Widgets Magazine
22:18 GMT +312 Noviembre 2019
En directo
    Fuerzas aeroespaciales de Rusia en el aeródromo de Hmeymim en Siria

    El esfuerzo militar y diplomático de Rusia en Siria ha sido positivo

    © Foto: Russian Defence Ministry
    Oriente Medio
    URL corto
    1170
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El esfuerzo militar y diplomático emprendido hace un año por Rusia en Siria ha sido positivo, pero se necesita un mayor diálogo con otros actores involucrados para alcanzar la paz, dijo a Sputnik Nóvosti el investigador del Colegio de México Arturo Ponce Guadian.

    "Es muy un importante que países con preponderancia internacional, como Rusia, hagan esfuerzos para lograr un acuerdo de paz y transición en la región de Medio Oriente", dijo el académico del Centro de Estudio de Asia y África del prestigioso centro de investigación del país latinoamericano, fundado en 1940.

    El involucramiento de Rusia y otros actores internacionales, "lamentablemente ha registrado muchos problemas con respecto a la intervención y la operación militar en el terreno", matiza el profesor de posgrado de la institución, fundada por intelectuales españoles republicanos, refugiados en México durante la Guerra Civil.

    Para evitar los errores y descoordinaciones en la acción militar de actores como las fuerzas rusas o tropas de la coalición encabezada por EEUU, "es necesario establecer nuevos canales de intermediación conjuntos, para evitar daños colaterales que pongan en peligro la vida de la castigada población civil", dice el coautor del libro "Protestas sociales y conflictos en África del norte y en Medio Oriente".

    "La participación rusa fue importante en el sentido de que, de alguna manera, obligó a establecer una negociación entre los protagonistas involucrados a nivel internacional y regional", prosigue Ponce Guadian, autor del ensayo "Egipto: poder militar y movilización social. Una difícil transición hacia la democracia".

    Sin embargo, en la siguiente etapa "hay que examinar y cuidar en el terreno los delicados aspectos operativos, crear nuevos canales de entendimiento con la parte norteamericana y las partes sirias, en particular con el sector gubernamental, de Bashar Asad", dice el miembro del Sistema Nacional de Investigadores, al cual está adscrito el Colegio de México.

    Las acciones militares rusas en Siria han aniquilado bastiones terroristas, transportes petroleros, y han abatido a miles de yihadistas, han apoyado al Ejército sirio desde el aire, y cumplido operaciones humanitarias en las localidades sitiadas; pero su coordinación con las fuerzas de la coalición que encabeza EEUU ha tenido que enfrenar el escepticismo del Pentágono, por ejemplo en la estratégica ciudad de Alepo, arruinada por los terroristas.

    Coordinación en el terreno

    Lograr una coordinación negociada de potencias militares "es un asunto muy complicado, afectado lamentablemente con tragedias", dice el autor de un ensayo sobre "El surgimiento de la filosofía en el Islam".

    En los esfuerzos militares y de búsqueda de las posibilidades de establecer negociaciones "han ocurrido acontecimientos sorprendentes y otros lamentables, que han dado marcha atrás al proceso del acuerdo de Rusia y EEUU —por ejemplo—, de manera que se debe volver a crear condiciones para que las partes dialoguen, hacer retroceder el escepticismo, atenuarlo en la medida que se mantenga el diálogo y la negociación", sostiene el autor.

    El acuerdo alcanzado por EEUU y Rusia el 9 de septiembre pasado, establece un mandato del Centro Ejecutivo Conjunto, según el cual los militares rusos y estadounidenses deben determinar los blancos y coordinar los vuelos juntos.

    El principio que debe conducir estos esfuerzos —advierte—, es que las partes que intervengan, asuman que el conflicto en Siria "no se va a resolver unilateralmente y asuman además la compleja y profunda dificultad del problema, se respeten los acuerdos, y se sienten a negociar para encontrar la soluciones a su implementación", dice el académico del centro académico dedicado a analizar los estados actuales, sus sistemas políticos, procesos económicos y sus relaciones internacionales.

    La tregua acordada por Moscú y Washington a principios de este mes en Siria, incluye la separación de la oposición siria de los terroristas, la continuación de la lucha contra los terroristas, como los proscritos Daesh (en árabe, autodenominado Estado Islámico), el Frente Fatah al Sham (antiguo Frente al Nusra), y la creación de una zona desmilitarizada para ayuda humanitaria a Alepo.

    La convergencia de países con papeles preponderantes en la escena mundial, como Rusia, junto con otras agencias internacionales, con las Naciones Unidas (ONU) "ha sido difícil, porque en un zona en guerra es muy difícil la coordinación en el terreno con las agencias de cooperación humanitaria", prosigue el experto.

    La expectativa es que el papel de las fuerzas rusas "sea el de un actor decisivo e importante para llevar a cabo una ayuda, no solo humanitaria, sino una contribución a la consolidación de acuerdos para desactivar la crisis", dice el doctor Ponce Guadian.

    Lea también: A un año de la operación rusa en Siria: "Ha cambiado el rumbo de la guerra"

    Finalmente, se debe admitir que una solución estable ante una crisis en una zona muy conflictiva y devastada por la guerra, va a ser muy difícil: "no va a lograrse de la noche a la mañana, pero la ruta es lograr un mínimo de acuerdos e implementarlos", puntualiza el investigador.

    Además:

    "Rusia se equivocó al cooperar con Washington en Siria"
    Rusia no ve alternativa al acuerdo con EEUU sobre Siria
    "Rusia no tiene plan B para Siria"
    Etiquetas:
    guerra, ayuda militar, operación, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik