10:14 GMT +314 Diciembre 2019
En directo
    Bundestag, parlamento de Alemania

    Alemania declara personas no gratas a dos diplomáticos rusos

    © CC BY-SA 2.0 / Fred PO / Berlin Bundestag
    Política
    URL corto
    71263
    Síguenos en

    BERLÍN (Sputnik) — El Ministerio de Exteriores de Alemania declaró personas no gratas a dos funcionarios de la Embajada rusa en Berlín.

    "El Ministerio Federal de Asuntos exteriores hoy [4 de diciembre] ha declarado personas no gratas a dos empleados de la Embajada rusa en Berlín, de acuerdo con el artículo 9 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961", dice el comunicado.

    La nota indica que la decisión fue tomada en respuesta a que "las autoridades rusas, pese a numerosos llamamientos enérgicos de alto nivel, no participaron lo suficiente en la investigación del asesinato de Tornike K. en [el barrio de] Tiergarten de Berlín".

    "El Gobierno federal opina que una cooperación pronta y seria de las autoridades rusas sigue siendo pertinente, tomando en cuenta que hoy el fiscal general asumió la investigación de este caso y que existen suficientes pruebas de que el asesinato fue perpetrado por encargo de organismos públicos de la Federación de Rusia o los de la República de Chechenia", subraya el texto.

    El Ministerio de Exteriores alemán señaló que Berlín "se reserva el derecho a tomar nuevas medidas en este caso".

    Según informó el periódico Der Spiegel, "Alemania expulsó a dos funcionarios de la Embajada rusa (...) en relación con el asesinato del ciudadano georgiano en Berlín" en agosto pasado.

    Reinhard Bütikofer, diputado del Parlamento Europeo, declaró que Berlín procuró actuar con "mucho cuidado" a la hora de declarar personas no gratas a dos funcionarios de la Embajada de Rusia.

    "El Gobierno federal puso grandes esfuerzos para actuar con mucho cuidado y sensatez en ese caso. La información recibida no podía ignorarse y respaldo plenamente la decisión del Gobierno federal", dijo Bütikofer a la prensa.

    Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel declaró en una conferencia de prensa en Londres, que la situación con la expulsión de diplomáticos rusos de Alemania no afectará la cumbre del cuarteto de Normandía en París.

    "No creo que la cumbre del cuarteto de Normandía resulte afectada, se trata de Ucrania y de la cuestión de cómo podemos avanzar en el proceso de Minsk, pero para las relaciones bilaterales, por supuesto, es un problema que no hayamos recibido asistencia activa de Rusia en la investigación de este caso", dijo Merkel, cuyo discurso fue transmitido por la cadena N24.

    Al mismo tiempo, Merkel no excluyó que la cuestión de la expulsión de dos diplomáticos rusos pueda plantearse durante las negociaciones con el presidente ruso, Vladímir Putin, en París la próxima semana.

    "Nos reuniremos con el presidente ruso la semana que viene", dijo la canciller.

    El próximo encuentro de alto nivel en el formato de Normandía se celebrará el 9 de diciembre en París, en el Palacio del Elíseo.

    A su vez, el diputado Robby Schlund, jefe del grupo germano-ruso en el Bundestag, aseguró que la expulsión no es más que una farsa.

    "Una nota verbal enviada al embajador ruso y la expulsión de los diplomáticos son una farsa en sí, porque en un principio no hay ninguna prueba verídica de que ciertos ciudadanos rusos estén involucrados en el asesinato", dijo el representante del partido Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán).

    Según el parlamentario, el ciudadano georgiano de origen checheno que fue asesinado "fue reconocido en Alemania como un islamista peligroso" y pudo estar implicado en el crimen organizado, lo que da cabida a "otro enfoque de la investigación".

    Schlund resaltó que, mientras dure la investigación del caso, no se debe recurrir a "la condena política predispuesta", sobre todo en la situación actual, cuando las relaciones entre Moscú y Berlín "resultan muy quebradizas" y se acerca la fecha de la cumbre en el formato de Normandía.

    Para el diputado, la acción emprendida contra los diplomáticos rusos no beneficia en nada la imagen de la política exterior germana.

    "El momento de la expulsión de los diplomáticos rusos revela la existencia de una politización, la cual ciertos círculos, no interesados por el momento ​​en resolver el conflicto en Ucrania, en Alemania y en todo el mundo, pueden utilizar para crear un 'estado de ánimo' la víspera de la cumbre", subrayó.

    Investigación

    La investigación presentó suficientes pruebas de que Rusia o su república de Chechenia están detrás del asesinato, informó la Fiscalía General alemana en un comunicado a disposición de Sputnik.

    "Hay suficientes pruebas de que Tornike K. fue asesinado por orden de los órganos estatales de la Federación de Rusia o de la república rusa de Chechenia", dijo el organismo.

    La Fiscalía General comunicó que recibió este 4 de diciembre los materiales de investigación.

    Según el ente, hay "un trasfondo político" por el cual se revisaron los resultados de investigación previas.

    Respuesta de Rusia

    A su vez, el Ministerio de Exteriores ruso comunicó a Sputnik que Rusia se verá obligada a responder a la expulsión de dos empleados de la Embajada rusa en Alemania.

    "Nos vemos obligados a implementar un conjunto de medidas de respuesta", señaló la Cancillería rusa.

    Además, el Ministerio tildó de un "acto hostil e infundado" la expulsión de los diplomáticos rusos.

    Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, señaló que la información de las autoridades alemanas sobre presunta implicación de Rusia en el asesinato de un ciudadano georgiano en Berlín no ensombrecerá la reunión entre el presidente ruso Vladímir Putin y la canciller alemana Angela Merkel el 9 de diciembre en París.

    "No, no lo creo. No hay sospechas serias y no puede haber. ¿Qué relación tiene esto con las autoridades rusas? Estas son conjeturas absolutamente infundadas. Los medios alemanes exacerban el tema de alguna manera, pero no significa que las cosas de veras sean así", dijo Peskov al respecto.

    El embajador de Rusia en Alemania, Serguéi Necháev, señaló que no existen pruebas de la implicación de estructuras estatales rusas en este asesinato.

    "No hubo ni hay prueba alguna de la implicación de las estructuras estatales rusas en este suceso", dijo Necháev.

    Asimismo apuntó que se trata de una politización del crimen y un intento de anticipar los resultados de la investigación, que todavía está en curso.

    Necháev agregó que la Embajada rusa "está profundamente decepcionada" por la decisión de Alemania de declarar personas no gratas a dos funcionarios de la misión diplomática en Berlín

    En particular subrayó que la parte rusa considera como "un paso sin fundamento e inamistoso" la decisión de la parte alemana de expulsar a los diplomáticos rusos del país.

    "Las acciones mencionadas afectarán de manera negativa las relaciones ruso-alemanas y, por supuesto, no se quedarán sin respuesta adecuada", concluyó.

    Contexto

    A finales de agosto, la Policía alemana detuvo a un ruso de 49 años, sospechoso de matar a tiros a un nacional de Georgia aquel mismo mes en Berlín.

    Según medios alemanes, la investigación prioriza la versión de que fuera un asesinato por encargo de la inteligencia de un Estado.

    El diario Spiegel difundió que el sospechoso podría ser un empleado de los servicios especiales rusos, pues el nombre del presunto asesino no figura en las bases de datos rusos, y el número de su pasaporte es similar a los de oficiales de inteligencia militar rusa.

    En una investigación periodística conjunta, Der Spiegel, The Insider y Bellingcat compartieron algunos datos sobre la víctima. Zelimkhan Khangoshvili era ciudadano georgiano de etnia chechena y entre 1999 y 2001 tomó parte en la segunda guerra de Chechenia en las filas de los rebeldes. Citando al dirigente de la diáspora chechena en Estambul, Khangoshvili era una figura "seria" en la insurgencia guerrillera en Chechenia, donde luchó al lado de Aslan Maskhadov, el tercer presidente de la República chechena de Ichkeria —territorio no reconocido y disuelto en 2005—.

    Después de la guerra, a mediados de los años 2000 Khangoshvili volvió a Georgia, donde llevaba un negocio. En 2002 fue declarado en busca y captura en Rusia por terrorismo. En 2008 reclutó a combatientes para el conflicto militar con Rusia, pero no participó en las hostilidades. Siete años más tarde, en 2015, el excombatiente sobrevivió a un atentado en la capital georgiana, Tbilisi. Razón por la cual al año siguiente se mudó a Alemania atravesando Ucrania en busca de asilo. 

    Según señala el periodico Tagesspiegel, las fuerzas de seguridad locales de Alemania mantenían al ciudadano georgiano bajo vigilancia puesto que consideraban que "representaba un peligro para la seguridad pública". Sin embargo, por razones desconocidas en 2018 se le retiró la vigilancia. Al mismo tiempo, varios informes indican que Khangoshvili residía en Berlín bajo una identidad falsa y que acudía a las oraciones en la mezquita local cada viernes. 

    Al día siguiente del asesinato la Policía detuvo al presunto asesino, a quien identificaron como Vadim Sokolov, ciudadano ruso de 49 años. Sin embargo, la investigación periodística conjunta indica que el asesino de Khangoshvili es el ruso Vadim Krásikov, de 54 años, quien hasta 2015 estaba en busca y captura en Rusia sospechoso de haber asesinado a tiros a un empresario en Moscú, también desde una bicicleta.

    Mientras la información de los periodistas apunta a que el asesino tiene vínculos con las autoridades rusas, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, asegura que se trata de "hipótesis infundadas".

    Etiquetas:
    expulsión, diplomáticos, Rusia, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik