Widgets Magazine
En directo
    El colegio Rébsamen, destruido por el terremoto en Ciudad de México

    México, zona de guerra 7.1

    © AFP 2019 / Sarairis Aguilar
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Leydi Torres Arias
    Un devastador sismo sacude México (139)
    350

    ¡Se va a vencer! ¡Se va a vencer! Ese grito era el mismísimo sinónimo del terror. ¡Se va a vencer! Y las personas que estaban evacuando, tuvieron que evacuarse ellas mismas.

    Yo, cubana en México, no entendí a qué se referían. ¡Se va a vencer! ¿Qué? Que se va a caer. Que va a colapsar. Que hay que salir de ahí con la urgencia de ese grito.

    El colegio Rébsamen, una escuela primaria ubicada en Coapa, Ciudad de México, colapsó. Luis Ángel se fue a ayudar hasta allá como pediatra que es. ¡Se va a vencer! El edificio iba a terminar de caerse. Todos corrieron hacia la calle.

    Poco antes de llegar Luis Ángel, habían sacado al último niño. Después, durante una hora, no rescataron a ninguna persona, ni viva ni muerta. Antes, de los escombros habían salido 25 cuerpos.

    Los rescatistas sacan los cuerpos del colegio Rébsamen en Ciudad de México tras el terremoto
    © REUTERS / Carlos Jasso
    Los rescatistas sacan los cuerpos del colegio Rébsamen en Ciudad de México tras el terremoto
    Cuando encontraron a un niño ya tenía el cráneo aplastado. Ese fue el único que apareció mientras él estuvo ahí. Al verlo pensaron: ojalá ese haya sido su primer golpe, porque si no, sufrió mucho. En un terremoto, el morir instantáneamente puede ser un alivio.

    Lea también: Asciende a 225 el número de muertos en México por el terremoto

    Medicina en tiempos de guerra

    En los hospitales de México faltan manos y donaciones de sangre. Y no porque los médicos hayan escapado en estampida, sino porque los heridos les superan en número y necesidades. Ser doctor y estar ahora mismo en un hospital mexicano es la mejor definición de medicina en tiempos de guerra.

    Después de la una de la madrugada, cuando comenzó a aliviarse el tráfico, empezaron a llegar más heridos a los hospitales de la Ciudad de México. Antes de esa hora las carreteras estaban congestionadas porque muchas personas huían de la capital: echaron sus cosas en una maleta y abandonaron los edificios donde vivían, pues todos, aunque no lo digan, tienen terror a que haya réplicas y a quedar sepultados en vida.

    En los hospitales no alcanzó el material de curación, las soluciones (sueros), camillas, agua y alimentos para los médicos. No había dónde sentarse, estaban abarrotados. Entonces y ahora los hospitales han sido una tabla de salvación en medio del naufragio.

    Terror de magnitud 7.1

    El terremoto de este 19 de septiembre tuvo una magnitud de 7.1, con epicentro en Puebla, a unos 200 kilómetros de la capital mexicana, de ahí que se sintiera tan fuerte en la Ciudad de México y le haya sacudido tanto los cimientos que ahora parece zona de guerra.

    Este 19 de septiembre ni siquiera se pudo activar la alarma sísmica a tiempo, precisamente por lo inesperado del epicentro a poca distancia. La alarma sísmica, ese bendito invento que nos da un minuto de vida. Un minuto que mientras la alarma suene, sabes que tienes 60 segundos para evacuar.

    Pero no sonó un minuto antes, y todo se movió durante casi 180 segundos. La sacudida fue una sorpresa para todos, un balde de agua fría que te congela o te incita a correr.

    Vídeo: Un fuerte terremoto deja centenares de víctimas mortales en México

    En el momento del terremoto, Luis Ángel estaba solo en su departamento. Creyó que moriría aplastado en el edificio de tres pisos donde vive. Esa ha sido la vez que más cerca ha estado de morir. Todo se caía, los cristales saltaban, las paredes crujían. Salió descalzo, se voló todos los peldaños de las escaleras, saltó directamente a cada espacio plano. Cayó sentado varias veces. Corrió y llegó a casa de sus tíos, pálido y con el terror en la mirada, ese terror de magnitud 7.1.

    Luis Ángel Méndez Gaytan, médico mexicano
    © Foto : Leydi Torres Arias
    Luis Ángel Méndez Gaytan, médico mexicano

    El miedo no lo paralizó lo suficiente para evitar que se fuera a ayudar. Ni el miedo ni el dolor en el cóccix por tanta caída en las escaleras. Luis Ángel estuvo entre los primeros en llegar a los derrumbes para auxiliar heridos, organizó a quienes tenían la mejor voluntad de rescatar personas pero no sabían qué hacer, repartió cubrebocas y se pasó las horas hasta la entrada de la madrugada moviéndose por la ciudad para curar. En México hay muchas heridas que curar.

    Así fue como llegó al colegio Rébsamen, dejó de lado sus miedos y dolores y se dedicó a rescatar niños. Cada niño muerto le duele en las entrañas. La Ciudad de México, toda, duele en las entrañas.

    La Ciudad de México no durmió. Luis Ángel tampoco. El dolor de su cuerpo y de su tierra no le dejó descansar. Ahora, aún adolorido y espantado, se lava la cara y se va en busca de otros hospitales o zonas de derrumbe donde necesiten un pediatra. Va a meterse, otra vez, en el México profundo.

    Tema:
    Un devastador sismo sacude México (139)

    Además:

    Rusia ofrece toda la ayuda necesaria a México tras el devastador terremoto
    Peña Nieto: la prioridad es rescatar las personas atrapadas en derrumbes
    El mundo se solidariza con México por el terremoto
    Ciudad de México en pánico tras sismo (fotos, vídeos)
    Etiquetas:
    hospital, ayuda, víctimas, consecuencias, destrucción, escuela, terremoto, Ciudad de México, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik