02:45 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    0 120
    Síguenos en

    Un 16 de septiembre nacía Pardo Bazán, considerada la mejor novelista española del siglo XIX y una de las escritoras más destacadas de la historia literaria de España. El naturalismo y su potente defensa de la mujer marcó toda su obra literaria.

    El 16 de septiembre de 1851 nació Emilia pardo Bazán en La Coruña en el seno de una familia de clase social alta y desahogada economía. Doña Emilia tuvo una infancia feliz y su padre, don José pardo Bazán, de talante liberal y comprensivo no se opuso nunca a la educación literaria de su hija, sino que la impulsó y favoreció. Además, según se desprende de los recuerdos de la escritora, era un hombre que veía con simpatía las reivindicaciones feministas.

    "Era yo de esos niños que leen cuanto que cae por banda, hasta los cucuruchos de especias y los papeles de rosquillas; de esos niños que se pasan el día quietecitos en un rincón cuando se les da un libro y a veces tienen ojeras y bizcan levemente a causa del esfuerzo impuesto a un nervio óptico endeble todavía", narraba Pardo Bazán.

    Doña Emilia siempre bizqueó un poco y se ve que atribuía ese rasgo a sus tempranas e intensas lecturas, aunque no parece que le diera demasiada importancia ni que lo lamentara, pues el placer de leer se sobrepuso a su coquetería o quizá pensaba, como diría Sender de la princesa de Éboli, que un ligero estrabismo hace más excitante el atractivo femenino.

    Se casó muy joven, a los dieciséis, y esos acontecimientos de su vida coinciden con la gran conmoción política de 1868. Ella lo resumió en una frase: "Tres acontecimientos muy importantes de mi vida se siguieron de cerca, me vestí de largo, me casé y estalló la revolución de septiembre". Los años posteriores, Emilia Pardo Bazán fue ganando notoriedad con Pascual López, autobiografía de un estudiante de medicina (1879) y Un viaje de novios (1881), dos novelas románticas de estilo narrativo realista. Con esta última, aparecen rasgos claros que colocan a la aristócrata gallega como una de las precursoras del Naturalismo, gracias a las descripciones detalladas de la fisiología de los elementos naturales y de los personajes. En las redes sociales muchos han querido dedicarle su propio homenaje:

    En 1887, doña Emilia pronunció en el Ateneo de Madrid una serie de conferencias que dan origen a los tres volúmenes publicados en el mismo año, los cuales llevan por título La revolución y la novela en Rusia. Curiosamente no llegó a comprender bien a los dos grandes novelistas rusos. Tolstói y Dostoyevski, y aunque leía más al primero, el segundo la fascinaba.

    "Más que Dostoyevski, que ve la humanidad a través de su turbio pensamiento y su confuso espíritu, produce Tolstói la impresión absoluta y suprema de la verdad, sin que sea posible decir, dada la admirable armonía de sus facultades, si acierta mejor al reflejar la realidad externa o la interna, si es más perfecto cuando describe, cuando dialoga o cuando estudia caracteres", escribió Pardo Bazán.

    La violencia fue un elemento constante en las obras de la condesa, mediante la cual denunciaba el maltrato físico, emocional y psicológico sufrido por los más desprotegidos de la sociedad. A pesar de su estatus y reconocimiento intelectual, hasta el fin de sus días la sociedad machista española no dejó de atacar a Bazán. La Real Academia Española rechazó hasta tres veces su ingreso en la institución, entre ellos el autor de Pepita Jiménez, Juan Valera, a pesar de ser la primera mujer en ocupar una Cátedra de Literaturas Neolatinas en la Universidad Central de Madrid, a la que hoy se conoce como la Universidad Complutense de Madrid. Pardo Bazán falleció el 12 de mayo de 1921, en el número 27 de calle de la Princesa en Madrid.

    Etiquetas:
    feminismo, Rusia, España, literatura
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook