En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    71753
    Síguenos en

    Últimamente, en todas las declaraciones que provienen de Washington y Tel Aviv sale a relucir el nombre de Irán. Estas declaraciones de los enemigos del país persa evidencian que, actualmente, una nueva vuelta de tuerca a una antigua confrontación se está produciendo en Oriente Próximo.

    Al menos eso opina Borís Dolgov, politólogo ruso y miembro del Centro de Investigaciones Árabes e Islámicas de la Academia de Ciencias de Rusia.

    Según el experto, un gran número de actores externos que persiguen sus propios objetivos está involucrado hoy en día en el conflicto sirio.  

    "El bloque de Estados formado por EEUU y sus aliados de la coalición internacional, por los países del golfo Pérsico y en algún grado por Turquía tienen sus propios intereses puestos en Siria, que a menudo no coinciden con el alto el fuego ni la regulación política del conflicto", dijo Dolgov a la agencia rusa FAN.

    Paralelamente, Rusia e Irán buscan estabilizar la situación en Siria, reprimir el islamismo radical y conservar la soberanía siria con sus fronteras actuales, enfatiza el experto.

    "Irán es el actor externo más activo. Tiene estrechos lazos con la Administración siria que se remontan al periodo de la Guerra de Irán con Irak (1980-1988), cuando las autoridades sirias del Movimiento de la Resurrección Árabe brindaron su apoyo al país persa", prosiguió. 

    Ejercicios militares en Irán (imagen referencial)
    © AFP 2019 / Hossein Zohrevand /Tasnim News Agency

    El politólogo destacó que, a partir de aquel momento, las relaciones entre ambos países han sido desarrolladas sobre la base de intereses políticos y económicos mutuos, que compartían la ideología antimperialista y, por ende, antiestadounidense. 

    Además, la religión también influyó en cierto grado sobre el desarrollo de sus relaciones. Irán es un estado chií, mientras que las autoridades de Siria son alauitas —representantes de una rama del islam chií—.

    Actualmente, Teherán no solo está brindando apoyo financiero y militar al Gobierno de Bashar Asad, que lucha contra los grupos extremistas, sino que también persigue objetivos propios.

    "Entre estos objetivos sobresale la consolidación de la influencia de Irán y la promoción de los intereses de la comunidad chií iraní tanto en Siria como en el Líbano. Son las razones por las que Irán puede ser considerado un importante actor en el conflicto sirio"

    El politólogo también destacó la importancia que desempeña Irán en la lucha contra Daesh —grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países—. 

    "Su resistencia a Daesh se solapa con la resistencia a EEUU. Los intereses de Washington y sus aliados no incluyen ni la conservación de Siria, ni la estabilización de la situación en Oriente Próximo, ni la neutralización de Daesh. Estos objetivos son secundarios. El objetivo primordial de EEUU y el de sus aliados —Israel y los países del golfo Pérsico— es la eliminación de Bashar Asad y la posible división de Siria para que Irán no pueda consolidar su influencia en la región".

    Según el politólogo, el enfrentamiento entre EEUU e Irán tiene una larga historia, que se remonta a la época de la Revolución islámica. A pesar de que la Administración Obama pudo alcanzar una mejora en las relaciones entre ambos países tras haber logrado la firma de acuerdos sobre el programa nuclear desarrollado por Teherán, recientemente sus relaciones volvieron a empeorar. 

    Dolgov considera que una cadena de factores provocó este empeoramiento, pero el principal de ellos es el vínculo estrecho que la Administración Trump mantiene con Israel. 

    "Israel tiene una posición clara respecto a Irán. Teherán es el principal enemigo contra el que Tel Aviv dirige su política. Las fuerzas estadounidenses bombardean periódicamente a las tropas sirias y a las unidades del movimiento libanés Hizbulá. Estas acciones provocan, en primer lugar, la escalada de la tensión en Oriente Próximo y, en segunda instancia, conducen a la prolongación del conflicto sirio", dijo.

    Según el experto, si la caída del Gobierno sirio hubiera tenido lugar, esta habría sido la primera etapa. "El ataque contra Irán habría seguido tras la destrucción de Siria", concluyó Dolgov.

    Además:

    ¿Están colaborando Rusia, Irán y Corea del Norte en el Valle del infierno sirio?
    Ministro de Defensa: Israel no intervendrá en Siria
    Ni Siria ni Corea del Norte: ya hay otro 'candidato ideal' para ser atacado por EEUU
    Etiquetas:
    influencia, conflicto, Irán, Israel, Siria, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik