14:03 GMT +323 Septiembre 2017
En directo
    Casa Blanca en Washington

    ¿Está EEUU detrás de los 'quebraderos de cabeza' de China con respecto a Pyongyang?

    © REUTERS/ Yuri Gripas
    Prensa
    URL corto
    Expert
    3154491

    Actualmente, Pekín está afrontando dos enormes desafíos relacionados con Corea del Norte que podrían formar parte de una estrategia de EEUU dirigida contra China, opinan los autores del artículo del medio ruso Expert, Piotr Skorobogati y Alexéi Jazbiev.

    De acuerdo con los periodistas, actualmente las autoridades chinas están obligadas a mantener el equilibrio entre dos enormes desafíos. 

    Por un lado, Pekín trata de frenar el desarrollo del programa nuclear de su vecino, Corea del Norte, e insertarlo en su esfera económica y, por otro, se abstiene de apretar los tornillos a Pyongyang para preservar el régimen norcoreano y utilizarlo como un contrapoder de EEUU.

    Washington, por su parte, se está aprovechando de esta posición híbrida de China para incrementar su presencia militar cerca de las fronteras del gigante asiático.  

    Recientemente, los estadounidenses anunciaron un plan para introducir un embargo total a los suministros de combustible a Corea del Norte. 

    El investigador del Instituto del Lejano Oriente de la Academia de Ciencias de Rusia, Konstantín Asmólov, opina que este plan es similar al escenario que ya trazó el expresidente estadounidense Franklin Roosevelt con Japón en el siglo XX.

    Según el experto, en aquel entonces, Washington arrinconó a Tokio tras introducir un embargo, hasta el punto de que a las autoridades niponas no les quedó otra opción que atacar la base naval de EEUU en Pearl Harbor.  

    En caso de que las autoridades norcoreanas muerdan el anzuelo, la respuesta de Washington no tardaría en llegar. Así, el país norteamericano cruzaría la línea roja trazada por China, y Pekín automáticamente se vería involucrado en el conflicto, prosigue Asmólov.

    Según el experto, actualmente Washington podría estar tratando de desarrollar precisamente este mismo escenario en la península de Corea. Si se toma en cuenta la retórica antichina de Donald Trump, esta suposición parece aún más verosímil.

    Desde su elección como presidente, Trump nunca ha ocultado su deseo de acabar con la expansión comercial de China. De hecho, la crisis en la península de Corea comenzó un mes después de la investidura del presidente estadounidense. 

    Como resultado de estas tensiones, en la península de Corea han aparecido nuevos misiles —cerca de la frontera china—, mientras que EEUU empezó a suministrar armas a sus aliados en la región y sus buques militares comenzaron a patrullar regularmente por el mar de China Meridional. 

    Al mismo tiempo, en China se publicaron varios informes que hablaban de los intentos de varias organizaciones benéficas de EEUU por establecer lazos con los separatistas tibetanos.

    Por si fuera poco, recuerdan los autores del artículo, varios conflictos se han producido en la región: soldados indios estuvieron a punto de desencadenar una guerra en la zona de Doklam, budistas y musulmanes protagonizaron una carnicería en Birmania y terroristas de Daesh —grupo proscrito en Rusia y muchos países— atacaron Filipinas. 

    Lea más: EEUU pierde el estatus de superpotencia

    Además:

    Seúl saca sus músculos balísticos ante Pyongyang y sale mal parado
    El presidente surcoreano amenaza a Corea del Norte con la destrucción total
    Corea del Norte difunde fotos y vídeos de su último lanzamiento
    EEUU: Corea del Norte es una amenaza mundial y requiere una respuesta global
    Etiquetas:
    crisis, política, Corea del Norte, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik