03:03 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    Imagen del submarino argentino San Juan

    Padre de tripulante de submarino argentino perdido recuerda última charla con su hijo

    © AP Photo / Vicente Robles
    Entrevistas
    URL corto
    Desaparición del submarino argentino San Juan (315)
    110

    BUENOS AIRES (Sputnik) — E8 de noviembre se cumple un año desde la última vez que el capitán de corbeta Jorge Ignacio Bergallo, segundo comandante del desaparecido submarino argentino San Juan, llamó antes de zarpar desde Ushuaia (sur) a su padre, recordó el hombre en una entrevista con Sputnik.

    "Mi última conversación con él fue estando él en Ushuaia el mismo día 8", sostuvo Bergallo, capitán de navío retirado e integrante de una comisión de expertos del Ministerio de Defensa.

    Padre e hijo intercambiaron "algunos mensajes hasta que (los embarcados) se alejaron de Ushuaia" el 8 de noviembre de 2017, cuando el submarino levó anclas rumbo a su atracadero habitual en la Base Naval de Mar del Plata (este), adonde no llegaría nunca.

    "Me contó lo que había hecho en Ushuaia, las navegaciones que habían realizado con algunas autoridades; me dijo que habían cambiado en el submarino un contactor de batería, que sirve para conectar diferentes partes de la batería con otras del buque, en lo que es una falla frecuente" relató Jorge Bergallo, quien también había sido comandante del ARA San Juan.

    Te puede interesar: ARA San Juan: "Las autoridades argentinas tomaron la decisión correcta"

    Para él, "la del 8 de noviembre no se diferenció de las restantes conversaciones, fue una más".

    "Incluso tengo una foto de él en el puente de comando, en la vela, con otros dos oficiales y la teniente de navío (Eliana Krawczyk); los cuatro rebosaban de sonrisas y de alegría de estar pasando bien porque disfrutaban de su profesión", comentó.

    Dado que él y su hijo navegaron en el mismo submarino, "mis conversaciones tal vez eran aburridas para alguien de afuera", consideró.

    Bergallo, que también comandó la Fragata Libertad, destacó que con diferencia de años, compartió con su hijo Jorge Ignacio "la misma mesa y el mismo periscopio" del San Juan.

    "Cuando nos juntábamos hablábamos de los submarinos, de las operaciones y las emergencias; mi señora (esposa) me decía que lo dejara tranquilo", comentó.

    Su hijo también fue uno de los comandantes que trajo desde Rusia el buque Bahía Agradable, uno de los cuatro avisos que la Armada adquirió en 2015; los otros tres son Islas Malvinas, Puerto Argentino y Estrecho San Carlos.

    Investigación

    En los próximos días una comisión asesora del Ministerio de Defensa, integrada por Bergallo y por los contraalmirantes retirados Adolfo Trama y Alejandro Kenny, entregará un informe sobre las conjeturas de lo que pudo haber sucedido con el San Juan el 15 de noviembre de 2017.

    "En nuestras investigaciones venimos ratificando que el buque estaba bien, con todas las normas de seguridad", señaló el marino retirado.

    Bergallo basa su apreciación no solo en su conocimiento del submarino que comandó, sino también "en las conversaciones con mi hijo, porque seguí de cerca su carrera al igual que disfruté de la mía mientras estuve en actividad".

    El capitán de navío retirado descartó que el San Juan hubiera sido objeto de algún ataque, dado que "no había buques de guerra en la zona" el 15 de noviembre del año pasado, cuando el submarino se comunicó por última vez en su travesía por el Mar Argentino.

    No te lo pierdas: Salen a la luz las últimas fotos del submarino desaparecido ARA San Juan

    "Lo dijo el propio comandante del submarino (Pedro Fernández) en sus últimos mensajes, que les entró agua por la tubería de ventilación y eso produjo el incendio en el tanque de baterías", rememoró Bergallo.

    Con base en las comunicaciones del submarino, "sabemos que sofocaron el incendio, de acuerdo al comandante; que estuvieron siete horas en superficie, probablemente para ventilar, y después volvieron a inmersión sin ningún problema; ahí fue cuando algo pasó que produjo la catástrofe, el resto son conjeturas", reflexionó.

    Desde entonces no ha aparecido información relevante que arroje luz sobre lo sucedido, así que solo se pueden elucubrar hipótesis, manifestó el excomandante del San Juan.

    "El incendio en una batería hace que se desprenda hidrógeno, el cual se pudo acumular y, de acuerdo a los científicos, en una alta concentración explota muy fácilmente", contó.

    A partir de una chispa "o algo que produjo la explosión en el interior del submarino, pudieron quedar incapacitados o fallecieron todos para accionar los mecanismos y las maniobras de emergencia", continuó Bergallo.

    El informe que el comité de expertos elevará al ministro de Defensa, Oscar Aguad, plantea "diferentes escenarios, pero todos pasan por el incendio y alguna explosión de mayor o menor envergadura, por lo que combinamos esos dos factores con mayor o menor intensidad", resumió.

    Implosión

    Bergallo afirmó que será muy difícil determinar qué ocurrió en el submarino aunque la embarcación sea encontrada por la empresa estadounidense Ocean Infinity, que rastrea desde el 7 de septiembre pasado la zona en donde emitió su última señal el San Juan.

    "Si implosionó como implosionaron todos los submarinos del mundo que se accidentaron, se produjo un achatamiento y una comprensión brutal del casco, pero la implosión no desintegra, así que no entiendo por qué no lo pueden encontrar, porque el submarino está donde lo están buscando", aseguró.

    El excomandante del San Juan, agradecido con la Armada por el trato que dispensa a las familias de los 44 tripulantes, insistió en que el buque "estaba en condiciones de navegar".

    "Los tripulantes estaban adiestrados, no obstante no tenían la suficiente experiencia como consecuencia de tantos años de navegar muy poco; de hecho, hacía años que un submarino no navegaba tanto como el San Juan en 2017", reveló.

    Bergallo recordó a los tripulantes que navegaban con su hijo como "excelentes profesionales".

    Más aquí: Cómo es el poderoso barco que se suma a la búsqueda del ARA San Juan (fotos)

    "Ahora nos encontramos en esta circunstancia y nos preguntamos por qué no nos habrá pasado a nosotros, que navegábamos con submarinos de la Segunda Guerra Mundial, y no a nuestros hijos", lamentó.

    Argentina es un país que no piensa en el mar, añadió el capitán de navío retirado.

    "Tenemos una mentalidad terrestre y el mar está lleno de barcos pesqueros y nadie se entera de si hay un accidente, cuando nuestra gente de mar es extraordinaria, vive al límite y asume el riesgo como parte de la profesión", concluyó.

    La Armada informó que el submarino se contactó con tierra por última vez a las 7:19 hora local (10:19 GMT) del 15 de noviembre del año pasado.

    Casi cuatro horas después, a las 10:51 hora local (13:51 GMT), se registró una explosión a 48,28 kilómetros de la última posición del buque, en coincidencia con el recorrido que cursaba hacia Mar del Plata.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Desaparición del submarino argentino San Juan (315)
    Etiquetas:
    ARA San Juan (submarino), Argentina