En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 20
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Al menos siete personas murieron y más de 40 resultaron heridos en una explosión que tuvo lugar en la provincia afgana de Ghazni, reportó el canal Tolo News citando a un funcionario de salud pública.

    "La mayoría de las víctimas son empleados de la NDS [Dirección Nacional de Seguridad]", dijo.

    Un terrorista suicida detonó un coche bomba cerca de un edificio de la unidad especial de la NDS alrededor de las 4:30 (GMT+4:30).

    El Ministerio del Interior confirmó la explosión de Ghazni, sin especificar el número de víctimas.

    Un portavoz del ente, Tariq Arian, tuiteó que los terroristas "nuevamente perpetraron un brutal ataque con coche bomba", pero el objetivo del ataque, según su información, fue un centro de cultura islámica en la ciudad de Ghazni.

    El ataque, cuya autoría fue reclamada por los talibanes según Tolo News, tuvo lugar en medio de una escalada del conflicto entre el Gobierno afgano y los insurgentes, y al día siguiente de que el presidente Ashraf Ghani y el exjefe del Ejecutivo, Abdullah Abdullah, firmaran en Kabul un acuerdo para poner fin a su disputa en torno al resultado de las elecciones presidenciales de septiembre pasado.

    Afganistán vive una situación de inestabilidad debido a los ataques que lanzan los talibanes y, desde 2015, el grupo terrorista ISIS (autodenominado Estado Islámico, prohibido en Rusia y otros países), pese a la fuerte presencia militar de EEUU y sus aliados.

    A finales de febrero pasado, EEUU y los talibanes firmaron en Doha un acuerdo que, además del recorte del contingente militar estadounidense en Afganistán, estipulaba la liberación de miles de prisioneros de ambos bandos para allanar el camino al diálogo interafgano.

    Desde entonces, se ha logrado poco progreso en el proceso de paz, principalmente debido a una crisis interna de poder en Kabul y las dilaciones en el intercambio de prisioneros.

    A finales de abril pasado, los talibanes rechazaron una oferta del alto el fuego  por parte del Gobierno afgano, al que acusaron de violar el acuerdo de febrero y retrasar la liberación de los prisioneros detenidos pese a la pandemia de COVID-19.

    El conflicto se reavivó la semana pasada después de que Kabul responsabilizara a los talibanes de una serie de ataques recientes y ordenara a las fuerzas de seguridad pasar a una ofensiva contra los insurgentes. Al menos dos de estos ataques, según EEUU, habrían sido perpetrados por ISIS-K, la rama local del Estado Islámico.

    Etiquetas:
    muertes, explosiones, Afganistán
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook