por ser reelecto" que por el estallido social provocado por un asesinato racista.

    En Órbita conversó con el analista internacional mexicano Dámaso Morales, quien se refirió a cómo Trump ha responsabilizado de parte de la violencia a su rival político Biden.

    "Trump acusa a Biden de pagar las fianzas de los presos de la 'izquierda radical'. Es todo una estrategia [de Trump], tanto cuando dijo que nombraría a Antifa como grupo terrorista como esta acusación a Biden", dijo el experto entrevistado.

    Para el experto, al llamarse como "el presidente de la ley y el orden", Trump busca demostrar poder de cara a las elecciones de noviembre, en un claro mensaje a los sectores más conservadores.

    "Es un discurso netamente conservador. Las protestas para él ya no tienen ningún sentido salvo que sean actos vandálicos realizados por grupos anárquicos o de izquierda radical", apuntó Morales.

    Regreso a las clases en Uruguay

    Este 1 de junio reabrieron escuelas primarias de todo el país a excepción de la capital Montevideo y de Rivera, departamento fronterizo con Brasil que en los últimos días registró un pico de casos positivos. También volvieron a la presencialidad alumnos de último año de educación secundaria y técnica.

    Si bien las autoridades calificaron de "muy buena" la vuelta a la actividad presencial en la educación —a casi dos meses de suspenderse por la pandemia del coronavirus—, trabajadores de la educación refutaron estos comentarios.

    "Con mucho esfuerzo los directores y las comunidades han puesto a punto lo que las autoridades sanitarias exigen, como una limpieza profunda de los locales. Pero no sin dificultades, ya que el material que llega desde la Administración a los centros es sumamente insuficiente", dijo a En Órbita Elbia Pereira, secretaria general de la Federación Uruguaya de Magisterio y Trabajadores de la Educación Primaria.

    El tiempo máximo de clase es de cuatro horas y cada centro recibirá una partida de insumos de higiene y una suma equivalente a 44 dólares para reforzar la compra de esos elementos.

    Pereira enumeró algunos productos que fueron facilitados, como "tapabocas, elementos de alcohol en gel, pastillas de jabón en barra", pero resaltó que "el resto queda a expensas de las buenas voluntades de las comunidades".

    A la situación se suma la escasez de auxiliares de servicio en muchos de los centros. Los docentes deben trabajar además con los alumnos que eligen continuar en sus casas.

    En su diálogo con En Órbita Pereira se refirió a que tras el anuncio del Ejecutivo en mayo del regreso a las clases presenciales para junio "hubo idas y venidas que generan incertidumbre".

    El 15 de junio retomará la presencialidad la educación inicial, escuelas primarias y secundarias en todo el país, junto con los últimos años de bachillerato y educación técnica en Montevideo y el área metropolitana. El 29 de junio se completará el reintegro con liceos y escuelas técnicas de la capital y área metropolitana.

    Europa y América Latina ante el coronavirus

    Francia comenzó su segunda fase del desconfinamiento. Desde este martes 2 de junio casi todas las regiones pasaron a ser zona verde salvo la de Isla de Francia, incluida París, nombrada zona naranja donde bares y restaurantes reabrieron con algunas restricciones. Aquí los establecimientos solo pueden servir a los clientes en las terrazas exteriores.

    Los franceses ya pueden viajar a cualquier punto del país sin justificación. "¡La reapertura de los cafés, hoteles y restaurantes marcan el regreso de los días felices!", escribió el presidente Emmanuel Macron en Twitter. El 22 de junio se espera el comienzo de la fase 3, que supone el regreso de los cines, entre otras actividades.

    El ambiente festivo francés contrasta con la situación en América Latina, donde la pandemia amenaza con saturar los sistemas de salud.

    La Organización Mundial de la Salud advirtió que la región se convirtió en la "zona roja" de transmisión del coronavirus. Cuatro de los 10 países con mayor número de infecciones diarias son latinoamericanos: Brasil, Perú, Chile y México.

    Brasil es el foco regional con más de 526.500 casos, segundo país en número de contagios detrás de Estados Unidos.

    Etiquetas:
    coronavirus en Europa, Francia, Brasil, manifestaciones de protesta, Joe Biden, Donald Trump, EEUU, pandemia de coronavirus, COVID-19
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook