Widgets Magazine
En directo
    Un soldado de EEUU

    La Tercera Estrategia de Compensación: ¿cómo librará EEUU las guerras del futuro?

    © AP Photo / Yonhap/ Jin Sung-chul
    Prensa
    URL corto
    Gazeta.ru
    121

    El ejército de EEUU quiere acercarse al sector de innovaciones civiles y, para ello, algunos expertos militares ya trabajan en Silicon Valley, escriben los periodistas rusos Mijaíl Jodareyónok e Ignat Kalinin, en un artículo para el portal Gazeta.ru.

    La idea de desarrollar la Tercera Estrategia de Compensación fue divulgada por el secretario de Defensa, Chuck Hagel, en noviembre de 2014, y fue la reacción de las autoridades estadounidenses a los eventos ocurridos en Crimea. No obstante, el mismo término: Estrategia de Compensación, ya apareció durante la Guerra Fría.

    La esencia de la Estrategia de Compensación implica el paso de una mentalidad basada en la competición directa con el enemigo al desarrollo de las potencialidades militares que supongan una verdadera ventaja sobre el enemigo.

    La implementación de la Primera Estrategia de Compensación arrancó durante el Gobierno del 34 presidente de EEUU, Dwight David Eisenhower, y se tradujo en el desarrollo de la triada nuclear. La Segunda Estrategia de Compensación fue ideada tras la guerra de Vietnam y perseguía el objetivo de alcanzar la supremacía sobre los enemigos del país norteamericano. 

    Lea más: Estos son los cinco epicentros de una 'posible' Tercera Guerra Mundial

    "Gracias a su realización, las Fuerzas Armadas de EEUU ahora son tal y como son: disponen de armas de alta precisión, sistemas de alerta temprana y control aerotransportado AWACS y sistemas GPS", escriben los periodistas.

    Es posible que los autores de la Tercera Estrategia de Compensación trabajen para desarrollar vehículos aéreos no tripulados y aparatos submarinos, escriben los autores del artículo.

    Durante mucho tiempo, la supremacía tecnológica de EEUU ha sido la base de su dominio militar mundial. Sin embargo, este liderazgo ha llegado a tambalearse en los últimos años, dado que los competidores geopolíticos de EEUU encontraron diferentes maneras de contrarrestar las ventajas de las armas convencionales desarrolladas por EEUU, opinan en el Pentágono.

    Lea también: ¿Un billón de dólares para la 'última guerra'? EEUU moderniza su triada nuclear

    Varios expertos estadounidenses —que se reunieron en 2016 en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales— opinan que el principal problema de la Tercera Estrategia de Compensación es definir qué ventajas y habilidades de los enemigos del país deben contrarrestarse.

    "El Pentágono no podrá adquirir nuevas tecnologías a menos que adapte sus unidades de manera que puedan cooperar con el sector privado dentro de EEUU y en el extranjero", escriben. 

    Bombardero B-1 Lancer de EEUU
    © REUTERS / U.S. Air Force/Airman 1st Class Gerald Willis

    El vicesecretario de Defensa de EEUU, Robert Work, considera que la Tercera Estrategia de Compensación debería concentrarse en el desarrollo de cinco direcciones clave: la inteligencia artificial, la interacción entre los humanos y las máquinas durante la toma de decisiones, los vehículos aéreos no tripulados, las armas autónomas y los proyectiles de alta velocidad.

    El despliegue de esta estrategia en 30 o 40 años implicará la completa robotización de las acciones de combate, opinan los periodistas rusos.

    Por su parte, el exsecretario de Defensa, Ashton Carter, declaró que la meta de la Tercera Estrategia de Compensación consiste en realizar inversiones en innovaciones y ver cuáles de ellas darán sus frutos. 

    Este enfoque requiere que el Pentágono haga dos cosas que siempre se ha negado a hacer: en primer lugar, que acepte el riesgo de un fracaso —inherente a cualquiera inversión— y, en segundo lugar, que sea capaz de reconocer este fracaso inmediatamente. 

    ¿Tiene Rusia algo que contraponer a los planes de EEUU?

    Los periodistas mencionan en su artículo el hecho de que las decisiones tomadas en 1975 durante la implementación de la Segunda Estrategia condujeron a la supremacía total de los estadounidenses en Irak en 1992 y en 2003. 

    En este caso, Jodareyónok y Kalinin se preguntan: ¿qué resultados podría tener la implementación de la Tercera Estrategia de Compensación y qué podría contraponer a ello Rusia?

    En su opinión, Rusia dispone de un gran potencial tecnológico para contener a cualquier agresor en las próximas décadas. El desarrollo adecuado de todas las tecnologías requiere de un sistema de mando de innovaciones parecido al que el Pentágono está ahora tratando de construir.

    Le podría interesar: Los principales riesgos geopolíticos del mundo actual

    Si se tiene en cuenta la eficacia de las Fuerzas Armadas de Rusia en Siria, los periodistas rusos consideran que precisamente es el Ejército ruso quien tiene que convertirse en el epicentro de una nueva industrialización basada en las nuevas tecnologías. 

    Por su parte, el general coronel Anatoli Sitnov, exfuncionario del Ministerio de Defensa de Rusia, opina que son precisamente los usuarios de las armas rusas quienes tienen que marcar hacia dónde debe dirigirse la industria armamentística y cuál es el resultado final de las inversiones realizadas. 

    Además:

    ¿Dónde está la línea roja de EEUU en su 'ofensiva' contra Corea del Norte?
    La confrontación entre EEUU y China amenaza al mundo con un 'tsunami económico global'
    Chomsky: Donald Trump nos acerca al Juicio Final
    Etiquetas:
    estrategia, desarrollo, drones, armas, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik