En directo
    Mujer robótica

    El primer burdel de muñecas sexuales abre sus puertas en Barcelona

    CC0 / Pixabay
    Increíble pero cierto
    URL corto
    10112061513

    El primer burdel de Europa en el que los hombres pueden disfrutar de la compañía de 'mujeres' de silicona en vez de prostitutas ha abierto sus puertas en Barcelona.

    El nuevo burdel se llama LumiDolls y se encuentra en el centro de la metrópoli española. Una hora con la muñeca hinchada —inflable— cuesta 80 euros, precio promocional debido a la apertura del local.

    Todas las 'trabajadoras' están fabricadas de elastómero termoplástico por lo que los dueños del local aseguran que sus clientes no se darán cuenta de la diferencia al tacto.

    La mayor ventaja del nuevo burdel ante los locales tradicionales consiste en que los clientes de LumiDolls podrán cumplir todos sus sueños sin preocuparse por la contraparte o sentir vergüenza por sus fantasías.

    Por los momentos, solo cuatro 'empleadas' forman parte de la plantilla. De hecho, cada una de ellas tiene características físicas específicas: europea, asiática, africana y un personaje de anime japonés.

    Después de cada visita, las muñecas son desinfectadas minuciosamente con el fin de atender sin riesgo a otro cliente, de acuerdo con la información proporcionada por el portal de la empresa. La compañía asegura total discreción, así como la comodidad de sus visitantes.

    La prostitución en España "se encuentra en una situación de 'alegalidad', ya que no es legal ni ilegal y su libre ejercicio no está penado en todo el territorio español", de acuerdo con Europa Press, por lo que esta iniciativa facilita la contratación de servicios sexuales dentro de los marcos legales.

    Lea más: Las 'ambulancias sexuales' acuden al rescate de las prostitutas danesas

    Además:

    Girls of Paradise: prostitutas de otro mundo
    Hombres nocturnos: Los prostitutos que llenan las calles de Egipto
    Etiquetas:
    sexo, Barcelona, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik