16:03 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    Michel Temer, presidente de Brasil

    "Temer caerá cuando lo diga la élite económica"

    © REUTERS/ Ueslei Marcelino
    Política
    URL corto
    0 21

    RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El presidente brasileño Michel Temer se enfrenta a la peor crisis desde que asumió el Gobierno en 2016 debido a la trama de corrupción de Odebrecht, pero resistirá mientras cuente con la aprobación del poder económico, dijo a Sputnik el analista político Rafael Moreira.

    "No creo que esta crisis derribe el Gobierno Temer (…) mientras no sea del interés de la élite económica brasileña y de los grandes medios de comunicación difícilmente caerá, a pesar de sus bajísimos índices de aprobación popular", señaló Moreira, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de São Paulo (USP).

    En el marco del escándalo de Odebrecht ocho ministros de Temer, quien lidera el Partido del Movimiento Democrático de Brasil, serán investigados por el Tribunal Supremo Federal por corrupción.

    El propio presidente fue acusado por un exdirectivo de la empresa constructora de estar al corriente de un soborno de 40 millones de dólares, que en parte habrían ido a las arcas del partido.

    Aun así Moreira considera que la lentitud de la justicia brasileña jugará en favor del presidente, por lo que "postergará los casos sin mayores consecuencias hasta el final de su mandato".

    Mientras tanto Temer seguirá con su estrategia de afirmar que desconocía la existencia de ese esquema corrupto y que jamás se benefició de él, añadió el especialista a esta agencia.

    "Mientras mantenga su actual agenda económica, que está directamente alineada con los sectores de la élite económica (como por ejemplo su propuesta de reforma del sistema de pensiones), seguirá teniendo el apoyo de esos círculos y se mantendrá en el poder", sostuvo Moreira.

    No obstante, las cosas podrían no ser tan fáciles para Temer: con gran parte del Congreso Nacional en el punto de mira por corrupción (serán investigados 29 senadores y 42 diputados) los congresistas parecen ahora más preocupados en "librarse de la justicia" que en continuar con la agenda legislativa de reformas, añadió el analista.

    "Hasta ahora el mercado financiero apoyaba la agenda del Gobierno, pero creo que las dificultades políticas de Temer para aprobarlas pueden aumentar, lo que podría generar desconfianza en el mercado que tanto se beneficia de esa agenda", apuntó Moreira.

    Lea más: Temer confiesa que la impopularidad le "afecta" pero no piensa en dimitir

    El profesor universitario también recordó que la mayoría de parlamentarios, condenados por la opinión pública por esta marea de corrupción, no quieren ahora correr el riesgo de desgastar más su imagen aprobando medidas impopulares como elevar la edad de jubilación a los 65 años, uno de los principales objetivos de Temer en estos momentos.

    Este tipo de medidas de corte neoliberal, a las que se suma la congelación de los gastos públicos durante 20 años o la externalización del trabajo, ya salieron adelante con el beneplácito de las esferas económicas, explicó Moreira, pero ahora la reforma de las pensiones se atasca y además crece el descontento popular: el 28 de abril está convocada la primera huelga general contra el Gobierno de Temer.

    Pese al escándalo de corrupción de Odebrecht y el repunte de las críticas a la gestión del Ejecutivo, el analista consideró que hay "más posibilidades" de que el Gobierno de Temer llegue a su fin por otra vía.

    Más aquí: Expresidentes brasileños serán investigados por Odebrecht en Justicia ordinaria

    Moreira se refiere al juicio en el Tribunal Superior Electoral (TSE) que en los próximos meses decidirá si la candidatura conjunta de Temer y la expresidenta Dilma Rousseff en las elecciones de 2014 se financió de forma irregular.

    Si finalmente el tribunal les condena, Rousseff perderá sus derechos políticos (no podría presentarse de nuevo a ocupar un cargo público), pero para Temer las consecuencias serían mayores, ya que debería dejar inmediatamente la presidencia y el Congreso Nacional elegiría a un presidente alternativo hasta las elecciones de 2018.

    El presidente Temer llegó al poder de forma interina en mayo de 2016, cuando se inició el proceso de "impeachment" contra Rousseff y desde entonces no ha dejado de acumular crisis internas, muchas de ellas provocadas por las implicaciones de su entorno con la trama corrupta destapada con la Operación Lava Jato.

    Contamos lo que otros callan

    Busca en Facebook a SputnikMundo y descubre las noticias más importantes. Dale a "me gusta" y compártelo con tus amigos. Ayúdanos a contar lo que otros callan.

    Etiquetas:
    acusaciones, gobierno, corrupción, Odebrecht, Dilma Rousseff, Michel Temer, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik