21:34 GMT +318 Noviembre 2018
En directo
    Congreso Nacional de Argentina

    ¿Quién es el diputado uruguayo que comparó a las mujeres que abortan con los nazis?

    © AFP 2018 / Juan Mabromata
    Política
    URL corto
    220

    Argentina está debatiendo la despenalización del aborto. La Cámara de Senadores, donde se está discutiendo el proyecto, invitó al diputado uruguayo a compartir su opinión. Sputnik te cuenta quién es el autor de la polémica frase.

    Para un diputado uruguayo, "el concepto de tutela progresiva de la vida" que manejan quienes están a favor de no punir el aborto lo hace pensar en "el régimen nacionalsocialista", porque "objetivamente se ha llevado más vidas el aborto legal que el nazismo". Los dichos corresponden al primer representante evangélico fundamentalista en la historia del Parlamento uruguayo: Gerardo Amarilla.

    Amarilla ingresó en 2010 como representante del departamento de Rivera por el Partido Nacional y en 2016 fue presidente de la Cámara. El legislador pertenece a la iglesia Evangélica Bautista, al Instituto Jurídico Cristiano y al grupo Parlamento y Fe, entre otras organizaciones religiosas antiabortistas y "profamilia", como se autodenominan.

    Al igual que otros legisladores evangélicos en la región, como su homólogo brasileño Eduardo Cunha, desde el comienzo de su actividad y durante todos estos años, Amarilla ha llevado una férrea lucha en contra el matrimonio igualitario, la regulación de la marihuana, la ley de salud sexual y reproductiva y la de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE); leyes que han sido aprobadas en Uruguay en la última década, durante el Gobierno del Frente Amplio.

    El martes 24 el diputado evangelista dejó en claro sus posturas "en defensa de la familia" ante un Congreso que le es ajeno, pero que pidió escuchar por qué los argentinos no deben despenalizar el aborto.

    Además: Organizaciones sociales se movilizan en Argentina a favor del aborto legal

    Los argumentos de Amarilla que más polémica generaron son estos:

    Las cifras de abortos clandestinos que manejaron las organizaciones sociales y políticas que llevaron adelante la iniciativa en Uruguay eran mucho más altas que los abortos que se realizan después de 2012, cuando se aprobó la ley, por lo tanto se creó un "mito" que hoy está "desmentido".

    "En 2003 decían que había 150.000 abortos en un país que tiene entre 47.000 y 50.000 nacimientos, para que vean lo disparatado de la cifra, más adelante se habló de 33.000, en 2007 también. Era el mito del aborto en Uruguay […] los primeros datos de aplicación [de IVE] desmienten las cifras de quienes promovían el proyecto de ley. Empiezan con 7.171 el primer año, y llegamos a 2017 con 9.830 abortos", dijo Amarilla ante la Cámara de Senadores.

    Al respecto, la senadora Silvia Elías de Pérez, de Tucumán, dijo que las cifras le producían "un ruido interno", y comentó que en su país se habla de "500.000 cuando tenemos 700.000 nacidos vivos".

    Ante la ya mencionada comparación de las mujeres que abortan con los nazis, la senadora Anabel Fernández Sagasti, de Mendoza, dijo que le parecía "muy poco feliz calificar de nazis a quienes piensan distinto" a él. "Quiero comentarle que el nazismo fue un férreo perseguidor de feministas, y declaró el aborto como delito de Estado, no solamente es ofensivo que usted venga acá a tildar a quienes pensamos diferente que usted de nazista, y segundo, que va en contra de los datos históricos", aseguró la legisladora argentina.

    Ante su protesta, Amarilla contestó: "el aborto legal se ha llevado más vidas que el nazismo, son vidas humanas".

    Más información: Las discusiones acerca de la legalización del aborto en Argentina generan gran polémica. ¿De qué lado se sitúa usted?

    El descenso de la mortalidad materna, se da desde hace muchos años antes de que se hablara del aborto y de que estuviera esta iniciativa sanitaria", aseguró.

    En ese sentido, dijo que "cuatro años antes de la aprobación [de IVE] hubo cero muerte por aborto, el año que se aprobó la ley hubo dos muertes, y en los cuatro posteriores dos muertes más. Es una cifra que claramente está desmitificando algunos argumentos utilizados. Aquí es donde uno comienza a reflexionar sobre si era o no una necesidad de la sociedad uruguaya la ley de aborto", opinó.

    Amarilla ahondó en ese punto: "Nos preguntamos si en las organizaciones de base, comunidades, pueblos, si uno iba y preguntaba cuándo sale la ley de aborto, no era un tema de la opinión pública, fue un tema impuesto, no era un reclamo de la sociedad uruguaya", aseguró.

    Sin embargo, la senadora Pamela Verasay, de Mendoza, le preguntó "¿el aumento de mortalidad materna es por causal de aborto?", y el legislador uruguayo contestó: "no, se integran todas las mortalidades". Verasay le pidió que fuera más claro proporcionando la información, porque "confundía" y entonces poco tenía que ver con las muertes de mujeres que se realizan abortos clandestinos.

    El diputado evangelista aseguró que los proyectos de ley para despenalizar el aborto en Uruguay fueron "promocionados" por "organizaciones [locales] que contaban con el apoyo económico de organizaciones y fundaciones internacionales, como la Federación Internacional de Planificación Familiar, como el Fondo de Población de Naciones Unidas (NU)".

    Amarilla contó que "siempre nos preguntamos por qué ese tipo de procesos no los promociona la Organización Mundial de la Salud, aunque sea para disimular un poco que sea un tema de salud, no de población y demografía". "Mucho más que un reclamo de la sociedad uruguaya era una presión internacional para que se aprueben este tipo de leyes que promueven una cultura de la muerte", concluyó.

    Te puede interesar: Estos son los países que primero legalizaron el aborto

    El legislador invitado aseguró que en realidad se trata de "una estrategia clara del gobierno de Estados Unidos" que "promociona el aborto en todos los países del mundo como herramienta de control demográfico". El argumento es una de las viejas fundamentaciones que da cada vez que se lo consulta sobre el tema.

    En su libro Parlamento y Fe, de 2015, Amarilla hace referencia a IVE y transcribe la exposición de motivos que utilizó para el proyecto de ley que presentó en febrero de ese año titulado "Derecho a la vida".

    Allí plantea cambiar la Constitución de la República uruguaya para estipular que "los habitantes de la república tienen derecho a ser protegidos en el goce del derecho a la vida desde el momento de la concepción", y cita el Informe Kissinger, de 1974, para justificar que el neomalthusianismo y los objetivos de desarrollo del milenio de la NU son una artimaña estadounidense para controlar los recursos naturales y demográficos de los países como Uruguay.

    También: Argentina debate la despenalización del aborto, mientras Uruguay alcanza las tasas más bajas del mundo

    "En 1974, el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos promulgó el informe que presentó de forma explícita y detallada una estrategia para que se promoviera a toda máquina el control demográfico en los países en desarrollo, con el objeto de acceder con mayor facilidad a los recursos naturales de esos países", se lee en su libro.

    Amarilla finalizó su ponencia diciendo que espera "que nuestros parlamentos puedan legislar siempre por la necesidades de nuestros pueblos y en razón de su BIEN y nunca presionados o engañados por intereses extranjeros que buscan beneficios económicos ajenos a nuestra Patria".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Organizaciones sociales se movilizan en Argentina a favor del aborto legal
    Mafalda lleva el pañuelo verde de la lucha para despenalizar el aborto en Argentina
    Etiquetas:
    senadores, diputados, aborto, Argentina, Uruguay