En directo
    Insólito
    URL corto
    0 909
    Síguenos en

    Si eres de esas personas que no pueden pasar un día sin tomar una Coca-Cola, hay malas noticias para ti. El canal de YouTube SciShow ha publicado recientemente un vídeo que te quitará las ganas de seguir tomando estas bebidas tan a menudo si tienes aprecio a tus dientes.

    Los efectos dañinos de las bebidas gaseosas son conocidos por todos desde pequeños, pero muchas veces optamos por mirar a otro lado cuando nos hablan de ellos. Este vídeo explica que todos los males de estas bebidas residen en un elemento: el ácido fosfórico (H3PO4).

    El ácido fosfórico se utiliza en una gran variedad de refrescos como aditivo, pero los fabricantes que más recurren a él son los de los refrescos de cola y similares. En estos, el ácido fosfórico cumple la doble función de equilibrar la excesiva dulzura del azúcar y, a la vez, de evitar la proliferación de bacterias y mohos.

    Resulta llamativo que el ácido fosfórico también se utiliza en la consulta del dentista. Es de gran utilidad para desmineralizar la superficie del diente y hacer que los adhesivos de restauración peguen mejor sobre su superficie. Esto muestra que un componente tan agresivo es, efectivamente, perjudicial para el esmalte de los dientes. Y, por cierto, no se debe confundir con el ácido carbónico que resulta del CO2 de las bebidas.

    Tampoco se debe pensar que el fósforo como nutriente sea malo: de hecho este está presente incluso en nuestro ADN y ARN y en muchos alimentos, tales como el marisco. El problema es que en estos casos hablamos de fósforo orgánico, y por tanto, el organismo no absorbe todo el fósforo. No es el caso del fósforo inorgánico de algunas bebidas carbónicas, que acaba todo dentro de nuestro organismo.

    Las consecuencias, a largo plazo, resultan alarmantes: una acumulación de calcio prolongada en el tiempo puede provocar que se creen piedras en el riñón.

    Etiquetas:
    efectos adversos, dientes, salud, gaseosa, bebidas azucaradas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook