21:02 GMT +324 Septiembre 2018
En directo
    Informe técnico de la catástrofe del MH17

    Informe filtrado revela las mentiras sistemáticas de Bellingcat sobre el derribo del MH17

    © REUTERS / Michael Kooren
    Prensa
    URL corto
    Novaya Gazeta
    Investigación de la catástrofe del MH17 en Ucrania (199)
    1280

    A finales de este mes, se publicará la segunda parte de la investigación internacional encabezada por Holanda que pretende esclarecer las causas del derribo del avión de Malaysia Airlines MH17 en el este de Ucrania el 17 de junio de 2014.

    Anteriormente, el colectivo periodístico Bellingcat realizó su propia investigación —que más tarde fue entregada a la Fiscalía holandesa— en la que culpaba a Rusia por la catástrofe. Sin embargo, un informe publicado por la revista rusa Novaya Gazeta desmiente las informaciones publicadas por Bellingcat.

    Ambas investigaciones —la encabezada por Holanda y la del colectivo de periodistas— indican que el avión fue derribado por un misil del sistema antiaéreo Buk-M1, construido por el consorcio ruso Almaz-Antey, que tras la catástrofe también realizó sus propias investigaciones sobre el derribo y cuyas conclusiones fueron usadas y criticadas más tarde por Bellingcat. Sin embargo, el informe —de 31 páginas— recientemente publicado por la revista Novaya Gazeta desmiente la teoría de Bellingcat. Su autor, Mijaíl Malyshevski, es colaborador del consorcio ruso.

    Las conclusiones de Malyshevski podrían servir de base para la respuesta de Rusia a la inminente publicación de la segunda parte del informe del Consejo de Seguridad de Holanda, que probablemente precisará desde qué punto se realizó el lanzamiento del misil que acabó derribando el avión malasio.

    Estas son las conclusiones del especialista que evidencian los errores, fallos y mentiras del informe publicado por el grupo Bellingcat.

    El tipo de misil

    Después de la tragedia, los medios de comunicación occidentales informaron de que el avión había sido derribado por un misil Buk, más exactamente por "el nuevo misil ruso" 9M317, que posee de forma exclusiva el Ejército ruso, para lo que se aportó como prueba los materiales encontrados en la zona de la tragedia.

    Entre los restos del avión se hallaron esquirlas con un perfil doble T —un tipo de estructura metálica—, que supuestamente pertenecían a los misiles rusos. Sin embargo, explica el experto, los misiles 9M317 no cuentan con esta clase de construcciones, y usan perfiles en forma de paralelepípedos —poliedros de seis caras—.

    Por otro lado, los impactos sufridos por el avión MH17 tienen un tamaño de entre 13 y 14 milímetros, mientras que los elementos explosivos que contiene el misil 9M317 tienen un calibre mucho menor, algo que demostraría que este proyectil no pudo haber causado esta clase de agujeros en el fuselaje de la aeronave.

    "La manipulación de la opinión pública es evidente", asegura el experto, que explica que, culpando a los misiles rusos, se fijaba en la opinión pública mundial la culpabilidad rusa en la tragedia.

    Además, agrega Malyshevski, la versión de que la catástrofe fue causada por un misil de la serie 9М38 —los antecesores de los 9М38M1— "fue intencionalmente ignorada", aunque esta sería la versión que finalmente acabaría adoptando el informe del Consejo de Seguridad de Holanda.

    Las pruebas realizadas por Almaz-Antey

    El consorcio ruso Almaz-Antey fue llamado desde el principio a participar de la investigación que llevaba a cabo la comisión internacional creada para esclarecer las causas del siniestro. En el marco de los trabajos de investigación, la empresa realizó dos experimentos.

    El primero permitió refutar la hipótesis, promovida por la investigación internacional, de que un misil de la serie 9М38M1 con una ojiva 9N314M1 —la única con perfiles doble T— fue usado para derribar el avión malasio.  

    La segunda prueba confirmó la teoría de que para el derribo se empleó un misil 9M38 con una ojiva 9N314 —sin perfiles doble T— y más concretamente una modificación con una ojiva especial.

    Los resultados de la investigación de Almaz-Antey, desafortunadamente, fueron usados parcialmente y de forma errónea por Bellingcat para extraer sus propias conclusiones, "sacando las fotos de su contexto" y sin explicar qué perseguía el consorcio con la realización de las dos pruebas, según explica el experto.

    El lugar de lanzamiento del misil

    El consorcio también refutó la versión del Consejo de Seguridad de Holanda sobre la trayectoria del misil que derribó el vuelo MH17.

    "Bellingcat sacó estas imágenes [mostradas durante una presentación oficial hecha por Almaz-Antey] para afirmar que, supuestamente, el consorcio había confirmado la misma trayectoria, corroborando así la versión de la investigación internacional". En realidad, las conclusiones de Almaz-Antey eran contrarias a las del Consejo de Seguridad de Holanda, ya que la segunda prueba confirmó que el lanzamiento del misil fue realizado desde la zona de Zaróschenskoe, en Ucrania, que en el momento de la catástrofe estaba bajo el control de las Fuerzas Armadas del país y no de los milicianos del Donbás que, de acuerdo con la versión de Occidente y como pretende demostrar Bellingcat, colaboran con Rusia.

    Conclusiones

    De esta manera, las supuestas contradicciones que contiene el informe de Almaz-Antey de las que habla Bellingcat y que, probablemente, aparecerán en el nuevo informe del Consejo de Seguridad de Holanda, fueron refutadas por Malyshevski.

    "Bellingcat usa fotografías e información sacadas de contexto, intencionalmente confunde a los lectores internacionales, quienes en su gran mayoría no tienen conocimientos técnicos especiales", concluye el autor.

    Los errores cometidos por Bellingcat también fueron denunciados por otros expertos. Por ejemplo, el colectivo periodístico afirma que el lugar desde el que se produjo el lanzamiento del misil estaba en la zona controlada por los milicianos del Donbás, los cuales, según la versión de Occidente, coordinan sus acciones con Rusia, algo que ha sido desmentido por el Kremlin en repetidas ocasiones.

    Además, también se afirma que el lugar del lanzamiento fue detectado por el sistema SBIRS —Sistema Infrarrojo Instalado en el Espacio, de EEUU—. Pero los expertos subrayan que los sistemas espaciales de este tipo sirven para detectar que se ha producido el lanzamiento de un misil solo cuando la duración del vuelo del proyectil supera los 20 segundos.

    Asimismo, para determinar cuál es la trayectoria de un misil se precisan más de 50 segundos. Sin embargo, el vuelo de un Buk es inferior a este tiempo. Además, Bellingcat precisó con un margen de error de entre 3 y 4 kilómetros el lugar desde el que fue lanzado el proyectil que acabaría derribando el avión, aunque este estrecho margen de error está fuera del alcance de la precisión de los sistemas espaciales de EEUU.

    Por último, el hecho de que ninguna de las características técnicas del proceso de detección del misil —como el tiempo en el que fue detectado o la altura y las condiciones de observación, entre otros—aparezca en las conclusiones de Bellingcat hace que los expertos califiquen la información de engañosa.

    El 17 de julio de 2014 un Boeing 777 de la compañía Malaysia Airlines con 298 personas a bordo, que volaba de Ámsterdam a Kuala Lumpur, fue derribado en la provincia de Donetsk, en el este de Ucrania, donde el Ejército gubernamental libraba combates contra las milicias.

    Kiev responsabilizó de la catástrofe a las milicias de la autoproclamada República Popular de Donetsk. El 13 de octubre de 2015, el Consejo de Seguridad de Holanda, país que encabezó la investigación internacional sobre el derribo del avión, presentó su informe final al respecto. El documento indica que el siniestro fue causado por la explosión de una ojiva 9N314M, instalada en un misil de la serie 9М38 del sistema antiaéreo Buk-M1.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Investigación de la catástrofe del MH17 en Ucrania (199)

    Además:

    Dos años después del derribo del MH17: preguntas sin resolver
    Expertos imitan explosión del MH17
    "Hay fuerzas detrás de la demanda contra Rusia por el MH17"
    Etiquetas:
    MH17, Buk (sistema de misiles), siniestro del Boeing MH17, Bellingcat, Almaz-Antey, Países Bajos, Rusia