En directo
    Política
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    PEKÍN (Sputnik) — Son falsas las declaraciones del asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, de que China exportó pruebas, para detectar el coronavirus, de baja calidad a EEUU, afirmó el portavoz del Ministerio de Exteriores chino Geng Shuang.

    "Navarro solo dice mentiras, es una persona carente de sinceridad, incluso en su libro cita a un experto y luego confesó que lo había inventado. Ahora también sus mentiras e ideas locas son una pura falsedad", dijo en una rueda de prensa.

    El 27 de abril Navarro dijo a la cadena Fox & Friends que China exportó a EEUU test "falsos" y "de baja calidad".

    Además, declaró que las autoridades chinas "podrían haberlo contenido [al coronavirus] en Wuhan", y acusó a Pekín de "sacar provecho" de la pandemia ahora.

    Revés de EEUU en la lucha contra COVID-19

    EEUU, al acusar a China, quiere quitarse encima la responsabilidad por los infructuosos intentos de controlar la epidemia de coronavirus en su territorio, declaró Shuang.

    "Vuevlo a recalcar que los politiqueros estadounidenses están despreciando los hechos y dicen mentiras con el fin de quitarse encima la responsabilidad por el revés sufrido en la lucha contra la epidemia", dijo.

    También señaló que lo intentos de echar la culpa a China no pueden denigrar los colosales esfuerzos que desarrolló el pueblo chino para salir victorioso en la lucha contra la epidemia.

    EEUU ha confirmado hasta la fecha más de 950.000 casos de infección con coronavirus y más de 55.000 personas fallecieron en el país.

    El presidente de EEUU, Donald Trump, anunció que Washington estudia diversas variantes de exigir responsabilidad a China por no haber podido contener la propagación del coronavirus, agregando que puede tratarse de un dineral.

    También dijo que la parte estadounidense intenta averiguar si el coronavirus de nuevo tipo surgió en un laboratorio de la ciudad china de Wuhan.

    El vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmiitri Medvédev, preguntado al respecto por Sputnik, dijo que es poco probable que se pueda detectar la procedencia de coronavirus, puesto que los virus son los más antiguos agentes biológicos de la Tierra.

    Al mismo tiempo la canciller de Australia, Marise Payne, insistió en la necesidad de investigar las causas del brote de coronavirus; el ministro para la Cooperación y Desarrollo Económico de Alemania, Gerd Müller, instó a Pekín a mostrar transparencia en materia de averiguación del surgimiento del virus y el senador estadounidense Ron Johnson comunicó que el comité de seguridad nacional que él preside acometerá una investigación de gran escala sobre las causas del surgimiento y propagación del coronavirus y del papel que desempeñaron en eso China y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    Las autoridades chinas han negado reiteradamente el origen artificial del virus y han resaltado que no existe prueba científica alguna de que el coronavirus de nuevo tipo haya escapado de un laboratorio.

    La OMS declaró en numerosas ocasiones que todas las investigaciones realizadas hasta el momento apuntan al origen natural del virus.

    Muchos expertos renombrados comparten tal opinión; un grupo de profesionales médicos de nueve países publicó en febrero una declaración que condenaba los rumores de que la nueva cepa de coronavirus detectada en China tenga origen artificial..

    El ministro de Salud ruso, Mijaíl Murashko, se mostró partidario de la hipótesis oficial sobre el origen del SARS-CoV-2, según la cual este tipo de coronavirus es resultado de una mutación natural.

    A finales de diciembre pasado China informó de la detección de un nuevo tipo de coronavirus en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei. El nuevo virus fue denominado SARS-CoV-2, y la enfermedad que provoca, COVID-19.

    El nuevo coronavirus se extendió a otros países, y el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó como pandemia la enfermedad COVID-19.

    A lo largo del mundo se han detectado más de tres millones de casos de infección por el nuevo patógeno, incluidas más de 211.000 defunciones y más de 896.000 recuperaciones, según los cálculos de la Universidad estadounidense Johns Hopkins.

    Etiquetas:
    tests, coronavirus, EEUU, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook