07:16 GMT +320 Octubre 2018
En directo
    Edgar Lungu, presidente de Zambia, y Xi Jinping, presidente de China (archivo)

    ¿Compra China un Estado en África?

    © REUTERS / Nicolas Asfouri
    Política
    URL corto
    0 40

    Zambia tiene un elevado nivel de deuda lo que posibilitó la participación activa de China en todas las esferas de la vida del país, escribe Evgueni Krútikov, columnista del diario ruso Vzglyad.

    Zambia es un país independiente cuyo Gobierno sigue una política de autodestrucción que conduce a  una pérdida real de la soberanía estatal recibida en 1964, pronostica el autor del artículo con referencia a las conclusiones de los expertos del FMI, representantes de los países donantes de Zambia y otras personas interesadas.

    La razón es una enorme deuda estatal ante las empresas y fondos chinos. Lusaka no puede cubrirla ni siquiera con los préstamos del FMI, el Banco Africano de Desarrollo ni otros organismos.

    Todo apunta a que Zambia tendrá que transferir a China toda la infraestructura de energía y transporte, así como las prometedoras industrias extractivas, incluida la del diamante, opina Krútikov.

    Tema relacionado: "África recibe de China la ayuda al desarrollo que dejó de darle Occidente"

    El columnista recuerda la reciente historia de Sri Lanka que transfirió a China el gran puerto de Hambantota —un 70% de las acciones por 99 años con las empresas chinas en la administración— debido a la incapacidad de pagar 8.000 millones de dólares de deuda que surgió durante la construcción de una serie de instalaciones chinas, incluyendo el propio puerto y el aeropuerto más vacío del mundo Mattala.

    En el caso de Zambia, también hay una 'suma crítica' de 8.000 millones de dólares. Durante su mandato, el presidente de Zambia, Edgar Lungu, firmó contratos con China por un monto total de los mismos 8.000 millones de dólares, pero ahora la cifra es de 9.300 millones de deuda consolidada. Krútikov subraya que la corrupción está muy desarrollada en el país.

    El principal proyecto en Zambia, según el periodista, es la iniciativa china del Cinturón y Ruta de la Seda. Al principio, realmente se estuvo construyendo un ferrocarril a Tanzania —de hecho, el único en el país—, pero luego se convirtió en una herramienta para emitir préstamos y comprar activos.

    Además de estar presentes en el ferrocarril —físicamente como gerentes, ingenieros e incluso maquinistas—, los chinos están en una central eléctrica. Del Gobierno de Zambia se requiere una participación obligatoria del 15% en todos los proyectos con sus propios fondos, lo que aumenta la cantidad de la deuda en una progresión geométrica: simplemente no hay dinero en el país. Ni siquiera hay sueldos para los policías, y otros funcionarios lo reciben con meses de retraso.

    Además: China avanza en África, el continente donde la Guerra Fría no terminó

    Solo el servicio de la deuda y las inversiones cuestan a Zambia 500 millones de dólares anuales. Las sanciones financieras por las obligaciones asumidas pero vencidas superaron los ahorros totales del país hace tiempo. No es un 'default' inevitable, es un desastre, comenta Krútikov.

    El autor señala que incluso el FMI está alarmado y habla de la inutilidad de dar préstamos no solo a Zambia. En respuesta, el presidente Lungu exigió que el representante residente del FMI en Lusaka, Alfredo Baldini, "no difundiera rumores negativos entre los donantes".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    compra, deuda estatal, industria, Edgar Lungu, Zambia, Sri Lanka, China, África