13:24 GMT +312 Diciembre 2018
En directo
    Alan García, antiguo presidente de Perú

    "El asilo de Alan García podría afectar las relaciones entre Perú y Uruguay"

    © AP Photo / Martin Mejia
    Política
    URL corto
    0 51

    Mientras el expresidente de Perú, Alan García, permanece en la embajada de Uruguay en Lima en espera de una respuesta definitiva por la solicitud de asilo, las relaciones entre ambos países pasan por uno de los momentos de mayor tensión.

    En diálogo con Sputnik, el analista peruano Martín Manco aseguró que "el asilo a García, podría propiciar un alejamiento entre ambas naciones, porque Uruguay estaría protegiendo a una persona que no quiere enfrentar la justicia". Desnaturaliza todos los derechos que protegen a una persona que, efectivamente sea perseguida políticamente, y que no es el caso de García, sostuvo Manco.

    El 18 de noviembre el expresidente peruano llegó a dicha sede diplomática, tras divulgarse una orden judicial que le prohíbe salir del país por 18 meses. La fiscalía peruana solicitó esta medida de restricción contra García, presidente entre los años 1985-1990 y 2006-2011, en el marco de las investigaciones que se siguen en su contra por presuntamente haber favorecido a la empresa Odebrecht en la licitación del Metro 1 de Lima.

    García había viajado desde España para responder ante la justicia pero denunció persecución política, algo que rechaza el mandatario peruano Martín Vizcarra. A juicio de Manco, el caso del expresidente es meramente jurídico, y la solicitud de asilo resulta arbitraria cuando está siendo investigado por la justicia peruana por lo que tiene que responder.

    "Estamos frente a un proceso judicial y no estamos dentro de los parámetros para hablar de persecución política para un asilo. La embajada de Uruguay en Lima debería decirle a Alan García: 'Póngase a derecho, arregle sus problemas judiciales y lo invitamos a retirarse de nuestras instalaciones'", afirmó Manco.

    Según explicó el analista, todo ciudadano que sea amenazado puede solicitar un asilo humanitario o un asilo político, pero en el caso del expresidente esta solicitud es más que sospechosa. Al parecer, "ya estaba cantada la prisión preventiva para el expresidente y fue puesto sobreaviso", infirió Manco.

    "Nadie está diciendo que él sea culpable, pero él tiene que responder a todo el cuestionamiento y si se va a refugiar a una embajada entonces está buscando politizar el tema", sostuvo. Ante la pregunta de por qué Uruguay, el analista responde que quizás "García barajó la cercanía de su casa con esta embajada y sobre todo la cercanía que éste ha mantenido con el mismo embajador y con algunos funcionarios de dicha sede".

    También: Perú rechaza persecución política contra Alan García

    "Además, Uruguay ha sido un país respetuoso de las normas internacionales y los derechos humanos, incluso ha aceptado otros asilos políticos, sin embargo, en este caso estamos ante una situación eminentemente jurídica de un hombre que no quiere ponerse a derecho", insistió Manco.

    También hizo una similitud con el autogolpe de Fujimori el 5 de abril de 1952, cuando éste se refugió en la embajada de Colombia. "En el caso de García es diferente advirtió, puesto que hoy en Perú hay una democracia (…) espero que el presidente Vázquez considere los efectos de esta decisión", concluyó el analista.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    diplomacia, asilo político, presidente, embajador, Perú