22:05 GMT +320 Septiembre 2018
En directo
    Praga, capital de la República Checa

    El primer ministro Babis rechaza aceptar 50 huérfanos sirios en la República Checa

    CC0 / Pixabay
    Europa
    URL corto
    0 01

    PRAGA (Sputnik) — El primer ministro Andrej Babis reafirmó que la República Checa no acogerá un solo refugiado, ni siquiera a los 50 huérfanos sirios de que habló la representante de Praga en la Eurocámara Michaela Sojdrova.

    "¿Por qué íbamos a aceptarles? También tenemos huérfanos en nuestro país, a los que debemos preparar para la vida", declaró Babis en una entrevista con el periódico Právo.

    El primer ministro, cuya fortuna es evaluada por Forbes en 3.900 millones de dólares, dijo que lo sabe por experiencia propia porque su fundación "estaba dando dinero".

    La República Checa, según él, envió 2.500 millones de coronas desde 2015 (unos 114 millones de dólares) en ayuda a los países de origen de migrantes, los médicos y expertos checos trabajan en Siria y trataron 2.500 pacientes, incluyendo niños.

    "Fui a la política ante todo para cuidar a los ciudadanos checos…¿Por qué deberíamos preocuparnos por los sirios? ¿Y qué pasa con la migración legal? Basta con pasear por Praga para ver cuántos extranjeros hay, y no se trata de turistas. ¿Acaso no deberíamos preocuparnos por eso?

    Para combatir la migración, Babis sugirió dar más dinero a Grecia, Italia, Malta y España para proteger las fronteras del espacio Schengen y resolver la situación en Libia".

    Más aquí: Primer ministro checo clama por una solución global a la inmigración ilegal en Europa

    También se pronunció por firmar con los países del norte de África acuerdos similares al que fue suscrito con Turquía y preparar una especie de Plan Marshall para África y Siria.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La postura de Europa sobre el tema de la inmigración debe ser revisada de inmediato
    Etiquetas:
    niños migrantes, Andrej Babis, República Checa