En directo
    Política
    URL corto
    0 131
    Síguenos en

    A menos de un mes de la anunciada visita del presidente ruso Vladimir Putin a Japón, ambas naciones ya se las han arreglado para anunciar noticias recíprocamente desagradables.

    Rusia anunció el plan de emplazar sistemas antibuques 'Bastión' y 'Bal' en dos de las cuatro grandes islas Kuriles, disputadas por Moscú y Tokyo. A su vez, Japan News informa que el gobierno nipón planea destinar 188.000 millones de yenes (cerca de 1.700 millones de dólares) a la compra de misiles tierra-aire Patriot de fabricación estadounidense.

    La agencia Kiodo, a su vez, informaba sobre los planes del Ministerio de Defensa de Japón de crear una comisión especial para estudiar la posibilidad de emplazar sistemas de defensa antimisiles estadounidenses THAAD en su territorio. La ministra de defensa del país isleño, Tomomi Inada, viajaría próximamente a la isla de Guam —territorio no incorporado de EEUU en el Pacífico— para examinar personalmente los THAAD ahí situados. Se espera que después de un detallado estudio, la decisión se tome a más tardar en verano del año entrante.

    El momento en el que se han anunciado estos planes no ha sido una coincidencia, opina el experto en materia militar Vladímir Evseev:

    "El tema central de las negociaciones será el tratado de paz [nunca firmado por la URSS y Japón desde el fin de la Segunda Guerra Mundial] y la subsecuente disputa territorial [en los Kuriles]. (…) Para llegar a un acuerdo, ambas partes podrían ceder en algo. Como concesión Rusia podría replegar los sistemas 'Bastion', pero sólo lo haría ante una acción simétrica por parte de Japón. Por lo tanto, cada una de las partes está tratando de fortalecer su posición y crear oportunidades para algún tipo de intercambio en la víspera de las conversaciones".

    Algunos analistas admiten la posibilidad de que el despliegue de los sistemas rusos sólo en dos de las cuatro islas disputadas, contenga en sí una cierta insinuación política a que las otras dos islas —Shikotan y Jabomai— puedan ser objeto de un compromiso con Tokio.

    "Aunque ambas partes afirmen que el tema de los misiles no afectará las negociaciones de Putin y Abe en diciembre, el hecho es que esto puede ser un elemento más de fricción. En realidad puede complicar aún más los acuerdos sobre la demarcación de las fronteras entre los dos países", advirtió Anatoli Koshkin, en su comentario a Sputnik.

    En julio de este año, la actual administración de Corea del Sur abogó por permitir el emplazamiento de los sistemas estadounidenses THAAD en su territorio. Japón expresó su apoyo a esta decisión, mientras que China y Rusia, al contrario, su preocupación.

    Lea más: Todo lo que tienes que saber sobre las islas Kuriles

    Infografía: El contencioso de las islas Kuriles

    Además:

    Tokio supone que Moscú busca proteger con misiles sus submarinos en el mar de Ojotsk
    Japón anuncia protesta oficial a Rusia por misiles antibuque en las Kuriles
    Primer ministro de Japón lamenta presencia de misiles rusos en islas Kuriles
    Etiquetas:
    Patriot, ZK-60 Bal, Bastión, Shinzo Abe, Vladímir Putin, Japón, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook