04:20 GMT +319 Diciembre 2018
En directo
    El líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente de EEUU, Donald Trump (archivo)

    "De no ser por mí, ya estaríamos en guerra con Corea del Norte": cómo Trump trata de vender su cumbre con Kim

    © AFP 2018 / Saul Loeb
    Política
    URL corto
    797

    En un tuit reciente, el presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que el proceso de negociaciones con Corea del Norte va bien e incluso llegó a manifestar que, si no fuera por él, Washington ya estaría inmersa en una guerra con Pyongyang. El especialista en asuntos coreanos Konstantín Asmólov comentó estas declaraciones en una entrevista con Sputnik.

    A finales del 2017, las relaciones entre Pyongyang y Washington eran sin duda tensas. El analista señala que Corea del Norte no tenía culpa de esto.

    Ya por entonces los norcoreanos habían ultimado la creación de un sistema de disuasión estratégica.

    "Por primera vez, los estadounidenses se enfrentaron a una situación en la que un intento de llevar la democracia a través de las alas de misiles nucleares podía acabar con un proyectil balístico intercontinental explotando en suelo estadounidense. Era algo inadmisible", indica Asmólov.

    El Gobierno estadounidense tuvo que tomar entonces una decisión muy dura: ir a la guerra o tratar de negociar y atemperar las tensiones. Trump eligió la segunda opción, recuerda el analista.

    El líder norcoreano, Kim Jong-un, durante la reunión con el presidente de EEUU, Donald Trump
    © AP Photo / Evan Vucci
    "Por un lado, Trump se engaña. No era una situación en la que una 'Corea del Norte terrible' tuviera la intención de bombardear Estados Unidos. Tampoco el presidente de EEUU encontró una solución ni salvó a nadie. Por otro lado, gracias a su encuentro con Kim, las tensiones de verdad se han mitigado", prosigue el entrevistado.

    Al aceptar ir a la cumbre, Trump se arriesgó mucho más que Kim, ya que hubo mucha gente que se opuso, entre ellos aquellos que querían que Trump "metiese la pata hasta el fondo", es decir, sus enemigos, subrayó.

    "Había también conservadores acérrimos que esperaban que la visita fuera a convertirse en un escenario para darle patadas a Kim y hacer que firmara una rendición incondicional. En realidad, todo pareció ser una conversación entre dos líderes en pie de igualdad. Y, ¡qué horror!, los estadounidenses se permitieron hacer concesiones a Pyongyang", ironiza Asmólov.

    ​"En este sentido, Trump tuvo que hacer un buen negocio vendiendo los resultados de su visita. El lema 'evita una guerra nuclear' es muy beneficioso para un negociante", añade.

    Te puede interesar: Victoria norcoreana y… ¿pérdida global? Los expertos rusos valoran la cumbre Trump-Kim

    Asmólov pone de relieve que Pyongyang fue el primero en tomar la iniciativa de mejorar las relaciones cuando propuso a principios de 2018 que sus deportistas tomasen parte en los Juegos Olímpicos de invierno.

    El argumento para el que Washington no tiene respuesta

    Los norcoreanos declaran estar dispuestos de veras a realizar el desarme, pero no tienen planes de ceder sus armas en cuestión de dos años, puesto que tienen un argumento para el que Estados Unidos no puede dar una respuesta normal, enfatiza.

    Washington es incapaz de presentar garantías de que si Trump se va en 2020 y lo reemplaza Hillary Clinton, esta última no declarará que todos los documentos firmados por su antecesor carecen de cualquier efecto jurídico, agrega.

    "Dirá que Corea del Norte ya no dispone de armas nucleares, de manera que [Estados Unidos] puede lanzar tranquilamente 'una ofensiva democrática contra el régimen tiránico' y bombardearlo sin riesgo de respuesta alguna [por parte de Pyongyang]", prevé Asmólov.

    Al mismo tiempo, el analista subraya que las relaciones entre Corea del Norte y Estados Unidos viven una época de "deshielo estratégico".

    Más: Cómo China podrá jugar la carta de 'Corea del Norte' para contrarrestar a EEUU

    Asimismo, pone de relieve que el plan de resolución actual se parece a las anteriores propuestas de China y Rusia, que suponían una moratoria a las pruebas nucleares y lanzamientos de misiles, mientras Washington, por su parte, tendría que reducir sus actividades militares en la zona, en particular dejar de celebrar maniobras.

    "De ahí en adelante podría seguir negociando 'ad infinitum', porque mientras hablan los diplomáticos, los tambores de guerra se paran", concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    ¿Un paso adelante y dos atrás? Por esto EEUU prolonga las sanciones contra Corea del Norte
    Todo lo que tienes que saber sobre Corea del Norte
    Kim Jong-un ya se ha anotado una victoria ante Trump
    Momentos insólitos y raros de la reunión entre Kim y Trump (vídeos)
    Etiquetas:
    encuentro, guerra nuclear, relaciones bilaterales, reunión, cumbre, Donald Trump, Kim Jong-un, Corea del Norte, EEUU