En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    Tensiones entre Francia y el islam (81)
    0 16
    Síguenos en

    ANKARA (Sputnik) — La retórica "antiislámica" del presidente francés, Emmanuel Macron, amenaza a la seguridad nacional de Turquía, declaró el líder turco, Recep Tayyip Erdogan.

    "Consideramos los insultos antiislámicos de Macron y el terrorismo racista como una amenaza para la seguridad nacional y formamos nuestros planes en consecuencia", dijo Erdogan en un discurso que pronunció en Ankara.

    El mandatario turco instó a los países europeos a detener una "campaña de odio" emprendida por Macron.

    Asimismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Pakistán expresó una "fuerte protesta" al embajador francés Marc Barety por la publicación de caricaturas de Mahoma y comentarios "antiislámicos" del presidente francés, informó la cadena Geo.

    Según un portavoz del Ministerio, la protesta fue presentada al enviado francés por el secretario especial Aman Rashid, para mostrar que Pakistán se opone firmemente a la publicación de caricaturas blasfemas en Francia.

    Boicoteo de productos franceses

    Además, Erdogan llamó a los ciudadanos a rechazar la compra de productos franceses debido a las tensiones en las relaciones entre los dos países.

    "Tanto como en Francia instan a no comprar productos turcos, del mismo modo yo me dirijo ahora a mi pueblo: ¡no les hagan ustedes un favor en ningún caso, no compren productos de fabricantes franceses!" dijo Erdogan en Ankara.

    También llamó a la comunidad internacional a "proteger a los musulmanes de Francia que son objetos de hostigamiento por su fe".

    El líder turco calificó a Francia de "una parte de nazismo", explicando que "los que están en el poder en Francia (...) empiezan a alentar los ataques contra los musulmanes".

    En el sitio web del Departamento General del Tesoro del Ministerio de Economía y Finanzas de Francia se desprendió que Francia suministró a Turquía artículos por valor de 5.900 millones de euros en 2019.

    En particular, Francia exportó a Turquía productos de la industria aeronáutica por 490 millones de euros, productos metalúrgicos por 455 millones de euros y accesorios para automóviles por 420 millones de euros.

    Además, Francia suministró a Turquía productos farmacéuticos por 339 millones de euros y automóviles por 310 millones.

    La UE reacciona

    Por su parte, Eric Mamer, el portavoz de la Comisión Europea, dijo que la Unión Europea lamenta los llamamientos a boicotear los productos franceses que se oyen en Oriente Medio.

    "Hemos oído unas incitaciones al boicoteo, las que calificamos como lamentables", señaló y al mismo tiempo constató que "ningún Gobierno extranjero las ha apoyado".

    A su vez, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, agregó que las declaraciones del presidente turco sobre su homólogo francés tienen un carácter difamatorio y son inadmisibles.

    "Nos vimos obligados a tomar nota de las declaraciones del presidente turco, Erdogan, sobre el presidente francés, Emmanuel Macron; estas declaraciones son difamatorias y completamente inaceptables", dijo Seibert.

    Agregó que Alemania rechaza las acusaciones del líder turco en relación con el registro policial en una mezquita de Berlín que tuvo lugar la semana pasada y, según Erdogan, estuvo dirigido contra el islam.

    El portavoz subrayó que, de acuerdo con la legislación de Alemania, la discriminación por motivos religiosos es imposible, por lo que las afirmaciones del presidente turco son "completamente erróneas".

    El canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, afirmó que las declaraciones del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sobre su homólogo francés, Emmanuel Macron, apuntan a una distancia creciente entre Turquía y la Unión Europea.

    "Condeno los insultos del presidente Erdogan contra el presidente Emmanuel Macron, que vuelven a mostrar que Turquía se aleja cada vez más de la UE y de nuestro mundo común. Total apoyo y solidaridad con Francia", escribió Kurz en su cuenta de Twitter.

    ​A inicios de octubre, tras el bárbaro asesinato en Francia del profesor de Historia, el líder de Francia pronunció un gran discurso en el que abordó la lucha contra el separatismo en Francia y anunció que presentará el 9 de diciembre un proyecto de ley destinado a fortalecer los valores republicanos.

    En el marco de la lucha contra el separatismo islámico, las autoridades francesas también planean prestar una especial atención a la educación de los niños.

    Macron también planteó la idea de crear, junto con el Consejo de Musulmanes de Francia, una organización que permita desarrollar un "islam ilustrado" en el país europeo.

    Según el presidente galo, es necesario "liberar al islam en Francia de la influencia extranjera y fortalecer el control sobre la financiación de las mezquitas". 

    Tras estas declaraciones en Oriente Medio llovieron críticas sobre la posición mantenida por las autoridades francesas y resonaron los llamamientos a boicotear los artículos franceses.

    En respuesta a las palabras de Macron, Erdogan afirmó que su homólogo francés necesitaba "atender su estado psíquico" y lo acusó de ser un "antiislamista" que busca "un ajuste de cuentas con los musulmanes".

    El jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, calificó de totalmente inadmisibles los comentarios del presidente de Turquía referentes a la salud mental de Macron.

    El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, condenó igualmente los insultos del mandatario turco y confirmó que Francia había retirado a su embajador de Ankara para consultas.

    Tema:
    Tensiones entre Francia y el islam (81)
    Etiquetas:
    amenazas, amenaza, enfoque, Francia, Turquía, Recep Tayyip Erdogan, Emmanuel Macron
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook