En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La Cancillería rusa, al comentar la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución sobre la asistencia humanitaria transfronteriza a Siria, señaló que la comunidad internacional debe tomar en consideración la solicitud de Damasco y cesar esta actividad.

    Rusia y China vetaron el 20 de diciembre el proyecto de resolución sobre la prórroga de ese mecanismo, presentado por el "trío humanitario" (Alemania, Bélgica y Kuwait).

    Al mismo tiempo la resolución rusa no reunió los nueves votos necesarios para ser aprobada, por lo cual el mecanismo puede dejar de funcionar el 10 de enero.

    "El Gobierno de Siria dirigió a la ONU la solicitud oficial de cesar la asistencia humanitaria transfronteriza. La comunidad internacional, al acatar la soberanía, la independencia, la unidad y la integridad territorial de Siria, debe considerar y respetar este llamamiento de las autoridades sirias", señaló la Cancillería rusa.

    Además recordó que la situación ha cambiado radicalmente en Siria, quedaron derrotados de hecho los grupos terroristas, las autoridades se ocupan de la reconstrucción del país y de la prestación de la ayuda humanitaria urgente.

    El régimen de envío simplificado de cargas humanitarias y médicas a Siria desde Estados limítrofes (en primer lugar a través de la frontera con Turquía) funciona desde julio de 2014, se estableció por la resolución 2165 del Consejo de Seguridad de la ONU, se prorrogó anualmente y expira el 10 de enero.

    Alemania, Bélgica y Kuwait, por una parte, y Rusia, por la otra, prepararon sus proyectos de resoluciones sobre la prórroga del funcionamiento del mecanismo de asistencia humanitaria transfronteriza.

    La diferencia entre ambos documentos consistió en que Moscú proponía reducir hasta dos el número de los pasos (en la frontera con Turquía) y la prórroga del funcionamiento del mecanismo, de un año a seis meses.

    El proyecto del "trío" estipulaba reducir el número de los pasos hasta tres con la posibilidad de reabrir el cuarto y prorrogar el mecanismo por seis meses y "luego por otros seis si el Consejo de Seguridad no toma otra decisión".

    Los autores de ambos proyectos de resoluciones desde el comienzo mismo dieron a entender que no apoyarían el documento de la otra parte.

    En particular, el embajador de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, calificó como inaceptable y no viable el proyecto de Alemania, Bélgica y Kuwait, como uno que no refleja la realidad.

    La embajadora del Reino Unido, Karen Pierce, que apoya el proyecto del "trío", dijo a los periodistas que la reducción de los puestos de control de cuatro a dos y del funcionamiento del mecanismo de 12 a 6 meses, significaría que los miembros del Consejo de Seguridad dela ONU aceptan consentir el aumento del número de muertes en Siria.

    El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en su comentario afirmó que "los países occidentales, guiándose en exclusiva por consideraciones políticas, se opusieron al proyecto ruso. Se ha hecho obvio que ellos necesitaron el mecanismo transfronterizo para minar la soberanía y la integridad territorial de Siria, en vez de usarlo como una forma de ayuda a los necesitados".

    La Cancillería recordó las sanciones económicas impuestas a Siria, el bloqueo de la financiación de su reconstrucción humanitaria, el comercio ilegal del petróleo sirio y la ilegal presencia militar en el noreste del país.

    Según Exteriores ruso, con tal proceder se violan las normas del derecho internacional y se muestra "el menosprecio a la soberanía y la integridad territorial de los países, se politizan los asuntos humanitarios y se recurre a la especulación sobre las necesidades de la población civil con el fin de saquear descaradamente las riquezas naturales del pueblo".

    Etiquetas:
    ayuda humanitaria, Consejo de Seguridad de la ONU, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik