10:44 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Angela Merkel, canciller alemana

    Alemania sigue una política "que responde a los intereses de Israel"

    © REUTERS / Damir Sagolj
    Opinión & Análisis
    URL corto
    14230

    La postura de la canciller alemana, Angela Merkel, respecto a los acontecimientos en el Reino Unido y la localidad siria de Duma, evidencia la imposibilidad de salirse del guión que le han preparado en la OTAN, afirma el exsecretario de Defensa ante el Bundestag, Willy Wimmer, en un artículo especial para Sputnik.

    La capacidad de algunos Gobiernos de tener un pensamiento independiente y de sacar sus propias conclusiones sobre el 'caso Skripal' y la 'cuestión siria' ya no están contemplados, porque la OTAN constantemente requiere de pruebas de su consolidación. En ese aspecto, la visita que Merkel planea realizar a su homólogo estadounidense, Donald Trump, en Washington no augura nada bueno.

    Cada europeo aún capaz de percibir la realidad entiende algo: una vez más estamos tratando con formaciones militaristas en el territorio de Europa, que hundieron el continente en dos guerras mundiales y ahora han dejado a medio mundo en cenizas. EEUU, Reino Unido y nuestro vecino favorito, la República de Francia, estuvieron en los orígenes de la tragedia siria. Cuando suenan 'los tambores de la guerra', estos tres están siempre listos para tomar partida.

    Y nos obligan a nosotros —los alemanes, con una trágica experiencia de dos guerras mundiales— a hacerles compañía en su campaña.

    Los procesos que tienen lugar en el Cercano y Oriente Mediano dejan claro la medida en la que Alemania ha renunciado a su gestión independiente y orientada a la búsqueda de soluciones pacíficas, a favor de una política unilateral que responde a los intereses de Israel.

    Tema relacionado: Merkel finge que defiende los intereses de Ucrania como país de tránsito del gas ruso

    En el Cercano y Medio Oriente existen fuerzas capaces de desarrollar armas, que fácilmente podrían borrar a los habitantes de Europa Occidental del mapa. Diferentes Estados ubicados entre Afganistán y Libia se odian mutuamente de tal manera que las confrontaciones en la región podrían fácilmente tener consecuencias globales. Al mismo tiempo, queda claro el significativo papel que juegan las fuerzas externas en esa región que tanto ha sufrido.

    El general Michael Flynn, que durante un corto período trabajó como asesor de seguridad nacional del presidente de EEUU, señalaba abiertamente a las fuerzas estadounidenses como autores de la aparición del Estado Islámico en Siria e Irak,y apuntaba las principales razones que dieron paso a ese conflicto. La prensa 'mainstream', en paralelo con el desarrollo de la guerra en Siria e Irak, prestó también atención a los pasos de Francia y Reino Unido.

    Pero el actual presidente galo, Emmanuel Macron, continúa actuando al estilo de su predecesor, Nicolas Sarkozy, en los tiempos del ataque de la OTAN en Libia. Los 'demás europeos' —excluyendo de ese grupo también al Reino Unido— deberíamos preguntarnos si de veras nuestro papel es complacer las intenciones belicistas de los franceses y británicos e involucrarnos en guerras iniciadas por Londres y París.

    O tal vez deberíamos intentar hacer uso de nuestra influencia y de esta manera obligarlos a moderar el ardor bélico.

    La principal amenaza a la integridad de la UE no proviene de Hungría y Polonia, incluso si el jefe del Ministerio de Exteriores de Luxemburgo, Jean Asselborn, duda de su compromiso con los llamados 'valores europeos'. La realidad es que todos nosotros estamos hartos de que París y Londres utilicen 'la unidad europea' con el fin de llevar a cabo sus guerras sin fin, a veces en solitario, a veces siguiendo a EEUU. En tanto queda totalmente claro que solo Rusia e Irán están presentes en Siria en total concordancia con las normas del derecho internacional, respaldando al legítimo Gobierno de ese país.

    A contracorriente: Por qué este país europeo está apostando por la amistad con Rusia

    En Siria se enfrentan la agresión global y el derecho internacional. Por lo tanto, en el ejemplo de Siria se puede observar con claridad lo que le puede pasar al mundo en un futuro.

    ¿Y Rusia? Las sanciones adoptadas recientemente contra las empresas rusas evidencian con claridad el esfuerzo por 'estrangular' al país por todas las vías, porque se atreve a resistir la hegemonía de EEUU. No importa lo que piense el presidente estadounidense sobre la cooperación con Rusia, porque él mismo, de hecho, está 'encerrado' en su búnker presidencial en la Casa Blanca.

    De lo contrario, no habrá cubo de excremento que no caiga sobre su cabeza o sobre alguien de su círculo cercano.

    ¿Acaso en Berlín alguien considera realmente que Alemania podrá escapar de la responsabilidad mostrando una pseudosolidaridad con Washington, Londres y París para 'expulsar' a Rusia de Europa, mientras esta intenta articular en palabras su propia voluntad?


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Willy Wimmer, Angela Merkel, Alemania, Rusia