En directo
    Europa
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    El rey de Suecia Carlos XVI Gustavo en su discurso a la nación enfatizó que el pueblo sueco ha "sufrido terriblemente" y que ha perdido muchas vidas.

    Carlos XVI Gustavo describió el año 2020 como un año terrible, haciendo hincapié en que Suecia no ha logrado salvar todas las vidas durante la pandemia del coronavirus.

    "Creo que hemos fracasado. Tenemos un gran número de personas que han muerto, y eso es terrible. Es algo que todos sufrimos juntos", declaró el monarca, citado por la emisora nacional SVT. 

    "El pueblo sueco ha sufrido enormemente en condiciones difíciles", añadió. 

    Comentó que debido a las restricciones, muchas personas no pudieron despedirse de sus seres queridos. 

    "Piensen en todas las personas que no han podido despedirse de sus familiares fallecidos. Creo que es una experiencia pesada y traumática no poder dar un cálido adiós", señaló.

    Discurso político

    La declaración del rey sueco sorprendió a los expertos, ya que muchos la interpretaron como una crítica al Gobierno, algo que el monarca sueco, que gobierna desde 1973, no hace tradicionalmente.

    "Es sorprendente e inusual que hable de esta manera. Según la Constitución, su papel es ser una figura simbólica, no hablar políticamente", comentó a la SVT Henrik Wenander, profesor de derecho público de la Universidad de Lund. 

    "Está claro que tendrá un impacto", reflexionó.

    El discurso del rey será interpretado como una crítica al Gobierno actual, cree Johan Lindwall, editor en jefe del periódico Svensk Damtidning, también sorprendido por la declaración del monarca.

    "Me sorprende que en su papel de jefe de Estado haga una declaración tan aguda. Se interpretará como una crítica al Gobierno actual que es el responsable último de la estrategia", afirmó Lindwall, recordando el tsunami de 2004 en el sudeste asiático como la última vez en la que el rey había hecho comentarios críticos.

    Coronavirus en Suecia

    El informe del verano boreal de la comisión que evaluó los esfuerzos de Suecia para detener la propagación de la infección reveló que la atención a las personas de la tercera edad ha sufrido durante mucho tiempo importantes deficiencias estructurales y que estaba "mal equipada" para hacer frente a una pandemia.

    La comisión indicó que el Gobierno es el responsable del fracaso de la estrategia para proteger a los ancianos, señaló Radio Sueca.

    Entre otras cosas, no había una visión general a nivel nacional de la preparación de los municipios para hacer frente a una pandemia y de las autoridades estatales por no intentar obtener un plan integral. Las medidas adoptadas por el Gobierno sueco y sus organismos en la primavera boreal llegaron demasiado tarde y fueron insuficientes, según el informe.

    "El cuidado de las personas de la tercera edad se dejó en gran medida solo para hacer frente a la situación de crisis", escribió la comisión.

    Alrededor del 90% de los más de 7.000 suecos que han muerto hasta ahora con el diagnóstico COVID-19 tenían 70 años o más. La mitad de ellos vivía en viviendas en residencias para la tercera edad.

    En noviembre, la nación nórdica, que durante mucho tiempo se había destacado del resto del mundo en su enfoque de laissez-faire para abordar el coronavirus, sin cierres y sobre todo con recomendaciones, vio su mayor exceso de mortalidad desde la gripe española de 1918. El COVID-19 fue la tercera causa de muerte más alta, solo por detrás del cáncer y las enfermedades cardiovasculares. 

    Entonces el Gobierno sueco pasó de las recomendaciones a las prohibiciones explícitas, ya que a finales de noviembre se introdujo un nuevo lote de restricciones.

    Suecia registra cerca de 350.000 casos de COVID-19 y 7.802 muertes. 

    Etiquetas:
    coronavirus, Suecia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook