En directo
    Política
    URL corto
    116
    Síguenos en

    GINEBRA (Sputnik) — Jan Egeland, el asesor del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, espera que las Naciones Unidas y Moscú cooperen sobre Siria en el futuro.

    "Prefiero mirar al futuro y esperar que podamos alcanzar un progreso, aspiro a una buena cooperación con Rusia, en el pasado trabajé con Rusia y espero seguir colaborando en el futuro", dijo a RIA Novosti.

    Agregó que espera que Moscú dé luz verde al plan humanitario de la ONU en Alepo oriental.

    También el asesor destacó que durante las pausas humanitarias anunciadas por Rusia hace unos días el acceso para la ayuda humanitaria a la ciudad siria de Alepo fue bloqueado por las partes de conflicto, no es un fracaso de la ONU.

    Así respondió a la crítica por parte del viceministro ruso de Exteriores Guenadi Gatílov, quien había afirmado que Egeland no logró cumplir sus objetivos sobre los corredores humanitarios.

    "Son otros los que deben decidir si trabajo bien o no; pero no fui yo quien bloqueó el acceso (de la ayuda humanitaria), sino las partes del conflicto", dijo.

    Añadió que cuando los participantes armados del conflicto en el terreno impiden el acceso, la ONU no puede hacer nada, es por eso que se requiere "una mayor ayuda por parte de todas las partes del conflicto".

    "Cada día, cada noche y cada fin de semana trabajamos para recibir el acuerdo de las partes de este conflicto para garantizar el acceso y la evacuación médica desde las zonas asediadas", añadió.

    Lamentó que la ONU tenga "problemas permanentes con todos los participantes del conflicto".

    Por fin el asesor enfatizó que la ONU confía en que Moscú y Damasco den su acuerdo a una nueva pausa humanitaria en Alepo antes del jueves 24 de noviembre.

    "Estamos esperando con impaciencia la respuesta de Moscú y Damasco y confiamos en recibirla, como muy tarde, en la reunión de los subgrupos de trabajo del Grupo Internacional de Apoyo a Siria este jueves", sostuvo.

    Egeland señaló que la oposición armada siria del este de Alepo ya confirmó a la ONU que acepta la operación humanitaria en esa zona.

    "Nos dieron su acuerdo de principio sobre todo el plan de Naciones Unidas, incluida la evacuación, pero tenemos que volver a identificar el número de personas que la necesitan", explicó.

    Según Egeland, la ONU considera realista declarar una nueva pausa humanitaria la semana que viene.

    "Podría ser la semana próxima", indicó al agregar que, para iniciar la operación, la organización internacional necesitará tres días a partir de que Rusia y Siria den luz verde.

    Comentó también que el personal de la oficina de Naciones Unidas en el oeste de Alepo tuvo que ser evacuado a Damasco y Homs tras un ataque por parte grupos de la oposición armada.

    La ONU espera que sus empleados vuelvan a la oficina de Alepo, continuó, pero para ello es necesario "analizar la situación de seguridad".

    En los últimos meses en Alepo y sus alrededores se libran intensos combates. El 18 de octubre, Rusia y Siria suspendieron los bombardeos aéreos contra las facciones terroristas en el este de Alepo y establecieron a partir del día 20 una tregua humanitaria de tres días para que los civiles y extremistas abandonaran esta parte de la ciudad. Otra pausa humanitaria se declaró el 4 de noviembre.

    Los terroristas rehusaron abandonar Alepo y tampoco dejaron que salieran los civiles, amenazándoles de muerte. Los grupos armados Nureddin al Zinki y Ahrar al Sham vinculados con el Frente al Nusra retienen a miles de civiles en los barrios orientales y frustran todo intento de abandonar la ciudad a través de los corredores humanitarios.

    La guerra en Siria ha provocado entre 300.000 y 400.000 muertos, según datos de la ONU.

    A la vez, una investigación reciente del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de Ciencias rusa, basada en los datos del Buró Estadístico Central sirio, cifra en 105.000 el total de sirios muertos en el conflicto, entre ellos 45.000 militares y milicianos, 24.000 terroristas de nacionalidad siria y 36.000 civiles, de los que la mayoría murieron a manos de los yihadistas y combatientes de la llamada "oposición moderada".

    Además:

    Putin: Rusia sabe qué grupo terrorista fue el autor del ataque al convoy humanitario en Siria
    Varios muertos en el ataque terrorista a una universidad de Alepo
    Mueren siete niños por disparos insurgentes en Alepo
    Etiquetas:
    ONU, Jan Egeland, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook