En directo
    Política
    URL corto
    3130
    Síguenos en

    SAN PETERSBURGO, RUSIA (Sputnik) — China se va a meter en América Latina sin importarle que sea el llamado patio trasero de Estados Unidos, aseguró el doctor Enrique Dussel Peters en el marco del IV Foro Rusia-Iberoamérica.

    "China se va a meter al patio trasero, delantero, y a la casa de Estados Unidos, porque es la economía más grande del mundo y Estados Unidos se encontró con uno que le va a discutir al tú por tú", comentó a Sputnik Dussel, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y uno de los ponentes más aplaudidos durante los cuatro días de sesiones del cónclave.

    Para el estudioso de la economía del país asiático, "China entra en relaciones con Cuba, con Venezuela, con México, con el país que quiera y no importa si es el patio trasero o delantero. Me parece a mí que China cambió dramáticamente en 10 años y por eso es que destaco este proceso de globalización con características chinas".

    Ahora "es una relación del G2, diciendo un poco con ironía que se acabó el G7, el G20, es un poco Estados Unidos y China diciendo "tú y yo qué vamos a hacer". Y si no nos ponemos de acuerdo, pues yo me pongo de acuerdo con México, con Brasil o con quien quiera", enfatizó.

    Por otra parte, cree que la lidia comercial entre Washington y Pekín provoca "una masiva incertidumbre".

    "A diferencia de [lo que creen en] América Latina en México está muy de moda pensar que de forma automática, o de alguna forma, las economías latinoamericanas y México se van a beneficiar de las peleas entre dos, y eso no es cierto", insistió, en tanto aclaró que "eso no se verifica en términos empíricos y reales".

    En primer lugar generará "incertidumbre, efectos en bolsas, en tasas de interés y otras cosas. Puede ser que en el corto plazo, en 2019, México de pronto se convirtió en el primer socio comercial de Estados Unidos ante una drástica caída del comercio entre EEUU y China, y un ligero aumento de México".

    Sin embargo, cree que "lo que estamos viviendo de nuevo es que el tema comercial es solo la parte más aparente de temas de transferencias de tecnologías, persecución de empresas, control de capitales, y temas culturales, como los institutos Confucio".

    "Es decir, estamos demostrando intenciones de larga envergadura y tendremos que acostumbrarnos en el mediano y largo plazo a que estas tensiones van a subsistir en forma muy importante, y América Latina pues tendrá que ver cómo lidia ante esto en términos muy concretos", dijo.

    Dussel puso como ejemplo todo lo relacionado con el gigante de las comunicaciones Huawei: "Huawei no solo es que esté en Estados Unidos o en China. Está en México, está en Argentina, en Brasil, y es muy probable que si estas tensiones continúan, no solo contra Hauwei, sino contra otros cientos de empresas, de pronto el Departamento de Estado diga "tampoco quiero a Huawei en México". Y el 80% de tu infraestructura celular depende de Huawei. ¿Pues qué haces? Y lo mismo en Guatemala, y lo mismo en…".

    "Entonces no es un tema solo bilateral, en el que los países latinoamericanos nos quedemos mirando. Va a rebotar muy pronto".

    Relación China-América Latina

    Para el doctor Dussel, "lo más preocupante en la relación América Latina-China no solo es el balance importación-exportación… a mí lo que más me interesa o preocupa, y esto hay que verlo por cadenas globales de valor, es el contenido del comercio".

    "El problema no es solo que América Latina pudiera tener un déficit comercial, sino que las exportaciones de América Latina no tienen nivel tecnológico, no tienen un valor agregado. Estamos enviando soya, carne, minerales, petróleo, gas, sin valor agregado y sin nivel tecnológico alguno, lo cual es una vergüenza", resaltó.

    Al mismo tiempo, "el 60% de las exportaciones chinas a América Latina tienen un nivel tecnológico y valor agregado mediano y alto, que significa que China está exportando autopartes, automotriz, telecomunicaciones. Hay una brecha tecnológica enorme".

    Por último, Dussel cree que "para América Latina es un reto enorme cómo le agrega valor a las exportaciones latinoamericanas —pescado, harina de pescado y muchos otros— y ahí entramos en un debate concretito, muy específico, que de pronto el discurso de la cooperación se vuelve tenso, porque no se trata de decir que no quieres seguir exportando soya a China, sino que la quieres procesar en América Latina, y eso a la parte china tampoco le gustará".

    Será "entonces una negociación muy dura, mucho más concreta que una abstracción de la cooperación, subscrita por todos y luego cada uno se va a su casa y nadie sabe de qué estamos hablando".

    El IV Foro Internacional "Rusia e Iberoamérica en el mundo globalizante: historia y perspectivas", finalizó este 3 de octubre en esta ciudad, con el patrocinio de la Universidad Estatal de San Petersburgo en coordinación con el Instituto de América Latina de la ACR, el Instituto Bering-Bellingshausen para las dos Américas, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, la Fundación Egor Gaidar y el Banco Santander, entre otros.

    Etiquetas:
    Foro Internacional de Rusia e Iberoamérica, América Latina, tecnología, EEUU, Rusia, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook