En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 14
    Síguenos en

    JERUSALÉN (Sputnik) — El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, firmaron un acuerdo de gobierno que les permitirá gobernar en rotación por ese orden durante los próximos tres años, un periodo que podría extenderse a los cuatro años de la legislatura.

    La firma se realizó después de 484 días de crisis y tres elecciones en la residencia del primer ministro en Jerusalén. Los dos mandatarios firmaron el documento situados a los dos metros de distancia que requieren las regulaciones del Ministerio de Sanidad para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

    ​Será un gobierno de continuidad que según los analistas no incorporará novedades de calado a lo que se ha visto en el país durante la última década y será uno de los más numerosos de la historia de Israel con 36 ministros.

    Está previsto que la Kneset apruebe la denominada 'ley noruega', que permitirá que los ministros renuncien a sus escaños en el Parlamento para que lo ocupen otros candidatos de las listas que no obtuvieron escaño en las últimas elecciones.

    El primer año y medio de la legislatura Gantz será ministro de Defensa y 'primer ministro suplente', una figura que ahora se creará, y si todo se desarrolla como se ha acordado, luego sustituirá a Netanyahu como primer ministro y este se convertirá en 'primer ministro suplente'.

    El primer ministro no podrá destituir al 'primer ministro suplente' por ninguna razón.

    Al término de la ceremonia de la firma, Netanyahu declaró: "Le prometí al Estado de Israel un gobierno de emergencia nacional que trabaje para salvar vidas. Continuaré haciendo todo por ustedes, ciudadanos de Israel".

    Por su parte, Gantz declaró: "Hemos evitado unas cuartas elecciones. Mantendremos la democracia. Lucharemos contra el coronavirus y cuidaremos de todos los ciudadanos. Es un gobierno de emergencia nacional".

    Pero Netanyahu ha obtenido las garantías que exigía para que su juicio por corrupción, que empezará en la segunda quincena de mayo, no interfiera en su mandato.

    Los nombramientos para el Tribunal Supremo se congelarán durante seis meses y después los magistrados serán elegidos por consenso entre Netanyahu y Gantz.

    Todavía existe una posibilidad remota de que el Tribunal Supremo resuelva que un imputado por corrupción no pueda servir como primer ministro.

    En este caso, Netanyahu ha impuesto que se convoquen elecciones inmediatamente.

    Lo que Netanyahu y Gantz presentaron como un acuerdo de emergencia para hacer frente a la crisis del coronavirus, en realidad se ha convertido en un acuerdo que salvará el próximo mandato del actual primer ministro en funciones.

    Como se esperaba, el acuerdo estipula que la anexión a Israel de grandes extensiones de la Cisjordania ocupada comenzará a partir de julio con el apoyo del presidente Donald Trump, es decir antes de las elecciones estadounidenses de noviembre.

    Gantz se reserva el derecho de oponerse o abstenerse en la votación de la anexión, pero será una acción simbólica puesto que en la Kneset existe una amplia mayoría favorable a la anexión.

    Las protestas por canales diplomáticos que la Unión Europea ha hecho llegar a Gantz con respecto a la anexión de los territorios palestinos no tendrán ninguna consecuencia.

    El principal aliado de Gantz, otro jefe del estado mayor del ejército, Gabi Ashkenazi, será ministro de Exteriores en el primer turno y posteriormente desempeñará la cartera de Defensa.

    Al acuerdo se sumarán todos los partidos de la ultraderecha nacionalista y los ultraordoxos, lo que garantiza la continuidad de las políticas vistas hasta ahora.

    Etiquetas:
    acuerdo, Benny Gantz, Benjamín Netanyahu
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook