03:25 GMT +314 Diciembre 2017
En directo
    Guerra civil en Yemen

    Conflicto yemení para Rusia: ¿una oportunidad o una "caldera hirviente"?

    © REUTERS/ Mohamed al-Sayaghi
    Oriente Medio
    URL corto
    7241

    El conflicto yemení posee unas características únicas que le dan a Vladímir Putin la oportunidad de fortalecer el papel de Moscú en Oriente Medio, asegura Samuel Ramani, columnista del diario The National Interest. Sin embargo, los analistas rusos no comparten su opinión.

    Según Ramani, Rusia podría reforzar significativamente sus posiciones en Oriente Medio si actúa de intermediario en el conflicto yemení —una guerra civil que involucra a Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, EEUU, Pakistán y Senegal, entre otros países—.

    El autor del artículo señala que, para arreglar el conflicto en Yemen, Arabia Saudí necesita un fuerte intermediario, puesto que los actores regionales ya han agotado todos los medios diplomáticos. Y asegura que es una "excelente oportunidad para Rusia de demostrar su maestría diplomática y contribuir a la resolución del conflicto".

    Lea más: ¿Qué hará Rusia en Oriente Medio tras el fin del conflicto sirio?

    Una voz a favor…

    Soldados rusos en Siria (imagen referencial)
    © Sputnik/ Ministerio de Defensa de Rusia
    Una de las ventajas de Rusia, según Ramani, es que, a diferencia de EEUU, que ocupa una pronunciada posición prosaudí, el Kremlin "mantiene la neutralidad y apoya una solución pacífica a esta guerra civil".

    Además, el periodista recuerda que Moscú tiene una gran historia de apoyo y promoción a la estabilidad en Yemen en sus conflictos internos. Ramani se refiere a la ayuda de la Unión Soviética para estabilizar la situación en la guerra civil de 1989, así como a la influencia de la URSS en las negociaciones diplomáticas que contribuyeron a la recuperación de Yemen en 1990.

    …y otra en contra

    No obstante, el analista ruso Serguéi Seriógichev, profesor de la Universidad Estatal Humanitaria de Rusia, califica la publicación del diario The National Interest de "provocación e intento de involucrar a Moscú en un conflicto donde el país no tiene ningún interés".

    Según comenta el especialista al diario digital ruso Ridus, el autor del artículo estadounidense, de hecho, sugiere que Rusia podría ser quien saque "las castañas del fuego". En realidad, la participación en el conflicto no es necesaria para el país, puesto que, "independientemente del lado del conflicto que apoye Rusia, se traduciría en un empeoramiento de las relaciones con Irán o Arabia Saudí", explica el analista.

    ​"Meterse en una caldera hirviente de desacuerdos religiosos y tribales no tiene sentido para Rusia", subraya Seriógichev.

    Desde 2014, Yemen es escenario de violentos enfrentamientos entre los rebeldes hutíes del movimiento Ansar Alá y los partidarios del expresidente Alí Abdalá Saleh, por una parte, y las fuerzas leales al presidente legítimo, Abdo Rabu Mansur Hadi, por otra.

    Lea también: ¿Por qué tanto silencio sobre la guerra en Yemen?

    Al actual mandatario lo apoya desde marzo de 2015 una coalición de países del golfo Pérsico y África del Norte liderada por Arabia Saudí. La guerra en Yemen se ha venido caracterizando por los bombardeos sangrientos y una situación humanitaria cada vez peor para los civiles del país árabe.

    Además:

    Primer ministro ruso apela al diálogo para superar las crisis de Siria, Yemen, Malí y Libia
    "Hay grandes Estados interesados en que la guerra en Yemen continúe"
    Etiquetas:
    participación, guerra civil, Rusia, Yemen
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik