En directo
    El presidente estadounidense, Donald Trump, y la canciller alemana, Ángela Merkel

    ¿Está Trump impulsando la integración europea sin querer?

    © AFP 2019 / Brendan Smialowski
    Europa
    URL corto
    6111

    El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó al poder decidido a minar la unidad de la UE y a dejar claro que Europa debería dejar de ver a EEUU como un socio incondicional, opina Jacob Heilbrunn en un artículo de The National Interest. Pero ¿es posible que sus intenciones se vuelvan en su contra e impulse la integración de Europa?

    La canciller alemana Angela Merkel afirmó tras la cumbre del Grupo de los Siete (G7) en Taormina, Italia, que Europa ya no podía ver a Estados Unidos como socio. "Los europeos debemos dirigir nuestro propio destino", afirmó la dirigente alemana.

    A pesar de que todos los gobiernos estadounidenses desde el final de la Segunda Guerra Mundial se han comprometido a cooperar enérgicamente con la OTAN y con Alemania —y, por tanto, con la Unión Europea—, la llegada de Trump a la Casa Blanca parece haber dejado claro al Gobierno alemán que Europa cuenta con cada vez menos aliados, máxime cuando el Brexit ya es una realidad, escribe el autor.

    Pero las profundas convicciones europeas que el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, ha manifestado desde su llegada al Elíseo no le han pasado por alto a Angela Merkel, y Alemania parece estar virando hacia la consolidación de un eje franco-alemán que podría impulsar la integración militar y económica de Europa.

    "Han pasado los tiempos en que podíamos confiar plenamente los unos en los otros, de eso me he dado cuenta en los últimos días", citó a Merkel el tabloide Bild.

    Heilbrunn cree que ahora que Estados Unidos y el Reino Unido parecen estar abandonando a su suerte a la Unión Europea, esta deberá proveerse por sí misma de aquello que estos dos países le proporcionaban hasta ahora: defensa. Este hecho podría propiciar que Alemania se convirtiese en un superpoder en Europa que "persiguiese los que considera que son sus propios intereses", explica Heilbrunn.

    Ahora que Europa ya no considera a Estados Unidos un socio infalible, Merkel se centrará en promover en Bruselas la unificación de las capacidades militares de la UE y en fortalecer sus relaciones con Polonia, cuya opinión de Rusia difiere bien poco de la de Alemania, e incluso podría ser un traspiés para la presión que EEUU está mostrando con Corea del Norte.

    "Que Estados Unidos 'abandone' a Europa a su suerte incluso podría hacer que Merkel decidiese desafiar la política de sanciones de Trump y aislar a Irán estableciendo lazos comerciales con Corea del Norte que incluyesen la venta de armas", cree Heilbrunn.

    Lea más: "Trump trata a sus colegas de la OTAN como a estudiantes de primaria"

    La canciller alemana podría también estar buscando que Bruselas se implique más en ayudar a las economías europeas en crisis y en impulsar las reformas de la UE en materia financiera. Merkel se centrará en intentar complacer las demandas de Francia y reducir las exigencias económicas en los países del sur de Europa.

    Así las cosas, los intentos de Trump por minar lo poco que parece estar quedando de la Unión Europea podría volverse en su contra. Francia y Alemania tomarán las riendas del futuro de Europa y es posible que la jugada le salga cara a Estados Unidos, concluye el autor.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    República Checa define al Brexit como el peor golpe a la integración europea desde 1945
    Turquía ve histórica la cumbre de la UE para su integración europea
    España y Bélgica abogan por "un proceso más profundo de integración europea"
    Etiquetas:
    integración, Brexit, UE, Donald Trump Jr, Emmanuel Macron, Angela Merkel, Unión Europea, Europa, Alemania, Francia