05:19 GMT +323 Octubre 2017
En directo
    Embajada de EEUU en Cuba (archivo)

    El cierre de la embajada de EEUU en Cuba puede dañar las relaciones por décadas

    © REUTERS/ Pablo Martinez Monsivais
    Opinión & Análisis
    URL corto
    166130

    WASHINGTON (Sputnik) — El Gobierno de EEUU corre el riesgo de hacer retroceder en décadas las relaciones con Cuba si sigue las recomendaciones de cerrar su embajada en La Habana, reabierta menos de tres años atrás, dijeron analistas consultados por Sputnik.

    El 17 de septiembre, el secretario de Estado, Rex Tillerson, declaró que el Gobierno de Donald Trump estaba considerando cerrar la embajada en Cuba.

    "Lo estamos evaluando", dijo Tillerson a la cadena CBS.

    Las razones de tal medida son el presunto ataque sónico perpetrado desde 2016 contra diplomáticos estadounidenses y canadienses que habría dejado a más de una veintena de funcionarios con diferentes daños auditivos y cerebrales.

    El Departamento de Estado dijo que los incidentes dejaron a dos diplomáticos con problemas de salud tan graves que debieron ser repatriados para su tratamiento.

    Para el historiador y experto en Cuba, Keith Bolender, el cierre de la embajada sería un error "terrible".

    "Creo que sería un error terrible que regresaría las relaciones a alguno de los peores momentos de la guerra fría", indicó Bolender a Sputnik.

    Es que el cierre de la representación diplomática no podría verse como una medida aislada, sino que tendría repercusiones muy negativas en todo el espectro de vínculos EEUU-Cuba, observó.

    "Si Trump cierra la embajada sería devastador para el permanente esfuerzo de normalizar las relaciones, poner fin al embargo y eliminar todas las restricciones a los viajes", dijo Bolender.

    La medida tendría efectos dañinos en todas las áreas de posible cooperación entre los dos países, según el experto.

    "Hará más difícil para los cubanos confiar en el Gobierno estadounidense y puede tener impacto negativo en la embajada de Cuba en Washington; esperemos que no pase", dijo.

    Para Bolender, sin embargo, es improbable que la embajada termine cerrándose, debido al desarrollo que ya han logrado las relaciones entre los dos países.

    "Hay demasiados aspectos de la reciente apertura para considerar; más estadounidenses que nunca viajan a Cuba y hay negocios de EEUU funcionando allí", apuntó.

    Aunque el Gobierno de Trump lleva ya casi ocho meses, no ha tomado hasta ahora ninguna medida concreta para revertir las iniciativas positivas que adoptó la administración de Barack Obama (2009-2017), según Bolender.

    "Trump anuló un par de cosas, pero la mayoría de las nuevas reglas para la normalización adoptadas en 2014 por Obama y por [el presidente de Cuba] Raúl Castro siguen en pie", afirmó.

    Por otra parte, no está claro si la embajada se cerraría de manera permanente o si volvería a ser la Oficina de Intereses que funcionaba previamente.

    Además, el presidente Trump se ha visto mucho más restringido en el ejercicio de su cargo que en su campaña electoral de 2016 y por tanto es menos probable que adopte medidas radicales como ordenar el cierre de la embajada, según Bolender.

    "Podría haberla cerrado cuando anunció su nueva política hacia Cuba, pero no lo hizo", señaló.

    Además, el cierre de la representación pondría en problemas a los estadounidenses que visitan o que hacen negocios en Cuba.

    "Se privaría a los estadounidenses de servicios diplomáticos y consulares, lo cual parece un paso demasiado drástico", observó.

    Lea más: Diplomáticos de EEUU en Cuba sufrieron otro supuesto ataque acústico en agosto

    Por otra parte, no hay evidencias de que el Gobierno cubano esté vinculado a los incidentes que afectaron a los diplomáticos estadounidenses, según Bolender.

    El Gobierno de Castro ha manifestado su voluntad de cooperar en cualquier investigación y los funcionarios del Departamento de Estado lo han reconocido públicamente, recordó el experto.

    Para el profesor de ciencia política de la American University, William Leogrande, "cerrar la embajada debido a la lesión inexplicable de diplomáticos estadounidenses y canadienses no tiene sentido. Es improbable que La Habana sea responsable de dañar de manera intencional al personal diplomático, y la embajada sirve intereses importantes de EEUU", dijo.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba descartó cualquier involucramiento cubano en los supuestos ataques.

    Más aquí: Moscú niega implicación en presuntos ataques acústicos a diplomáticos de EEUU en Cuba

    La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que está en marcha una investigación sobre este incidente y recordó que el Gobierno cubano está obligado a prestar protección a los diplomáticos estadounidenses.

    Además:

    "Campaña sobre ataque acústico oculta espionaje de EEUU en Cuba"
    Diagnostican daño cerebral traumático a diplomáticos de EEUU estacionados en Cuba
    Crece la cantidad de diplomáticos con problemas auditivos en Cuba
    Etiquetas:
    cierre, embajadas, Cuba, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik